Una mirada desde adentro hacia afuera

El sábado 3 de marzo una artista venezolana inauguró una muestra llamada Fábulas de Sangre y Rojo en la galería Cerquone Projects, un espacio dedicado al arte contemporáneo en el país que busca exponer el talento nacional tanto en Venezuela como en el exterior. Durante esta última muestra, Bernadette Despujols exploró las relaciones entre la feminidad y la sangre, basándose en anécdotas personales sobre menstruación, virginidad, aborto y abuso. 

Tuvimos la oportunidad de hablar con ella para indagar más sobre su vida, arte y muestra actual. 

¿Cómo surge tu deseo de ser artista?

Creo que fue algo que desde pequeña me gustó muchísimo la pintura, el arte y la idea de crear. Después empecé a estudiar arquitectura en la Universidad Central de Venezuela y bueno, al tener relación con el arte en la carrera, también me interesé muchísimo más en la escultura, en pintar y en dibujar. Al final cuando me gradué de arquitectura pues decidí hacerlo ya más formalmente e hice mi maestría en CalArts en California y ahí fue que decidí tomar el arte como una manera más seria. Pero desde de pequeña siempre me encantó el arte y la pintura.

¿Dirías que tu vida dicta el arte o el arte dicta tu vida?

Creo que es un poco de las dos. Lo que pasa en mi vida dicta un poco mi arte pero también siempre para mi es súper importante hacer arte. Si no estoy haciendo o produciendo algo relacionado al arte es como que me hace falta una parte, es una necesidad que tengo.

¿Cuánto tiempo has tardado en desarrollar tu muestra 'Fábulas de Sangre y Rojo'?

Para hacer esta muestra de pintura me tomó unos cuatro meses pero es un tema que tengo trabajando un poco más tiempo, digamos dos años. Cuando hice mi primera pintura de estas se me quedó la historia en la cabeza, entonces cuando se me propuso hacer este show decidí terminarla. Y bueno, me tomó cuatro meses en pintar todo.

Sangre y rojo 1: Una tocaita mamita

Sangre y rojo 1: Una tocaita mamita

¿Quiénes son tus referentes en cuanto la inspiración para esta obra en general?

Siempre tengo como un referente constante a Louise Bourgeois. Amo copiarla y la amo a ella. Copiarla en el sentido de verla y aprender.

En cuanto a la pintura me encanta Elizabeth Peyton, ella hace retratos y creo que también trabaja un poco las pinceladas como las trabajo yo aunque la conocí muy a posterior; y Marlene Dumas también es una gran inspiración. Creo que ellas tres son mis rocas; ah bueno y Lucian Freud también.

En la propuesta aparecen temas sobre el abuso, la sangre y la sexualidad, pero en ella también hay mucho humor con frases cómicas. ¿Qué rol consideras que tiene el humor y la ironía en el arte y en la vida?

Sangre y rojo 2: el inalcanzable

Sangre y rojo 2: el inalcanzable

Bueno a mi me gusta mucho ser seria pero también burlarme de las cosas porque siento que el humor es algo esencial para mi, para poder ver y canalizar todo porque si realmente miras fríamente la vida y el arte pueden terminar siendo cosas súper tristes pero también gracioso por lo banal que es, el poco tiempo que estamos aquí, lo rápido que nos vamos, lo poco que significa nuestra vida, lo mucho que nos importan cosas como el dinero o qué logramos ser, o cómo nos vemos. Entonces, cuando realmente te abstraes y lo ves no sé si es patético o cómico todo esto que nos inventamos, por eso me gusta poner eso en mi obra. Pongo estos temas porque soy mujer y me ha pasado esto, pero también me gusta reírme de todo.

¿Consideras que de alguna manera el humor es un mecanismo de defensa hacia las muchas situaciones negativas que una mujer vive?

Bueno sí, es un mecanismo de defensa y también es un mecanismo de dejar las cosas ir, de como “bueno me pasó esto” pero también me pude reír de eso. Si lo veo como abstractamente en lo grande que es todo, también es un poco cómico.

