O quizás decidiste no verlas por que son muy intensas

Cuando estoy en búsqueda de una nueva película que ver, tengo ciertas reglas que sigo para asegurarme de no tener que quitarla en los primeros 20 minutos y empezar una nueva búsqueda interminable:

  1. Tiene que ser indie. Pero no tipo que Zooey Deschanel esté en ella. Más insoportablemente indie. Tiene que parecer como que el soundtrack está compuesto solo de versiones cumbia en ukelele de Sigur Ross y A Perfect Circle.
  2. No puede ser la historia de un hombre blanco heterosexual tratando de avanzar en su carrera y conociendo a una niña bonita.
  3. Preferiblemente tiene un trailer que te hace preguntarte si estás teniendo un flashback de LSD.
  4. Puede ser resumida en una premisa que todo el mundo encontraría aburrida, tipo “pareja habla en un tren”, o “Alisson Brie tiene sexo con un hombre casado hasta que se cae por un hueco”.

Así que estas películas están regidas por mi set de reglas arbitrarias, lo cual deja por fuera a Get Out a pesar de que sea mi favorita del año. Es indie standard, no insoportablemente indie. Además voy a ser breve porque el superpoder que nunca pedí pero que de todas maneras tengo es ser terrible para recomendar películas porque siempre quiero revelar el final o elijo resaltar la parte más aburrida. Seré breve y normal:

Personal Shopper

Kristen Stewart no se lava el cabello y es la personal shopper de alguien con un parecido indudable a una Kardashian. Y puede, o no, estar recibiendo mensajes de su hermano gemelo muerto. Stewart parece una crackwhore durante toda la película lo que hace que todo sea absurdamente desesperante y si eres como yo, le pidas a tu hermano que te acompañe a buscar agua a la cocina después de verla.

A Ghost Story

La publicidad de esta película fue súper incoherente. En todas las ruedas de prensa pasaban 1 segundo hablando de la trama y 30 minutos hablando de como Rooney Mara, santa patrona todos los weirdos del mundo, comía un pie entero en una sola escena… y además era su primera vez comiendo pie en la vida porque no existe nadie más raro que ella en el planeta. Casey Affleck también actúa en ella pero pasa casi toda la película debajo de una sábana en forma de fantasma naif. Y es genial.

La película explora la vida a través del duelo y nuestra visión del tiempo, pero no de la típica manera melodramática y chillona de las películas sobre el duelo. Esta es más callada y menos obsesionada con hacer un drama de todo. Solo se calla y observa.

Ingrid Goes West

Ingrid (Aubrey Plaza) es una mujer mentalmente inestable que está obsesionada con Charlotte, una tipa que una vez le comentó un post. Cuando Charlotte se casa y no invita a Ingrid, en vez de reaccionar como una persona normal, Ingrid invade la boda, ataca a Charlotte y termina en un hospital psiquiátrico. Al salir descubre a Taylor (la hermana Olsen que no tiene una gemela), una influencer súper famosa. Ingrid le deja un comentario, Taylor medio le responde, e inmediatamente Ingrid toma todas sus cosas y se muda al otro lado del país para perseguirla, y secuestrar a su perro para poder hacerse amigas. We’ve all been there.

Band Aid

Adam Pally es el protagonista de esto, y es mi crush más fuerte en la vida entera. Por él sería una de esas novias que se sientan a ver cómo sus novios juegan Call Of Duty durante horas. Es demasiado como el bad jewish boy, y no puedo contenerme. Pero, apartando mi amor absoluto e incondicional, también es un buen actor y deberías ver esta película por él.

Una pareja casada está peleando todo el tiempo, intentan ir a terapia y no funciona. En vez de darse por vencidos deciden hacer una banda y volver todas sus peleas canciones. Sorprendentemente son buenas, y el elenco es beyond.

Extra: The Big Sick

Personalmente, no me encantó esta película. Sé que todo el mundo se enamoró de ella y todos los críticos gringos dijeron que era la mejor película ever, y “demasiado original”. Me pareció formulaica y aburrida y Kumail Nanjiani, el escritor y protagonista, me parece ligeramente insoportable.

Está basada en la historia real de Nanjiani y su esposa Emily V. Gordon. Cuando se conocieron empezaron a salir a pesar de que Nanjiani venía de una familia religiosa que esperaba verlo casado con una musulmana. Emily eventualmente lo descubre y cortan pero Nanjiani no sale de su vida porque Emily es llevada al hospital y puesta en un coma inducido. Así que Nanjiani termina conociendo a sus padres y eventualmente sale del clóset religioso con sus propios padres. No me parece que vale la pena, pero el mundo entero la amó.