‘Tanto’ que saber de un disco nuevo

En el corazón de la obra de arte que es El Cerrito, me senté a hablar con un par de chamos sobre escaleras y bajo techos diseñados por Gio Ponti, coronados por una vista panorámica de El Ávila, cortesía de Caracas y un calor infernal digo de la época de sequía venezolana.

Nuestro déficit de atención sufría pruebas olímpicas. Para ellos: una prueba de sonido que se aproximaba, la pronta hora de llegada de los invitados y prensa, canciones por ensayar y coros en los que no pelarse. Para mi: el hecho de que tenía a mi editora respirándome en el cuello porque no lograba sentar a ningún integrante de Gran Radio Riviera para hacerles la entrevista que felizmente hoy les traigo.

El sábado pasado Gran Radio Riviera presentó a un selecto y muy cool grupo de amigos, familiares y fanáticos su primer disco debut Tanto, un álbum que canta todos los matices y procesos de enamorarse y padecer del amor. Su sonido pop-rock-funky me dejó cantando sus canciones toda la semana desde el lanzamiento del disco y sabiendo que son chamos simpáticos, me rajuñó el gato de la curiosidad por saber más sobre cómo consiguieron su sonido y qué se siente entregarle este set de 10 canciones al mundo para que escuche.

Casi obligados y con tono de mamá regañona, senté a Juan Velasco y a Sebastián (Curly) Crespo; tecladista y vocalista y guitarrista y vocalista, respectivamente. Ricardo Sorondo (baterista), Diego Rojas (bajo) y Erick Díaz (guitarra), escapaban mientras tanto de las manos de esta groupie disfrazada de escritora que se paseaba por los preparativos del evento con una carpeta y un poco de preguntas.

“No va a tomar más de 20 minutos, se los juro” decía yo, simultáneamente estos dos personajes fruncían el ceño y se entregaban resignadamente a mi merced.

“Ajá” dije, mientras en mi cabeza media docena de preguntas luchaban por ganarse el puesto de ser las primeras. “M*erda, les mentí, creo que nos vamos a echar una sólida hora hablando. En caso de emergencia sonríe y finge que no estás viendo el reloj”, pensaba mientras Juan se postraba como una alfombra producto del calor (y creo que de nervios).

¿Cómo se sienten con el toque de hoy?

S: Creo que estoy bastante tranquilo, ya hemos tenido conciertos grandes con un público que nos ha juzgado por nuestro sonido, hemos visto un buen feedback. Nos sentimos seguros con todo el ensayo que hemos tenido. No sé tú Juan. Él tiene una canción bastante difícil para cantar hoy, pero lo va a lograr.

J: Bueno, yo me siento bien y siento que los nervios y la emoción me ayudan.

Miro el reloj, han pasado 2 minutos y no he preguntado nada.

¿Por qué la extinción de Los Dinosaurios?

J: (Risas) Bueno, porque cayó un meteorito.

No gafo, en serio.

Preguntaba esto porque GRR antes se llamaba Los Dinosaurios, en la época lejana del 2013 cuando ganaron el festival intercolegial Nuevas Bandas.

J: Nosotros nos llamamos Los Dinosaurios y luego pasamos a llamarnos Dinosaurios porque Gustavo Sucre, el hermano de los morochos de Los Mesoneros, me dijo que le quitara el artículo, así como Sean Parker con Facebook. Nos gustó, pero luego nos dimos cuenta de que comercialmente no llevaba a ningún lado porque tu buscas dinosaurios y te va a salir de todo menos la banda.

Leer: estos son los mejores videos musicales según nosotras y Juanchi Sucre

S: Además hay muchas bandas en Latinoamérica que se llaman Dinosaurios o Los Dinosaurios. Incluso bandas inglesas y gringas.

¿Entonces cómo eligieron el nuevo nombre?

J: Una lluvia de ideas. Además nos gustaba la onda de nombres largos. Two Door Cinema Club y también está TV on the Radio.

¿Y qué es una Gran Radio Riviera?

S: Primero iba a ser Radio Riviera. Radio por el sonido pop que tiene y Riviera, principalmente porque queríamos buscar una palabra que transmitiera la vibra de Venezuela, costeña, caribeña. Riviera también porque la palabra estaba en un disco que nos influenció muchísimo de Metronomy, The English Riviera, pero resulta que nos topamos con una estación de radio en México que se llama Radio Riviera y empezamos a buscar, por eso el Gran. Iba a ser Grand con “d”.

