Más que un trip con Rawayana

"Y la super inflación / Es un mito del pez globo".
Author:
Publish date:
La Mega

La Mega

Durante los cambios de músicos y volumen de pelo de Beto Montenegro he sido fanática de Rawayana y todo lo que ellos representan. Los he visto crecer y cambiar de sonido y mensaje, comenzando desde Licencia Para Ser Libre, pasando por Rawayanaland y terminando recientemente con Trippy Caribbean

Aunque la madurez de sus letras y calidad de su sonido se ha transformado y evolucionado con los años, un tópico ha estado presente en todos sus álbumes: su país. 

Durante el lanzamiento de Licencia Para Ser Libre, para el año 2011, el ex-presidente Hugo Chávez Frías se encontraba al mandato de Venezuela desde hace 12 años ya. Para ese entonces, "inseguridad", "inflación" y "situación país" no eran tema nuevo. 

Sin importar lo novata que pudiese ser Rawayana, los músicos incluyeron una canción en su álbum titulada Gatos Oliva, la cual dice así:

"Es que me siento inseguro afuera, incómodo adentro, 

ya todo ha cambiado, 

no llego al fin del cuento".

"Queremos vientos de paz, 

no más gatos oliva y toda mi sociedad está cambiada pa' arriba"

En la canción se hace una crítica tanto a la sociedad como al gobierno del presidente fallido, destacando problemas como la inseguridad y desconfianza de los venezolanos. 

Aunque el approach fue más ambiguo, cualquier venezolano fue capaz de copiar el mensaje. 

Posteriormente, en el año 2013 la banda sacó su segundo álbum titulado Rawayanaland. Hugo Chávez seguía siendo presidente de Venezuela, pero la situación del país estaba sin duda mucho más tensa al haber empeorado la calidad de vida y economía, pero sobre todo al aproximarse las elecciones. 

En este segundo álbum, los músicos hacen una crítica mucho más tajante hacia el gobierno y la inseguridad con una canción llamada "La Pistola". 

Hacen referencia a la libertad de expresión, defienden a los artistas y resaltan la inseguridad de Venezuela y expansión del uso de armas. 

"Si camino por la calle respiro pesimismo, 

la noticia la toma el que más la sienta suya,

de pronto al canta-autor le dejamos el canta

no es seguro si el autor".

Todavía recuerdo perfectamente haber escuchado a Beto en una presentación antes de cantar esta canción explicando la importancia y el mensaje de la canción, diciendo que ellos no intervenían en las posiciones políticas pero que aun así la situación era demasiado evidente como para no destacarla.

Al ser las críticas mucho más directas, se escucha la pérdida del miedo hacia la libertad de sus pensamientos. 

"Dame un motivo pa' seguir así, 

el poder te dice no hables mal de mí, 

dame argumento, vive lo que siento,

lo único que pido es vivir en paz."

Ahora en el 2016, con una situación país que sólo supera a 7 países africanos y al borde de un estallido social con un potencial revocatorio, no expresar los pensamientos y emociones sobre el gobierno de Nicolás Maduro resulta casi imposible. 

Este año, la banda hizo el lanzamiento de Trippy Caribbean, un disco con un sonido distinto que no le es necesariamente fiel al reggae sino que coquetea con el pop de a ratos y hasta a veces con el disco.

En esta última producción, Rawayana hace la tricuela a su historial de críticas a Venezuela con el mensaje más directo de todos hasta ahora con la canción Tucacas. 

Esta vez, la banda resalta el comportamiento vivo y egoísta de los venezolanos de hoy en día, representado en el pez martillo -un buhonero de oxígeno-, que cobra Bs.F 5.000 por el tanque y al final Bs. F 55.000.

"Pero aquí nada esta mal,

no te dejes engañar.

El martillo vive más, 

no tiene que trabajar,

y la super inflación,

es un mito del pez globo".

También se hace alusión a la corrupción con un atún que lava dinero, actuado por Javier Figuera, y a la posición ignorante del gobierno frente a esto. 

Aunque el cambio de sonido y mensaje se aprecia en la historia de Rawayana - comenzando con canciones como "El Hilito" y "No Quiero Weboná" (las cuales amo también) y terminando en otras producciones como Funky Fiesta o High- la banda ha conservado el mensaje crítico y de cambio al país. 

Desde Get Up, Stand Up de Bob Marley o Revolution de Dennis Brown, el reggae ha sido un movimiento musical que protesta en contra de lo que cree que está mal. En el caso de Rawayana, le han sido fiel a la necesidad de incorporar críticas que incluyen tanto al gobierno venezolano como a su sociedad, también presente en canciones como El Mundo o Sabana. De esta manera, álbum tras álbum, los fanáticos de la banda recibimos un paquete completo de música que se divierte y regocija en simple hecho de cantar sobre la vida, los amigos y el amor, pero que también incluye el espíritu de protesta característico del reggae, adaptado a su país natal. 

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de The Amaranta y sus dueños.