Comiencen a ser más originales, por favor

La industria del cine se basa en relatos que nos enamoran, que nos hacen escaparnos de nuestra realidad para entrar a una fantasía en la que quizás haya un asesino, un duende, una bruja o una pareja romántica que puede estar junta, pero que no puede porque él está deprimido y ella no lo entiende. Esto cambió completamente.

Las historias originales se han vuelto una gema preciosa en Hollywood, son completamente difíciles de encontrar. La mayoría de las tramas actuales son otras que ya conocemos desde niños y a las que les tenemos mucho cariño, ¿por qué pasa esto?

Es normal, pero al ver que iban a sacar una versión nueva de una de mis películas favoritas de todos los tiempos, de las que me sé los diálogos, veo casi todos los fines de semana, Clueless, me entró una crisis, ¡no quiero que la destruyan! ¡Me opongo completamente a que la hagan!

‘Reboot’, ‘remake’ y ‘revival’

Antes de comenzar, hay que aclarar los términos que vamos a usar porque son casi iguales, pero con pequeños cambios. Así que es mejor evitar confusiones.

Para Blog CPA online, un reboot -o “reiniciar”- es “una versión propia de una película (...). En este caso se puede dar otra visión de la original, se adapta el argumento según decida el nuevo director y pueden variar aspectos cómo el género cinematográfico, la época o el escenario elegido”; en este caso, suelen cambiar totalmente la película. Un ejemplo perfecto es Chilling Adventures of Sabrina.

Mientras que el remake, es fiel a la original, solo que es -muchas veces- hecha por otro director, también busca mejorar la calidad del film. Como Lolita.

Pero también entra el término revival, que es el producto audiovisual -normalmente en la TV- que trae de nuevo a un show, con la misma trama, mismos personajes, pero ambientado años después (como The X Files o Will & Grace).

¿Por qué lo están haciendo?

En Vogue, nos dicen que la mayoría de las cosas que estamos consumiendo actualmente son productos, no solo películas y series, de los noventa y ochenta y esto se extrapoló a los productos actuales.

Los realizadores audiovisuales se basan en sus infancias y traen esa inspiración a nuestros tiempos; además, este rever viene por las apps de streaming, como Netflix, que traen de nuevo nuestras series favoritas que no fueron renovadas.

Ven como lucrativo jugar con la nostalgia de la gente, ya está la fan-base lista, es algo que ya casi todos conocemos, no solo porque lo vivimos, sino porque nuestros padres nos los presentaron. Además, fueron historias que ya funcionaron con una generación y que pueden funcionar de nuevo.

Posiblemente te encante:

Recordemos que es una industria de millones de dólares y ellos ven como mejor irse por el lado seguro, prefieren invertir el dinero en algo que saben que va a tener los resultados que esperan, como Gilmore Girls, Star Wars y Beauty and the Beast.

De igual manera, no significa que va a ser un éxito, y eso lo vemos con los fracasos de Heathers, Baywatch o King Arthur: Legend of the Sword, el producto tiene que tener todos los elementos: actores de la original, buena historia, producción, visuales, etc.

El lado bueno de los reciclados

Todo no es completamente malo, y esto aplica con estos tipos de realizaciones. Hay un par de puntos a favor para ellos, a pesar de que me encantaría decir que son completamente terribles:

  • Hacen que los pequeños también conozcan a los personajes que nosotros conocimos, así ellos podrán saber de dónde vienen.
  • Nos ayudan a recordar momentos felices de nuestra niñez y personajes que, posiblemente, olvidamos.

¡No se metan con mis favoritos!

Apuesto que ustedes tienen ciertas películas que son sus favoritas, que aman con locura y, que si pudieran ver una y otra vez, lo harían. Ahora, imaginen que la están volviendo a hacer, que están cambiando completamente los personajes que ya amaban y que destruyeron la historia para crear una nueva basada en la anterior, ¿cómo se sienten? Mal, ¿no?

Eso es lo que me sucede con ellas, sobre todo con Clueless, ¿cómo rayos me van a poner a una nueva Cher, Tai y Dionne?, ¿están locos? El guión era fabuloso tal cual era, con frases icónicas y elementos de la cultura de los noventa que siguen vigentes actualmente.

Definitivamente, tienen que comenzar a ser más originales y subir el 33% de historias nuevas. El pasado es pasado, aunque nos guste recordarlo, tenemos que mirar al futuro y encontrar nuevos mensajes para los jóvenes o eso es lo que pienso yo.

Yo entiendo el porqué quieren hacerlo, sé que es lo que da dinero y estoy clara en que esto no va a cambiar sino hasta dentro de un par de años, así que tendremos que dejar que hagan lo que ellos quieran; y bueno, si es mala, podemos regresar a nuestras películas originales y olvidar a las nuevas.