Al parecer, los pechos de Emily Ratajkowski son un obstáculo para Hollywood

Porque nunca es suficiente.
Author:
Publish date:
emily

Los cánones de belleza tradicionales en el mundo del entretenimiento se han difuminado con el tiempo. O al menos eso pensábamos antes de que Emily Ratajkowski nos dijera lo contrario.

La actriz y modelo británico-estadounidense usó los espacios de la última edición australiana de Harper’s Bazaar para exponer cómo le han afectado los estereotipos de Hollywood a pesar de ser una de “las mujeres más atractivas sobre la tierra”.

“Hay una cosa que me pasa y es que dicen ‘Oh, eres demasiado sexy’. Se vuelve en mi contra porque la gente no quiere trabajar conmigo por tener los pechos demasiado grandes”.

Si no es porque cumplen con los estándares de belleza, es porque los cumplen demasiado. Quién entiende al mundo.

Pero el caso de Emily Ratajkowski no es aislado. De hecho, no es la única actriz que se ha sentido discriminada o que ha tenido problemas para encontrar un director de casting que la tome en serio, solo por tener más atributos de lo normal; Ratajkowski se une a una extensa lista de actrices que se han referido a su físico como un obstáculo para emprender su carrera en la industria.

Scarlett Johansson, por ejemplo, que perdió el papel de Lisbeth Salander en la adaptación de The Girl With the Dragon Tattoo, dirigido por David Fincher, a pesar de que el mismo director admitió “Scarlett lo hizo genial, fue una gran audición. El problema con ella es que la gente no puede esperar a ver si se quita la ropa”, por lo cual la actriz terminó obteniendo el papel de Rooney Mara.

O Keira Knighley, que casi pierde su rol en Orgullo y Prejuicio porque Joe Wright, el director de la película, pensó que era “demasiado guapa” para ser Elizabeth. O Charlize Theron, que se quejó en la edición británica de GQ porque “¿Cuántos papeles existen para las modelos altas y hermosas? Cuando llegan los roles jugosos, y yo he estado ahí, la gente guapa son los primeros en ser eliminados del casting”, aunque eso no le ha impedido protagonizar un par de películas, siempre y cuando maquillaje y vestuario la “afearan” en papeles como los que interpretó en Monster y en Mad Max: Fury Road.

Y a la lista podemos agregar a Angelina Jolie o Jessica Biel, que cuando fue considerada “la mujer viva más sexy” según la revista Esquire en 2005, sintió que había dañado su carrera.

“No quiero ser la mujer más atractiva, sino la chica de al lado”

Cuando Helen Mirren estaba joven, presentándose en la televisión británica, tuvo que defenderse del presentador que la cuestionó repetidamente por su estatus de “actriz seria”; incluso en ese momento, Mirren tuvo que defenderse con un “claro, ya se sabe que las actrices serias no pueden tener grandes pechos”. Ahora es una de las intérpretes más respetadas y tiene un Oscar por The Queen.

Lo mismo ocurrió cuando la atención del mundo se centró en el escote que Susan Saradon vistió en la alfombra de los SAG Awards el año pasado.

En fin, Hollywood está abierto, según las actrices, a todo tipo de discriminación; ya sea por ser “muy alta” o “muy baja”, “muy sexy” o “para nada sexy”, o “muy hermosa” o “fea”. Lo que sí es cierto, es que para cada papel hay un perfil, y los directores de casting lo están buscando; pero ¿cómo es humanamente posible no querer que Emily Ratajkowski participe en tu película?

“¿Qué pasa con los pechos? Es un atributo femenino hermoso, da igual el tamaño que tengan. ¿A quién le importa?” - Emily Ratajkowski

Es decir, además de su apellido la niña no tiene ningún otra complicación. Mucho menos que sus tetas “son demasiado grandes”.