Todos los días se aprende algo nuevo mi señora

Para horror y desgracia de aquellas que odian el reggaetón, los géneros urbanos y que piensan que Bad Bunny es el malo de Hello Kitty y no entienden lo beneficioso que es para el espíritu un buen perreo intenso; el género además de trascender a la escena mundial, ahora está siendo dominado por las mujeres.

Así es señora, recoja su cuchara de madera y siga revolviendo el guiso que esto es tan solo el principio del artículo.

El escándalo para una impresionable dama no acaba allí, como si no fuera suficiente que varias muchachitas sin casa ni educación menearan el rabo en los videos de los reggaetoneros, ahora lo hacen y para colmo cantan.

Le dicen al mundo cómo quieren que las traten en la cama, que les gustan los hombres viejos y que no andan buscando una relación seria con nadie. Todo esto narrado con movimientos explícitos y sexuales y en ropa interior con incrustaciones de joyas y encaje.

Ver relacionado: Nueva generación de reggaetoneras

“¡Estas niñas son unas sánganas!”, exclama usted invocando a Jesucristo y subiendo narices a modo de desaprobación. Ojalá su nieta no esté envuelta en esa desgracia del “quítate tú pa’ ponerme yo” con ese ritmo punki punki tan feo. Pero por si acaso lo está, le presentamos a un par de estas “sinverguenzas” que osan hablar de estos temas en YouTube (donde vio el video de Nacho con sus chamos cantando sobre helados), para que así le pregunte a su cría con fundamentos qué es esa música de “Cri criminal” que escucha antes de irse de farra los viernes.

Esta es Natti Natasha

Dominicana de 31 años de edad que canta de delincuencia y prisión. Fue apadrinada por uno de los adoradores de Satanás más grandes del reggaetón, Don Omar, quien se sabe que canta sobre mujeres diabólicas.

Se estrenó con este tema:

Pero el que la lanzó al estrellato fue este. Véalo con cuidado que hay imágenes no censuradas.

Esta otra es Becky G (la “g” se pronuncia como “yi”)

Estadounidense de ascendencia mexicana, con tan solo 21 añitos, esta alma inocente fue corrompida por la industria musical y pasó de ser protagonista de una película de los Power Rangers a una víbora precoz que canta obscenidades.

Cuando era inocente:

Luego de que seguramente tuvo que denigrarse cantando reggaetón para que no la deportaran de EE.UU.:

Le cuento de estas dos almas en pena, porque hace poco se reunieron para cantar una marramucia que lleva por título Sin Pijama y para promocionar el tema, tuvieron una entrevista juntas en la que hablaron sobre el futuro de la industria con las mujeres al mando, el empoderamiento femenino, la sexualidad de las mujeres y el matriarcado.

Como si alguna de esas cosas existiese…

Algunas de las atrocidades que dijeron:

“El tema se trata de empoderar a las mujeres. Especialmente en la música latina, es difícil para las personas aceptar que nosotras podemos adueñarnos de nuestra sexualidad”.

“Viene de nuestra cultura. Antes el hombre se iba y hacía de las suyas mientras las mujeres se quedaban limpiando, cocinando y planchando. Yo no quiero eso, quiero mi propio dinero ¿sabes?”

“Somos pioneras porque en la industria los hombres comparten la luz bastante y hasta ahora no se había visto a dos mujeres colaborando”.

“Me gusta el cafe como me gustan mis hombres: silenciosos”.

“Estoy cansada de que me lleguen guiones sobre el esterotipo de la mujer latina y sexy que tiene que besarse con otra mujer para parecer más atractiva. Eso está escrito por hombres sexualmente frustrados”.

“Si fuese Ozuna o Enrique, ¿le mandarían a ellos a censurar sus letras en televisión?”.

Levántese del suelo y que no le de un "beri beri" con tanto descaro. Lo peor de todo es que son populares en lo que hacen y están recibiendo apoyo de toda una generación de artistas femeninas.

Si quiere ser testigo directo de este atroz evento, véalo aquí.

Y si quiere que los demás sean testigos de la pérdida de valores en este mundo cundido de letras inmorales y drogas legalizadas, comparta el artículo.