Lo que se hereda no se hurta y esta película te lo recuerda

La historia trata de una familia que recientemente ha sufrido la pérdida de la abuela materna. Puede que “sufrido” suene fuera de lugar, dado que ningún miembro de la familia parece muy afectado por la partida de la señora. Sin embargo, desde el entierro de la señora cosas extrañas y sobrenaturales le empiezan a suceder a la familia compuesta por un paciente padre (Gabriel Byrne), una madre dedicada a crear mundos en miniatura (Toni Collette), el típico adolescente desentendido (Alex Wolf) y una hija interesada en manualidades a lo Frankenstein capaz de hacer que se te paren los pelos de la nuca apenas sale en pantalla (Milly Sharpio).

Antes de comenzar a hablar de una de las mejores películas que he visto en el 2018 (sin duda alguna la mejor en el género del terror) debo comenzar implorando disculpas.

Me arrepiento enormemente de haber sido aquella adolescente insegura que iba en enjambres de docenas de pubertos al cine, que se sentaba en la sala y se dedicaba a hacerle la vida imposible a todos los demás que intentaron darse un respiro de la ajetreada semana en el cine.

Siete años después fui la señora regañona que corriendo el riesgo de que se me explote una arteria en el cerebro hice el “SHHH” más intenso de mi vida, acompañado de un contorno a lo “¿y van a seguir?”.

Mea culpa, el karma existe y lo que haces se te devuelve. La falta de ritalin en las farmacias o espacios de encuentro en Caracas para jóvenes, casi arruinan mi experiencia en el cine. Una bonita relación que llevábamos esta espeluznante historia y mi impresionable yo.

Vamos, si quieres caerte a latas con Verónica mientras Juancho y Chichi se ríen porque se asustaron por la película, hazlo como todos los que crecimos en la ciudad de la furia de la quinta: en casa del que los papás nunca están y dónde probaron Canelita con Frescolita la última vez. 

Ver relacionado: Buenas películas para Halloween

Pero volviendo a lo importante del artículo, el hecho es que fui con muchas expectativas, altas expectativas, a ver Hereditary de Ari Aster y contrario a lo que sucede usualmente cuando voy a ver una película de miedo, mis esperanzas fueron alcanzadas.

Como dije anteriormente, la historia trata de una familia que recientemente ha “sufrido” la pérdida de la abuela materna. Mi resumen de la película parece sacada de la parte de atrás de una película pirata, pero siento que si embellezco más la descripción pecaré en caer en spoilers y realmente uno de los puntos admirables de Hereditary es que no estás muy seguro de lo que puede pasar después.

No hubo un segundo de la película que no estuviese tensa y tratando de adivinar o predecir los momentos en los que me iban a asustar. Llegué a mi casa pensando en la película y con los ojos abiertos esa noche cuidándome de las sombras entre la ropa desatendida de mi cuarto.

Es recomendable para aquellas personas que “no les gusta el cine de miedo” para que de una vez por todas puedan decir que se asustaron con sentido y no con el recuerdo poco prometedor de Chucky.

Una de las cosas que más me gustaron como aficionada amateur del género, es que no se sobre usa el recurso de los jump scares (el típico ¡BU! que hacen los fantasmas en cámara). Aster los calculó a la perfección y son usados con sentido, hecho que no excluye el que esperes uno durante un paneo de la cámara que nunca llega. Juega con lo que esperas ver en la película y realmente te asusta como le da la gana.

El tema del asco no raya en gore porque también es muy bien manejado. Escenas específicas que son muy violentas, sangrientas y desagradables, en Hereditary son logradas con la elegancia necesaria y suficiente para no ser convertida en un desmadre de vísceras. Especialmente cuando hay decapitaciones (intentaré no dar más spoilers).

Tiene elementos clásicos de una película de miedo de fantasmas: rituales, invocación de espíritus, una casa embrujada, un perro que le ladra a espectros y escépticos que salen perjudicados por no creer en las miles de señales que justifican la presencia de un mal sobrenatural. Sin embargo, la película no busca explicar mitologías demasiado ni la razón del caos que se vive. Busca en el espectador una especie de detective que esté atento a los detalles que se van soltando a lo largo de la historia para poder coser sentido a todo lo que sucede. No deja cabos sueltos pero tampoco te dedica una escena entera de explicación sobre lo paranormal, como cualquier otra película de exorcismo hecha en la tierra.

La actuación también es un punto fuerte en la película, la cual llena de personajes creíbles y complejos hace que te desayunes la historia como cierta. En especial hago un shoutout a Toni Collette que como madre canaliza la desesperación, tristeza, alarma, amor y dolor de la mejor forma posible, siempre caminando sobre el borde de la cordura y la locura. Charlie, la hija también es un súper personaje y Jesús Santísimo tiene una cara que no quiero ver ni en máscara.

Creo que el punto más fuerte de toda la película es el hecho de que se pinta una dinámica familiar creíble. Cualquiera que haya vivido una tragedia o una pelea familiar de magnitudes astronómicas podrá sentirse identificado con la escena de cena familiar como la que se muestra en la película. Nadie escapa taras y definitivamente lo que se hereda no se hurta, por lo que saber que no escogemos en que familia nacemos y que vamos a heredar de nuestros padres es un constante recordatorio a lo largo del film, usado de la manera más terrorífica posible.

Si pudiese hacer una crítica a la película es la levitación de un cuerpo que parecía suspendido por guayas. Los insoportables imberbes que me acompañaron en la sala de cine se rieron a carcajadas cuando esta escena sucedió y aunque les quise gritar que aparecieran la pieza, no pude evitar sentirme un poco traicionada por el efecto también.

Vean Hereditary, los fanáticos de películas de miedo y los que llevan rato que no ven una, ambos para entretenerse con una buena historia. Pero por el amor a dios, si tienes menos de 17 y vas con más de tres amigos, compra entradas para Hotel Transilvania.