Pocos directores capturan lo que es crecer tan bien como él

Amo a los perdedores. Esos que están luchando por dejar de serlo, esos que no saben cómo dejar de serlo, esos que aún no saben que lo son. Identificarnos con ellos resulta realmente fácil porque todos hemos sido uno en algún momento. Somos espectadores de sus batallas y las hacemos nuestras. Si ellos pueden crecer, superarse o, en su defecto, aceptarse, nosotros también.

Del mismo modo, el director americano de 49 años, Noah Baumbach, tiene una debilidad por los fracasados. Aunque pocas veces sus películas son protagonizadas por adolescentes, casi todas pueden ser catalogadas como coming-of-age porque en realidad no existe una edad determinada para madurar o para dejar de ser un perdedor. Podemos ser Frances Halladay, una bailarina de 27 años que está luchando por ganarse la vida y salta de un apartamento a otro; Roger Greenberg, un exmúsico de cuarenta años que ahora trabaja como carpintero; o Brooke Cardinas, una mujer de treinta y tantos que se rehúsa a hablar de su edad y trata, contra todo pronóstico, de tener su propio negocio en Nueva York. Eso es, para mí, lo especial del cine de Baumbach: a pesar de nuestras fallas y defectos, todos podemos ser uno de sus personajes.

‘Frances Ha’ (2012)

‘Frances Ha’ (2012)

Ver relacionados:

Nunca había entendido exactamente por qué siempre volvía a sus películas hasta hace poco. Son una fuente de seguridad y motivación cuando siento que he sido vencida por las circunstancias. Son esa palmadita en el hombro que dice “Está bien. Si lo piensas, esto es hasta gracioso”. A través de una construcción de personajes impecable, Baumbach demuestra que entiende lo que es crecer, sentirse frustrado, tener arrepentimientos y no saber ni por dónde empezar. Sus películas satisfacen una de nuestras grandes necesidades: comprensión. 

Con diálogos en los que el subtexto es lo más relevante y lo que mejor comunica el mensaje, se considera que parte de su filmografía pertenece al movimiento mumblecore. Es decir, aquellas producciones de bajo presupuesto que se caracterizan por la improvisación, las actuaciones naturales y la dificultad que tienen sus personajes para identificar sus propios deseos. Este movimiento busca representar la vida real de la forma más fiel posible, así que no resulta demasiado sorprendente que, incluso de una forma inconsciente, seamos capaces de vernos reflejados en aquellos personajes que aún se encuentran en plena búsqueda de identidad.

Nosotros, como ellos, nos hemos sentido perdidos alguna vez. Sabemos que queremos algo de la vida, pero no sabemos qué es; vemos a los otros evolucionar y no entendemos por qué no podemos hacer lo mismo; y creemos que ya crecimos, pero nos queda mucho camino por recorrer. En otras palabras, todavía estamos coming-of-age. Y mientras lo hacemos, ¿por qué no ver películas de Noah Baumbach? A continuación les dejo mis tres favoritas:

‘The Squid and the Whale’ (2005): 

the-squid-and-the-whale

El matrimonio de Bernard (Jeff Daniels) y Joan Berkman (Laura Linney), ambos escritores, se rompe luego de que esta última comenzara a tener éxito mientras que la carrera de su esposo se veía reducida a dar clases. Sus hijos, Walt (Jesse Eisenberg), de 16 años, y Frank (Owen Kline), de 12, deben lidiar con el desastroso divorcio de sus padres mientras enfrentan sus propios problemas.

Noah Baumbach se basó en el rompimiento del matrimonio de sus padres para escribir y dirigir esta comedia negra que Peter Bradshaw de The Guardian calificó como “exquisitamente dolorosa”. Con un guion y actuaciones imperdibles, esta película demuestra lo verdaderamente traumático que puede ser un divorcio para todas las personas involucradas.

‘Frances Ha’ (2012): 

frances-ha

Frances (Greta Gerwig) es una bailarina sin mucho éxito que vive con su mejor amiga, Sophie (Mickey Sumner), en Nueva York. Cuando esta le informa que se mudará a otra parte de la ciudad que es considerablemente más cara, Frances se queda sola y comienza a saltar de apartamento en apartamento mientras trata de encontrar la manera de triunfar en su vida laboral.

Es una historia bellísima acerca de la búsqueda de identidad, las amistades femeninas y la transición de la juventud a la adultez. Muchas personas la han comparado con el trabajo de Woody Allen y opinan que es de lo mejor de Baumbach.

‘Mistress America’ (2015): 

mistress-america

Tracy (Lola Kirke) es una adolescente de 18 años que está empezando la universidad en Nueva York. Su madre está a punto de casarse con un hombre cuya hija, Brooke (Greta Gerwig), también vive en la ciudad. Esta es aventurera, extrovertida y encantadora ante los ojos de su futura hermanastra, por lo que rápidamente forjan una estrecha relación una vez que se conocen en Times Square.

Es una divertida película que captura lo que es sentirse fuera de lugar y solo en una gran ciudad. Aunque en general amo la comedia de Baumbach, el humor de esta película me parece extraordinario y probablemente el mejor de todos. 

Noah Baumbach es uno de mis directores favoritos actualmente y, si abrazan a su perdedor interno y ven estas películas, podría convertirse en uno de los suyos también.