¿Sientes que de alguna manera tus obras son la reivindicación de la mujer?

Sí, hay algo como importante para las mujeres ahorita que estamos mostrando cosas, y es que en el pasado independientemente de que las mujeres estuviesen haciendo algo, no eran mostradas ni vistas, entonces nosotros tenemos una historia bastante limpia para innovar y hacer ya que no se ha visto mucho de la mujer. Como dicen algunas personas, es un momento importante para ser mujer y no para ser un hombre. Ellos ya fueron presidentes, ya fueron todo y nosotras como no hemos sido mucho, nos cancelaron en la historia. Por eso es divertido empezar a hacer estos trabajos y siempre pienso que como mujer es divertido haber nacido después en vez de antes. 

Love Doll

Love Doll

No me imagino haber nacido antes, debió haber sido horrible. Cuando pienso en eso, en mi abuela, en lo creativa que es y en lo impresionante que es como persona... si hubiese nacido ahorita, ¿qué hubiese logrado? y bueno también me muero de admiración por ver cómo mujeres como Lina Bo Bardi, que en su tiempo lograron hacer edificios y wow, si es difícil ahora, imagínate antes. Pero sí, siento que en ese aspecto mi obra es como una reivindicación.

¿Crees que las revoluciones sociales como #MeToo y Times Up han afectado la manera en la que las personas perciben tu muestra?

Bueno desde algún punto de vista me ha ayudado todo este movimiento porque vengo trabajando en esto desde hace tiempo y de repente fue ¡BOOM! , explota esto y es como un renacer del feminismo. Y bueno, ya yo estaba parada con esa bandera entonces me parece súper bien este movimiento porque me ayuda.

S/T

S/T

Me parece interesante una frase que dijiste sobre la muestra, en la que expresaste “Esta difícil la relación del yo mujer con el hombre, que oscila entre la devoción y el odio”, ¿tienes algún comentario al respecto?

El 'yo mujer con el hombre' viene de mi parte femenina heterosexual, que me enamoro del hombre, que lo amo, pero que también siento esos momentos en los que soy oprimida por él y siento que no es justo. Por eso siento que es un amor/odio. Es esa dualidad, de relacionarme con el hombre a quien amo pero que a veces digo “cónchale ¿por qué estás haciendo esto? ¿por qué lo estás viendo así?” pero que después igual no puedo dejar de enamorarme de un hombre o de amar a hombres como a mi padre entonces no sé. Mucha gente dice que las feministas odian a los hombres o algo así y para nada, es una relación de amor pero donde también me amo a mi y quiero estar y ser vista.

Qué difícil es hacer a las personas entender que el feminismo no se trata de atacar a los hombres, ¿no?

Exacto, exacto. Hay gente que está confundida sobre de qué se trata porque no es para nada una guerra, es sencillamente darnos cuenta de que no hay igualdad. Solamente mírenlo, no hay igualdad, denle un chance y escuchen.

¿Qué es lo que quisieras que las personas se lleven de tu propuesta 'Fábulas de Sangre y Rojo'?

Bueno, me ha gustado la percepción de la gente que la ha visto. Creo que ha quedado claro el tema que veo y quiero que se lleven estas ideas de una manera más profunda y que vean el trayecto de una mujer. 

Quiero que se lleven esa mirada de adentro hacia afuera de ser mujer y de lo que significan las etapas para uno; de cómo uno ve el mundo y el cómo uno a veces siente el abuso y ve las cosas. No es ninguna posición de víctima ni de atacante, es más bien como un retrato franco de lo que siento.

Por último te preguntamos (como solemos a hacerle a todos a quienes entrevistamos): si tuvieras una valla en la Francisco Fajardo ¿qué diría y por qué?

Si tuviese una valla en la Francisco Fajardo diría, “ríete que igual te vas a morir” no sé, así pensándolo súper rápido. 

¡Gracias Bernadette!