No estoy ‘kidding’ cuando digo que es increíble

Aunque su habilidad para la comedia es lo primero en lo que piensa la gente cuando escucha el nombre de Jim Carrey, la verdad es que pocas personas son capaces de evocar melancolía y generar empatía como él. Por esta razón, el actor es el candidato perfecto para interpretar al presentador de un famoso programa de televisión infantil cuyo matrimonio está derrumbándose luego de la muerte de su hijo en la serie de Showtime, Kidding.

Puede que te interese:

Jeff, también conocido como Mr. Pickles, es un personaje inocente, optimista y sincero que, con ayuda de unos títeres, canta y toca canciones con mensajes positivos para los niños en un mágico y colorido lugar llamado Pickle Barrel Falls. Ahora añadan un divorcio, la muerte de un hijo, la rebeldía de otro y un padre controlador a la mezcla. El resultado es un contraste de luces y oscuridad escrito y actuado a la perfección.

El protagonista está al borde de una crisis nerviosa que se ve obligado a reprimir por distintos factores, y ¿qué hace Carrey si no reprimir su habilidad para verse como una caricatura humana cuando interpreta roles dramáticos? Cuando lo hace siempre estamos a la expectativa, esperando que se vuelva loco en cualquier momento, y eso es exactamente lo que Jeff nos hace sentir. Después de tantas experiencias dolorosas y traumáticas, en algún momento todo tiene que salir.

Judy Greer y Catherine Keener también son motores que hacen que la serie funcione. Ambas dan actuaciones increíbles y llenas de vulnerabilidad sin perder su impecable sentido del timing para la comedia. Greer —que siempre es contratada para interpretar a la mejor amiga, la hermana o la enemiga— por fin tiene en sus manos un papel de su calibre y hace maravillas con él.

Gracias a frases y diálogos incisivos, es extremadamente fácil conectar con el dolor y el sufrimiento que transmite, traducirlo a nuestras propias experiencias y hacer catarsis. Sin embargo, está muy lejos de ser únicamente un drama. No solo es brillante por el éxito que tiene para darles cierto nivel de tragedia a todos los personajes, sino por su humor. Llena de chistes sutiles, inteligentes y genuinamente cómicos, la serie mantiene a la audiencia en ese “No sé si reír o llorar” durante 10 episodios completos y gracias a canciones que nos invitan a sentir lo que queramos, entendemos que podemos hacer ambas cosas al mismo tiempo.

Michel Gondry, que ya había colaborado con Carrey en Eternal Sunshine of the Spotless Mind, dirige seis episodios y nos recuerda que este dúo, como en la película de 2004, hace magia. Dave Holstein, creador de la serie, afirma que escribió el papel principal teniendo en mente al protagonista de The Truman Show, aunque jamás creyó que este pudiese acceder a interpretarlo. Carrey quedó fascinado por el guion, le pareció que Gondry era perfecto para el proyecto, dijo que solo participaría en él si involucraban al director francés y el resto es historia.

kidding-series

El pasado 10 de octubre, Showtime anunció que había renovado la serie para una segunda temporada y, según Holstein, todo es posible para la próxima entrega. El creador afirmó que tener a Gondry en el equipo les dio a todos más libertad creativa y les permitió tener ideas más arriesgadas, así que cualquier cosa podría pasar de aquí en adelante.

Kidding es, por mucho, mi serie favorita del 2018. Tenía altas expectativas y estas fueron superadas en todos los sentidos. Me conmovió, me hizo reír y me pareció una historia contada de la manera más inteligente y original. Sus personajes tienen capas y conflictos que resolver aún, por lo que no me asusta que le siga una segunda temporada, más bien me emociona muchísimo. Si tienen chance y ganas de ver algo realmente bueno, no duden en darle una oportunidad a esta serie. No se van a arrepentir.