Pero demasiado forzado.

S: Sí vale, ya era mucho.

¿Qué se siente escucharse en radio? ¿Cuál es la primera palabra que les viene a la cabeza?

J: Es cómico porque a mí no me gusta hablar mucho de mis proyectos, pero justamente el otro día le estaba dando la cola a un chamo y de repente sonamos y fue como ‘Ah, mira, estoy en la radio’.

S: También es el tema de agarrarlo. Que de repente tú la agarres manejando o un amigo o amiga te digan que la están escuchando. La primera vez que nos escuché en radio, se me pararon los pelos. Fue Superficie de la cosa bien producida.

¿Qué tal es grabar un disco?

J: Eso fue un proceso muy largo. Nosotros cambiamos el formato de la banda totalmente: yo era el baterista, no cantaba, solo cantaba Curly. Luego comencé a componer y tuve que buscar a algún baterista para que me sustituyera. Nos encerramos una Semana Santa en mi casa, donde compusimos casi todo el disco con Alejandro Sojo de los Colores, Ricardo Sorondo que es nuestro baterista y Erick Díaz que es nuestro guitarrista. Entonces fuimos a Remoto Estudio y ahí nos dimos cuenta que todavía no estábamos listos. Allí también se sumó a la producción Carlitos Mas, Ricardo Martínez, Rafa Pino, mucha gente.

S: Músicos demasiado duros y demasiado profesionales que nos ayudaron a darle un concepto al disco y un sonido. Nosotros sonábamos a muchas bandas que nos influenciaron, pero no encontrábamos un sonido y ese sonido apareció en ese proceso.

¿En qué se inspiran para escribir las canciones?

S: Normalmente funcionaba así: uno llevaba la idea, la base rítmica como una guitarra. Yo componía con la guitarra y cantaba y Juan componía con el piano. También hay muchos temas que yo hice la música, pero no tenía la letra. Tengo este amigo, que quiero muchísimo, Sebastián Van Praag, que el tipo escribe increíble, es un poeta y otro nivel de rapero y me dijo vamos a hacer una canción, los dos andábamos despechadísimos y bueno salió este tema de Amar así, creo que es mi letra favorita. Principalmente las líneas melódicas son de Juan y mías, pero hay temas que también intervino todo el equipo de producción.

¿Por qué eligieron Tanto como el nombre del disco?

J: Tanto porque son todas esas etapas que tenemos que vivir como personas en la vida. Se centra más que todo en las relaciones amorosas, pero puede ser trasladado a todas esas emociones que uno puede sentir en la vida y tanto que tenemos que pasar en ella.

¿Qué se imaginan que hace la gente cuando escucha sus canciones?

J: Hay canciones que espero que le den ganas de bailar y otras que les den ganas de llorar. Aunque se siente raro que la canten enfrente de mí, no me gusta. Me siento juzgado. (Risas)

S: Bueno, algo que nos han dicho mucho es que son bastante pegajosas y que la gente las canta. En verdad no sé, hay unas con unas vibras sexy y otras como Disco que pienso que da ganas de bailar.

¿Costó grabar las voces?

S: Todo el disco fue un proceso de aceptación de mi voz porque yo la odio, pero como me dijo un profesor de canto “Mira, pana, a nadie le gusta su voz. Siempre se están comparando con otras voces, pero es cuestión de acostumbrarte y hacerla tuya”.

¿Cuál es su canción favorita?

S: Bueno, a mí me encantan aquellas en las que menos metí mano. Una que compuso Juan que se llama Lo que ya fui (L Q Y F), me encanta la melodía y el significado sobre volver a ser feliz, cuando te das cuenta, de pana, que tú no eres feliz por otra persona, sino por ti mismo.

J: A mí me gusta mucho una que la música la hizo Curly, Zamuro, la más lenta del disco y la más rara. Es la única que no habla de amor y desamor.

¿En qué se inspiró Zamuro?

Pregunté, por insinuaciones que me hizo Sebastián parecía que el cuento era bueno.

