En defensa de los spoilers

Pero solo de los inevitables.
Author:
Publish date:
cersei

Yo siempre he sido el tipo de persona que ha trazado una estrategia de evasión cada vez que me pierdo el último capítulo de mi serie favorita. Sé que aunque publique, grite, regañe, llame o envíe la batiseñal a todos los que conozca para que se abstengan de decirme algo, siempre, repito SIEMPRE, saldrá una información que nunca pedí.

Es algo que las redes sociales tienen como ley y mandamiento. Sin embargo, ahí está parte de la solución: Las redes sociales

Si quieres evitar enterarte de algo de lo que quieres estar totalmente sorprendido cuando lo veas, NO TE METAS EN NINGUNA. Así de simple.

Porque para eso sirven, para discutir los eventos sociales, políticos y de entretenimiento que más nos den tortícolis. Antes no lo entendía, porque para mí los spoilers eran un gran monstruo negro sin importar lo que diga ni la intención.

Pero hace poco descubrí un potente video de la producción de House of Cards en el que el actor que interpreta a Doug (mano derecha de Frank), Michael Kelly, prácticamente le jala las orejas a los televidentes que los acusan de spoiler por publicar eventos importantes que ocurren durante la serie. 

Y él les respondío de la manera más elocuente y turn down for what que pudo.

Entonces, ¿qué nos enseño el pana Michael?

1. Hay dos tipos de spoilers: los malintencionados y los inevitables. Los primeros son el tipo de amigos que no ven la serie e igual dicen el final de una serie solo para j*derte (me pasó). Y los segundos son los que pasan cuando no has visto una serie que se estrenó hace cinco años y tildas de spoiler a la gente que comenta lo que pasó.

2. En las redes sociales la gente hablará sobre las series o películas. Está en los mandamientos dados por Zuckerberg, en la Constitución y las instrucciones de tu laptop. No puedes evitar que la gente hable, lo que puedes hacer es evitar las redes.

3. Lo importante no es lo que pasó, sino cómo se llegó hasta ahí.

Todo esto me lo dijo mi novio casi regañándome y aunque darle la razón a alguien se siente como vinagre en mi boca, debo aceptar que tanto él como Michael Kelly tienen razón.

Si sientes que todo es un spoiler, no es culpa del chamo que publicó una historia en Instagram sobre cómo se sintió tal escena, tampoco es culpa de los memes de Facebook. Pues casi nunca es a propósito, sino prácticamente natural que lo hagan.

Así que si te pasa esto:

Simplemente era inevitable. Pero lo que sea que hayas visto, no es lo importante, lo que sí lo es, es todo lo que llevó a que eso (cualquier cosa) pasara.

Eso sí, una "spoiler alert" siempre será agradecida en las circunstancias pertinentes.