La autora venezolana detrás del nuevo ‘booktrailer’

Todos soñamos algo cuando somos pequeños. Está el que quiere ser bombero y la que se imagina como policía, otros juegan a ser médicos y hasta escritores.

Total, cuando estamos pequeños todo suena más alcanzable; pero no siempre preservamos ese sentimiento cuando crecemos. La promesa del futuro se va convirtiendo en una realidad agridulce y bajamos los lápices y los termómetros de mentira para acostumbrarnos al día a día.

Excepto Nacarid Portal.

Ver relacionados:

¿Cómo lidiar con el feedback cuando eres escritor?

¿Qué significa ser un joven escritor en Venezuela?

George Sand: la escritora que desafió las normas de una sociedad

¿Qué escritor cursi y ridículo escribe tu vida?

Ella no solo se permite soñar de a ratos; sino que en cada palabra, en cada oración y en cada párrafo le da vida a otros personajes. 

Apropósito del lanzamiento del booktrailer de Quinientas Veces Tu Nombre, nos sumergimos en el mundo de su autora para conocer más sobre su proceso de escritura.

¿Desde qué edad escribes?

Desde los nueve años. 

¿Qué te motivó a escribir?

La necesidad de explorar en otras vidas, de crear nuevos sentimientos, de plantearme diferentes situaciones para diferentes personajes o incluso, de drenar mis pensamientos, mis tristezas, mis procesos internos, y mis alegrías.

¿Alguna vez alguien te dijo que no lo ibas a lograr?

Sí, no directamente, pero sí me miraban como diciendo “tu sueño es muy grande” o “no nos interesa”. Lo curioso es que cada vez que ocurría lograba inspirarme más.

¿Cuál es el principal obstáculo de convertirse en un escritor?

Hay muchos escritores que ven mal lo nuevo. El mundo editorial es complejo y tienes que alejarte de esos pensamientos o juicios. Hacerlo porque lo amas sin que te afecten las negatividades o puertas cerradas en el exterior. Por eso voy a lanzar un concurso literario, para abrir una puerta a esos escritores que tienen un sueño y no saben por dónde empezar. 

¿Qué te inspiró a escribir ‘Quinientas veces tu nombre’?

Es un libro que pensé desde hace mucho tiempo. Una idea recurrente, las ganas de plantear mis dudas ante lo que pienso de la sociedad y del mundo. De la forma en la que nos componemos y nos dividimos como raza. Es mi manera de mostrar a través de un libro cargado de realidades, un tema profundo que muchos tildarán de ficción. Con este libro siento que estoy entrando a mi propósito; que es largo, pero me siento en el camino y eso me eriza la piel. Es como si algo te dijera que a pesar de lo complejo, no hay vuelta atrás. Por eso estoy comprometida a que la saga despierte y se convierte en ese renacer que todos debemos tener.

¿Te costó elegir el título? ¿Qué vino primero, el título o la historia?

El título vino primero. Es lo que más disfruto. Crear los títulos y darles coherencia, que se explique el por qué. 

Algo que nadie sepa (o muy pocas personas) de ‘Quinientas veces tu nombre’

Demian Page y Shantal Bracovich pueden comunicarse a través de sus sueños. 

Una anécdota de tu carrera como escritora

Con mi primer pago de todo lo vendido con La vida entre mis dedos me alcanzó para comprarme dos cauchos (de mi carro) y todavía necesitaba dos más. Por lo que mi abuela me ayudó. Eran tiempos difíciles y tuve el apoyo de mi familia incondicionalmente. La verdad es que me siento muy afortunada de contar con ellos. 

¿Qué caracteriza a tus historias?

El realismo, la carga de sentimientos, el amor propio, y las transformaciones internas por las que pasan mis personajes.

¿Cómo fue el proceso para hacer el ‘booktrailer’?

Hicimos un casting grandísimo, buscamos el equipo de producción y al director, que ya me había ayudado con el booktrailer de Amor a cuatro estaciones. Nos centramos en el guión y tratamos de trabajar juntos superando las dificultades que se nos presentaban. Fue difícil conseguir a los personajes con los que soñaba, pero me siento feliz por el resultado. La verdad nos divertimos muchísimo y trabajamos sin inconvenientes, eso es lo más importante, tener una atmósfera laboral llena de ideas y de buena vibra. Ahí está la clave para que el proyecto salga bien, en la buena comunicación.

¿Qué es lo que más te ha motivado a seguir?

Lo quiero conseguir. Estoy en el inicio de algo grande que no se centra en mí. Quiero alcanzar mi propósito. La vida es muy corta y me motiva lo etéreo. Ser tan efímeros y no saber cuándo será el fin. De nada sirve acumular objetos, al final terminarás desprendiéndote de ellos. Por eso colecciono sueños y escucho las ideas de los demás. Porque todo empezó siendo una idea. Yo tengo las ganas y al equipo y a los lectores a mi lado, juntos queremos plantar semillas para un mañana mejor. Me motiva saber qué puede ser que no vea el fruto de mis actos, y perder ese egoísmo, sabiendo que otras personas podrán disfrutarlos. Cada vez que no tengo fuerzas, descanso y entiendo que no se trata de mí. Que se trata de dar y de hacerlo desde adentro, desde una perspectiva sin ego. 

¿Cuál es tu próximo paso?

Ahora mismo estoy trabajando en el segundo libro de la saga Renacer: El misterio de Demian Page. La gente que leyó Quinientas veces tu nombre ya está ansiosa porque salga.  

Preguntas rápidas

¿Cuál fue tu primer trabajo? La vida entre mis dedos.

Un libro y una película que todo el mundo debería leer: El club de los poetas muertos y El Principito.

Parte favorita de Quinientas veces tu nombre: Mi parte favorita fue cuando se tiraron de parapente Abril y Shantal.

¿Has escrito historias basadas en ti? Los personajes tienen algunas cosas de mí (no todos), pero una historia como tal centrada al 100% en mí todavía no la he hecho.

Cuando no te sientes inspirada ¿qué haces? Leo muchísimo.

¿Qué libro has tardado más en escribir? Quinientas veces tu nombre. 

¿Qué se necesita para ser un buen escritor? Constancia, pasión, creatividad y conexión con todo lo que nos rodea.

Lecciones de vida según Nacarid Portal: Trabaja duro. Mejora todos los días. Analízate a ti mismo, descubre tus fallas. No des todo por sentado. No te sientas mal si no lo consigues a la primera, o a la segunda, o a la décima. Puede que tardes, pero si es lo que quieres, rendirte no es una opción. 

--

¡Muchas gracias, Nacarid!

Nos leemos en la próxima historia.