Hay escenas en los clásicos de Disney que jamás podrían hacerse en el 2017

Por lo menos no en la era de lo "políticamente correcto".
Author:
Publish date:
Pinocchio

Pinocchio

Cuando pensamos en nuestra infancia, tendemos a recordar los clásicos de Disney como las mejores películas de la historia. No importaba que pudiéramos repetir los diálogos sin dudar o que lloráramos cada vez que Bambi perdía a su mamá, no había manera de que nos cansarámos de ponerlas en replay.

Sin embargo, ahora que oficialmente llegamos a la “etapa de adultez”, en realidad podemos entender la mitad de los mensajes que Disney escribió para nosotros; algunos fáciles de analizar y otros que si no prestamos atención, pasan por desapercibido.

Con una nueva perspectiva y experiencia de veintitantos años, ver un clásico de Disney puede sorprendernos más de lo que pensábamos. Sobre todo porque conociendo la sensibilidad de la sociedad, extrapolar algunas de las situaciones que eran comunes en los 50’s a una actualidad en la que la pantalla grande solo debe mostrar películas “políticamente correctas”.

Para probar nuestro punto, organizamos un maratón de películas de Disney y seleccionamos las escenas que nunca podrían llegar a las salas del cine del 2017.

Pinocchio

Si el mundo se escandalizó cuando anunciaron que habría un personaje gay en el life-action de Beauty and the Beast, no podemos imaginar qué dirían si vieran a niños tomando alcohol y fumando en la pantalla grande. Por más de que la moraleja es que tomar cerveza, decir malas palabras y fumar te convertirá en un burro, el escándalo que puede ocasionar una escena así en el 2017 ni siquiera se mide en palabras. Suerte que en el 2015 Disney prohibió el cigarro en todas sus futuras películas.

Peter Pan y Alice In Wonderland

peter

Además de niños fumando en Pinocchio, tanto Peter Pan como Alice in Wonderland incluyen escenas en las que los personas fuman de pipas y hacen figuras con el humo. Por más de que la sustancia no se identifica en la película, no creemos que los papás de esta generación estén muy dispuestos a explicarles esta actividad recreativa a sus hijos. De hecho, ambos live-actions no incluyeron la versión moderna de las escenas.

El Jorobado de Notre Dame

Puede que la intención de la película era enseñar una lección sobre la importancia de no ser cruel con personas que son diferentes, pero cuando vuelves a ver la película con unos años más de experiencia y conocimiento, te das cuenta que el jorobado de Notre Dame no es realmente material para una película animada infantil. Si quisieran re-hacerla en el 2017, no faltarían las controversias por “apropiación cultural”, los reclamos por “objetivación sexual” al estereotipo de las gitanas con Esmeralda y las críticas por el personaje misógino, Claude Frollo. Y de nuevo, la cabra también fuma de una pipa.

El Caldero Mágico

Bueno, no hay mucho que decir sobre esta película, más allá de que las palabras demonio y película para niños no pueden ir juntas en una sola oración; ni siquiera en el 2017.

Ya que Disney sigue alargando su lista de adaptaciones live-action de los clásicos con más de treinta años de edad, no sería una sorpresa que varias de las películas que seleccionamos estén a un par de años de estrenarse; sin incluir a niños diciendo groserías, fumando y tomando cerveza, por supuesto.