El álbum de La Vida Boheme le habla a los venezolanos de dentro y fuera

Está genial.
Author:
Publish date:
La Vida Boheme

La Vida Boheme

"Mi lucha más dura ha sido conmigo mismo” es la frase que comienza el nuevo disco de La Vida Boheme, que es ejecutada con la voz apadrinante de Pepe Mujica. Esta frase, aunque es ajena a Venezuela en sí, es capaz de encapsular tanto la historia socio-política del país, como la trayectoria musical de la banda, quienes han cumplido con un mensaje sólido durante sus últimas producciones, y La Lucha no es la excepción.

Recapitulando un poco sus álbumes anteriores, ‘Nuestra’ (2010) trató sobre rebeldía adolescente y protesta salpicada con pintura. ‘Será’ (2013), continuó con el espíritu rebelde que caracterizó el primer álbum, volviéndolo un poco más sombrío y a su misma vez más maduro que el anterior. “La Lucha” termina esta trilogía después de dos Grammys con un producto mucho más producido y contundente, no hay canciones de más. Fue grabado en México y Puerto Rico y mezclado en Nueva York.

Al unir los tres títulos el mensaje queda bastante claro: “Nuestra Será La Lucha.”

Genius.

El primer sencillo, ‘Você’, nos dio a entender que aunque este álbum mantendría una actitud rebelde, lo haría con un mensaje muchísimo más claro. Quizás tiene que ver con la mudanza de la banda hacia otro país, que permite la abstracción y a su misma vez una vista más clara de lo que se quiere analizar, pero La Lucha en sí no da rodeos con las letras ni el ritmo. No es fácil de digerir, pero La Vida Boheme nunca ha sido una banda “digerible” presente en los playlists tranquilos de Spotify. 

‘Você’ y ‘Lejos’ comienzan en álbum con el tema de venezolanos en el extranjero. En Você escuchamos: “Si mi vida son las calles / sean quietas o mortales / con sus grietas o mortales / ¿será que mi calle soy?”.

‘Lejos’, por otra parte, da en el clavo con la juventud venezolana que está fuera del país o quiere estarlo, y a pesar de que se mude, nunca se siente a gusto con el lugar donde recide, porque sabe que no es su hogar; “¿qué estoy haciendo aquí? / pagando para vivir”.

Luego en el álbum escuchamos canciones con un significado más profundo como ‘Milagro del Sur’, que habla sobre aquel sentimiento de impotencia que sufrimos al pensar la joya que era Latinoamérica, y Venezuela en específico hace unos años, cuando ahora lo que nos queda es la resaca de revoluciones prostituídas y promesas sin cumplir. ‘La Purga’ también es otro de los temas más profundos, con una letra corta y concisa que deja que los instrumentos hablen por sí mismos con un ritmo avivante.

‘Los Heridos’ habla sobre ciudades divididas, e invita una visión más internacional al álbum, hablando sobre Siria. A su vez, también habla sobre que a pesar de que podría ser diferente la situación, somos nosotros los renegados a cambiar nuestra visión de la situación y dar paso para la reconciliación.

‘Pupitre en fuego’ y ‘Eliseo’ son las dos canciones que a nuestro parecer rompen un poco con el mensaje del álbum, pero no de manera tajante; simplemente no siguen el relato de manera concordante, pero ofrecen un respiro de las referencias de desgracia de la situación actual. De hecho, ‘Eliseo’, es una de las canciones más bonitas del álbum que carece completamente de sentido y parece haber sido sacada de un trip o un video psicotrópico de Rawayana (que son básicamente lo mismo).

Otra de las cosas más resaltantes de este álbum es la canción “Mi Mar Mi Nada”, que parece una canción triste a primera vista, pero que al ser hilada con la muerte de la madre del cantante, Henry De’Arthenay, hila el sentimiento de haber recibido la llamada y perder definitivamente a una de sus guías e inspiraciones más trascendentales.

‘La Respuesta’ y ‘Domingo’ cierran el álbum con niños hablando sobre lo que les gusta y lo que quieren ser cuando sean grandes, posteriormente recapitulando con el tema inicial de “está fuera y sentirse aislado” que escuchamos previamente en Você y Lejos.

La Lucha que ha liderado La Vida Boheme mediante su música ha sido una inclusiva y constante. En esta última producción dieron paso a nuevos sentimientos y protestas que han surgido desde Será en el 2013. Este álbum, aunque sabemos que fue escrito y producido en el exterior, acompaña a cualquier venezolano dentro y fuera del país como reproducciones de tertulias que todo hemos tenido en cualquier momento de estos 18 años.

Cuando se trata de La Vida Boheme, si te tomas el tiempo de escuchar, te llevarás 13 canciones de acompañan la protesta innata que llevamos los venezolanos por dentro.