Cómo convertirse en un cinéfilo sin la ayuda de tus amigos malintensos - The Amaranta
Bienvenido al preescolar del cine

Hay algo interesante que notar en los grupos de amigos del 2018. Antes siempre había un fanático del cine que se lanzaba un comentario tipo “Man, eso me recuerda al plano secuencia de la película esta de Martin Scorsese, ¿se acuerdan?”. Ahora hay más de uno; o peor, son un coro que responde casi al unísono: “Claro que sí, aunque no es por nada, pero los planos secuencia de Kubrick son más serios”.

Sin embargo, a pesar de que ahora sobran cinéfilos en tu grupo de amigos (lo que no es malo) nunca va a faltar ese amigo que siempre se pierden en las nebulosas cada vez que dicen “Tarantino”, “diálogo” o “escena”. Y es por ese pobre amigo que estamos aquí. Es decir, tú; porque no estarías leyendo esto si no necesitaras ayuda urgente.

Es probable que para este momento ya hayas asumido alguna de estas posturas:

  • O no quieras tener nada que ver con cualquier cosa que involucre narrativa y seas el primero en proponer unas cervezas en lugar de ir al cine.
  • O te hayas conseguido otros amigos que no son unos malintensos de películas.
  • O aceptaste que no sabes mucho de cine y dejaste en stand by tu proyecto de aprender.

Si asumiste la última postura, bienvenido al preescolar del cine. Aquí no te diremos que veas Citizen Kane en la primera sesión y mucho menos te exigiremos saber qué es Citizen Kane en primer lugar. Nos encargaremos de abrirte una pequeña ventana al mundo del séptimo arte y así entenderás por qué la gente se vuelve loca por los Óscar a finales de febrero.

Ya el resto te lo dejamos a ti y a tu relación con IMDbRotten Tomatoes y Metacritic.

En mi casa tenemos un juego que se llama Scene It, es un juego de mesa sobre cine con DVD y todo que consiste en mostrar una escena y contestar preguntas sobre ella. Pueden ser sobre el actor, el año de la película o lo que sea. Una vez, mi papá me encontró intentando jugar sola repetidamente porque quería ganarle al menos en una oportunidad (estaba invicto y quería romper su racha). Entonces, mi papá me dijo algo que nunca se me olvidó:

“Si quieres saber sobre cine, no te queda de otra que ver películas”.

Esto me cambió la vida porque me di cuenta que podía leer mil fichas técnicas, leer cientos de artículos sobre tal o cual director y saberme el puntaje de todas las películas en IMDb, pero nada me iba a decir tanto que la propia película. Una vez dicho esto, empecemos con el primer nivel.

Nivel 1: Ve películas

Ahora que sabes que el secreto está en ver películas, no te pediré empezar con los clásicos de una. Eso va a matar tu interés novato más rápido de lo que se derrite un hielo en tu café. Solo es necesario empezar con algunas películas divertidas, pero de culto (clásicos y de culto es distinto). Haces una lista y te impones un mínimo de películas por semana por cinco semanas.

Nuestra lista recomendada es:

  • Fight Club (1999).
  • The Big Lebowski (1998).
  • The Naked Gun (1988).
  • The Rocky Horror Picture Show (1975).
  • Little Miss Sunshine (2006).

Como ves no tiene ningún orden estricto, solo son películas buenas, no tan intensas que puedes ver sin explotarte la cabeza. Ahora en lo que puedes pensar después de ver estas películas es hacer crecer esa lista. Con recomendaciones y con películas que tú has querido ver desde hace tiempo.

El reto es: mínimo 2 películas a la semana.

Nivel 2: Ve las franquicias y sigue viendo películas

Una vez que ya has visto al menos varias películas de culto, arriésgate a hacer maratones de fin de semana con algún amigo de franquicias famosas. Algunas son clásicas, otras son simplemente brutales de ver. Aquí te dejamos otra lista:

  • Las de fantasía y ciencia ficción: aquí entra las que casi todo el mundo ha visto, The Lord of the Rings, Harry Potter, Star Wars, Star Trek, etc.
  • Mad Max.
  • James Bond.
  • The Before Trilogy.
  • Kill Bill.
  • Indiana Jones.
  • Rocky.
  • Y claro que las de Marvel...pero ese es un maratón de dos años y medio.

Te estoy mintiendo si te digo que espero que las veas todas, solo un sádico del cine lo ha hecho, pero sí sería interesante imponerte ver al menos una de estas sagas. Y si te gustó, pues elige la segunda mejor que conquiste tu ojo y así sucesivamente.

Nivel 3: Aprende sobre los clásicos, los directores y, ah... ¡no dejes de ver películas!

Ahora que no eres tan entusiasta de las películas, sino que ya puedes darle charlas a tus amigos borrachos sobre tal o cual película, puedes profundizar un poquito más.

  • No le tengas miedo a las películas en blanco y negro.
  • Haz una lista de directores conocidos y que quieras conocer, (Kubrick, Spielberg, Winding Refn, Thomas Anderson, etc), y ve al menos una película de cada uno.
  • Compara esos directores y busca un artículo o un video ensayo sobre el tema que más te llame la atención.

...

Si lo que quieres es agarrarle gusto y conocimiento al cine, lo peor que puedes hacer es comenzar a ver películas de cuatro horas solo porque tus amigos que estudian Cine te lo dicen.

Ser un cinéfilo implica el hecho de que te guste ver películas. Si ves una pieza audiovisual es porque te llama la atención y la quieres ver, no porque te están obligando a hacerlo. Eso es algo que aplica para todo: conocer un arte implica tiempo y más que todo gusto.

Así que éxito y feliz película. No olvides comprar algún dulce para acompañar tu preescolar de cine.

Por cierto, te dejaré algunos canales de YouTube (con reviews, video ensayos, etc.) que también te pueden servir en el proceso de profundizar en una película o director.

Karsten Runquist

Every Frame a Painting

Ad Lib Películas