J: Tengo una pastór alemán que se llama Milonga que se la pasa cazando y trayéndome regalos. Un día estoy en su patio y veo que un zamuro se está tomando su agua, ella se dio cuenta y Milonga pegó un salto y tiró al zamuro al piso y este lo único que hizo antes de morir fue mirarme a los ojos.

S: Yo digo que le robó el alma.

J: Así que decidimos hacer una canción en la que se viera otra perspectiva de esta ave porque todo el mundo odia a los zamuros, es un animal carroñero así que quisimos que con esta canción la gente sintiera empatía por el zamuro.

Intenso.

S: Súper.

Cuéntenme sobre la imagen gráfica del disco.

S: Lo hizo Alejandro Pietro, un diseñador venezolano que vive en España. Nos acercamos a él y le explicamos todo lo de la onda costeña que queríamos darle, todo lo que es el amor y lo que significa la imagen de la mujer para nosotros. Así que se fue a Puerto Azul con un drone, lo editó y le puso unos labios como si estuviera ahí anclado a la arena y quedó increíble.

Portada Tanto, por Alejandro Pietro

Portada del primer álbum discográfico de GRR

Quiero que me digan un secreto sobre la grabación que nadie sepa.

J: Bueno, esto no es un secreto, pero la dieta de la grabación fue básicamente tostitos y Coca Cola y el ingeniero tenía una dieta peor: cigarros, tostitos y Coca Cola, eso es lo que él pedía.

S: Mi secreto es que para mí grabar voces fue full complicado porque es lo último que se hace y es bastante difícil porque significa cantar lo más afinado posible. Tú estás ahí en una sala con micrófono, audífonos y está todo el mundo viéndote y escuchándote una y otra vez, tuve que grabar un tema demasiado, se llama Impaciente y lo detesto, aunque a la gente le gusta full, en vivo me lo vacilo muchísimo.

¿Qué escuchaban de chiquitos?

J: A mí me criaron escuchando más que todo los Beatles, Pink Floyd y Los Amigos Invisibles porque Armando Figueredo, tecladista de este grupo, es mi tío y yo de bebé iba a las pruebas de sonido de ellos.

S: Mis papás nunca me trataron de inducir la música que ellos escuchaban, más bien empecé desde abajo porque tenía unos gustos bien malos. Yo era fanático de Nickelback, Simple Plan, Good Charlotte, My Chemical Romance, después descubrí los Beatles y Pink Floyd, súper viejo y me empecé a meterme en esta onda más alternativa con Arctic Monkeys.

Yo amaba y amo Nickelback.

*Miradas juzgonas*

Si pudieran hacer un jamming con cualquier persona, viva o muerta ¿Quién sería?

J: Me gustaría mucho con Nile Rodgers un guitarrista y productor. Un jamming funky.

S: Me gustaría con George Harrison y John Lennon. Lennon también odiaba su voz.

¿Cuál ha sido la peor crítica que han recibido?

Siento que no llevamos nada de tiempo hablando pero deben ser ilusiones mías. Sonríe y luce como una persona que sabe qué es ‘TV on the radio’.

J: Hay una que nos dicen burda, que no me duele, pero me parece raro cuando la gente nos dice “Me gusta su música se parece a lo que hacen Los Mesoneros”. Siento que no tiene nada que ver, aunque ellos fueron mega influencia como banda para nosotros.

¿A dónde va la señal de Gran Radio Riviera?

S: Esperamos crear contenido audiovisual, cuadrar unos videos de bajo presupuesto en los que vamos a intervenir bastante y trabajar en la música que hemos hecho. Por ahora, tocar y encontrar la distribución en físico del disco, que ha sido bastante complicado.

Ah mira, se acabó. No tengo más preguntas.

Miro el segundero de la grabadora. Diecinueve minutos con cincuenta y ocho segundos. Eres una dura Lander.

Un par de horas más tarde, con la mejor vista de Caracas de fondo, Erick, Diego y Ricardo se le sumaron a Sebastián y a Juan en la tarima para empezar con la distintiva guitarra de Surf el concierto.

Álvaro Casas hizo una aparición flash y un par de locos, nada relacionados con esta revista ni su contenido, cantaban a todo pulmón los coros y bailaban.

Gracias por Tanta buena música chamos.

Ver relacionados:

Cómo salir de tu estancamiento creativo según Toto Aguerrevere, Charliepapa, Nacho Redondo y más

#AsíProtestoYo: músicos venezolanos