Entrevista al artista venezolano Kobi Cantillo - The Amaranta
Ya que no nos podemos sacar sus canciones de la cabeza, lo llamamos

Hay canciones buenas, canciones malas y canciones que no te puedes sacar de la cabeza, independientemente de lo malas o lo buenas que sean.

Y el último caso es lo que ocurre con los sencillos de Kobi Cantillo, el artista venezolano que no podemos dejar de escuchar precisamente por la calidad de sus temas. Además de que es un plus que en ciertas oportunidades mencione a Beyoncé y a Rihanna.

¿Cómo podemos resistirnos cuando saca esa artillería pesada?

En un intento de despejar nuestro cerebro para concentrarnos en nada más que el ritmo de Aunque Intentes, su más reciente lanzamiento, contactamos a Abraham, mejor conocido como Kobi Cantillo, para conocer qué hay detrás de sus mezclas y letras pegajosas.

Ver relacionados:

Le preguntamos a artistas femeninas sus experiencias en el mundo de la música

Maleh estrenó su “primer paso”

DREA Beat nos habla de la luna, su experiencia como Dj y cómo es trabajar con otros artista

¿Por qué K.O.B.I.?

K.O.B.I. significa King of Big Ideas, que en español se traduce como “el rey de las grandes ideas”, ese nombre nació un día que yo estaba hablando con mi mamá y mi abuela. Desde pequeño mi mamá siempre me ha dicho “mi rey”, de ahí sale el king. Justo ese día yo les dije a ellas que tenía miedo de intentarlo, como todo soñador que se arriesga, pero eso es lo que te hace seguir hacia adelante. Ellas me dijeron que confiara en mis ideas, que toda idea que Dios me manda a la cabeza es buena y es grande.

Ahí fue cuando mi mamá me dijo que soy el rey de las grandes ideas y bueno, nace este nombre al que le tengo mucho cariño.

¿En qué género te clasificarías?

No podría decirte qué género es el que yo hago porque eso es como encerrarme en un solo tipo, en una sola cosa y yo no quiero eso para mi carrera. Quiero demostrarle a la gente lo que soy yo en los distintos estados de ánimo.

Puede salir un tema en bachata o en salsa, soy muy melómano. Quiero probar con distintos sonidos, de hecho es lo que he venido haciendo en mis canciones, todas tienen distintos ambientes y me gusta muchísimo experimentar con diferentes sonidos y diferentes estilos musicales.

¿Qué opinas del género urbano aquí en Venezuela?

Es increíble, asombroso. Para mí tanto los artistas nuevos como los que ya están establecidos están haciendo un trabajo increíble, todos están dejando el nombre de Venezuela en alto. Yo soy muy fan de muchos artistas de aquí, tanto de los grandes como de los que ni siquiera han salido al mundo del estrellato, de verdad me parece increíble todo lo que está pasando en Venezuela porque hay demasiado talento.

¿Cómo fue tu primera experiencia en la música aquí?

Mi primera experiencia en el mundo artístico fue con La Melodía Perfecta, me invitaron a su cumpleaños y estoy muy agradecido con ellos porque para mí fue increíble, un choque que no esperaba. Una aceptación por parte de la gente, de verdad me apoyaron muchísimo desde el principio y estoy muy feliz por eso porque nunca me esperé que mi primera experiencia en un escenario fuese tan grande y le doy gracias a Dios por eso y “pa’ lante” y con fe.

Un fun fact de OMG, Sigue Creyendo y Aunque Intentes

Un dato divertido de OMG...bueno, creo que lo que está a la vista no necesita anteojos, es un tema divertido y gracioso porque es algo que de verdad me pasó con tres chicas.

Obviamente dije: Oh my God. Yo estaba asombrado, eran tres amigas y no sabía qué hacer.

Sigue Creyendo es más de superación, cuando superas un despecho, un desamor y es ese momento en el que ya no necesitas a esa persona.

Y Aunque Intentes es una canción súper egocéntrica, pero dicho de una manera bonita. "Aunque intentes no puedes negar que eres mía". Yo creo que eso es divertido, mi esencia es así de espontánea y mi música lo refleja.

Una anécdota graciosa que te haya pasado desde que estás en el medio

Me han pasado varias y eso que tengo poco tiempo. Una vez estaba comiéndome una dona rellena de Nutella en un sitio, unas fans me reconocieron y me comenzaron a tomar fotos mientras yo me comía la dona, tenía la cara llena de chocolate, fue gracioso. Después las chicas se acercaron y me pidieron una foto y yo con el chocolate ahí en la cara.

¿Algo que no te esperabas y te sorprendió?

De verdad que me sorprendió cuando me comenzaron a reconocer en la calle, todavía me sorprende porque creo que es increíble como mi música le va llegando a personas que a su vez transmiten a otras personas y todo se va haciendo más grande cada día. Trabajo de hormiguita, granitos de arena, pero siempre me sorprende cuando me piden una foto en un sitio al que normalmente siempre iba: en centros comerciales, el cine, me gusta mucho el cine y ya me ha pasado en varias ocasiones que me piden fotos y me emociona mucho eso. Es sorprendente porque sientes que estás haciendo tan bien tu trabajo que todo está dando frutos.

Siempre tomas en cuenta las referencias, ¿por qué pop culture?

Yo las tomo en cuenta porque siento que es una manera distinta y divertida en la que la gente puede identificar lo que tú quieres decir sin decir mucho, sin tener que dar tantas explicaciones. Por lo menos cuando digo: “Sigue creyéndote Cori que yo no soy Gustavo Elis”, la gente lo puede interpretar de muchas maneras y ese es el arte que yo hago, puede ser interpretado como que “Cori se hace la difícil y Cori es novia de Gustavo, pero como yo no soy Gustavo no somos novios”. Lo mismo pasa cuando digo: “Ahora andamos como Selena y Justin Bieber” es porque Selena y Justin se la pasan volviendo, peleando, terminando y reconciliándose. Siempre una polémica y un chisme; entonces de eso se trata, de que la gente se identifique y entienda las cosas sin haber dicho mucho.

¿En qué estás trabajando ahorita?

Ahorita me encuentro reinventándome. Estoy haciendo temas nuevos, también featuring con gente de aquí que todavía no puedo decir y estoy luchando por lo mío, todos los días sale algo distinto, algo nuevo. Todavía hay Kobi para rato, hay que seguir trabajando con fe y mucha constancia.

--

Ahora que tuvimos nuestra dosis de Kobi Cantillo, volveremos a escuchar OMG, por tricentésima vez.

¡Gracias, Kobi!