Al parecer amo los ‘blazers’, los cintillos y los cuadros

Si no terminas con ganas de sacar toda la ropa del clóset con el fin de empezar a vestirte como el personaje principal, ¿realmente viste una película con un vestuario espectacular? No lo creo. De vez en cuando nos topamos con filmes con tanto estilo que, incluso de manera inconsciente, los empezamos a usar como referencia a la hora de vestir. Exactamente eso fue lo que me pasó con la siguiente lista de películas:

1.- ‘The Parent Trap’ (1998)

The Parent Trap

The Parent Trap

Esta probablemente sea la película que he visto más veces en toda mi vida. Sé imitar el acento británico de Annie traducido al español perfectamente, memoricé los diálogos y todavía muero de envidia cada vez que aquel conjunto de cuadros aparece en escena.

Para mí, lo que hace que la moda de este filme sea tan icónica es que se encarga de darles identidades separadas a las gemelas. Es fácil reconocer quién es quién simplemente por su forma de vestir; Hallie, como buena californiana, tiene un estilo de niña cool y mucho más relajado que el de Annie, que viene de Londres y se viste como una pequeña empresaria para hacer diligencias con su mamá.

Trajes de baño enteros de color azul eléctrico, pantalones y shorts de cuadros, camisas de cuello Peter Pan, conjuntos azul cielo, pañuelos amarrados en el cuello, bomber jackets, chaquetas de denim, camisas de plaid amarradas a la altura de la cintura y trajes de cuadros con cintillos que les hacen juego. No es por ser dramática, pero todavía intento vestirme como las hijas de Nicholas Parker y Elizabeth James.

Puede que te guste:

2.- ‘Annie Hall’ (1977)

Annie Hall

Annie Hall

Esto es prácticamente decir que le debo parte de mi estilo a Diane Keaton, ya que sabemos que el vestuario de Annie Hall parece, más bien, el clóset de la actriz. Según ella, sin embargo, las mujeres de SoHo a mediados de la década de los setenta fueron una gran influencia en la manera de vestir de este personaje, así que la próxima vez que quiera ser insoportablemente pretenciosa, solo diré que mi vestimenta está inspirada en aquellas mujeres.

Annie Hall, culpable de que mi instinto sea ponerme un suéter cuello tortuga negro debajo de absolutamente todo, me hizo gran fan de las capas y la moda andrógina. Con sus sombreros de hombre, sus pantalones a la cintura holgados, sus chalecos, sus blazers y sus camisas de botones, Keaton le dejó un gran legado al mundo de la moda en la película de Woody Allen.

3.- ‘Clueless’ (1995)

Clueless

Clueless

No hace falta que explique lo icónica que es Clueless porque ya todos lo saben. Cher Horowitz nos dejó los mejores looks de toda la década de los noventa, unos que las casas de moda siguen replicando casi de manera exacta hoy en día.

Cuadros, capas, ropa con parches furry, cuadros, blazers, mini faldas, medias hasta las rodillas, cuadros, sombreros, cintillos, rayas y más cuadros. Aunque no tengo vestidos Calvin Klein o Alaïa, soy tan culpable de copiar el estilo de los personajes de esta película que me han dicho en repetidas oportunidades que les recuerdo a Cher.

4.- ‘The Royal Tenenbaums’ (2001)

The Royal Tenenbaums

The Royal Tenenbaums

En Halloween del 2017 me disfracé de Margot Tenenbaum, creo que con eso les digo todo.

Dejando el disfraz de lado —que, por cierto, me quedó increíble—, no referencio la película de Wes Anderson de manera directa en mi vestimenta. Sin embargo, el largometraje es uno de los favoritos de la industria de la moda y marcas como Gucci o Lacoste se han inspirado en ella para la creación de sus colecciones. Asimismo, una gran cantidad de revistas han hecho guiños al filme a través de sus editoriales. A lo que voy con esto es que, si bien no uso los tracksuits de Chas Tenenbaum, la moda que tiene influencia en mí sí le debe su estética a la familia Tenenbaum. 

5.- ‘Pretty Woman’ (1990)

Pretty Woman

Pretty Woman

Ser prostituta en Los Ángeles suena como tremendo plan cuando Richard Gere se enamora de ti y comparte su fortuna contigo para que te compres un montón de ropa bellísima.

Julia Roberts no solo es un bombón en esta película, sino que es un bombón con un estilo maravilloso. En mi vida hay un antes y un después del vestido de lunares, el rojo de hombros descubiertos y el blanco con hombreras. El vestuario de este filme definitivamente influyó en mis gustos y me hizo fan de esta manera de vestir.

Así como ver Black Swan irónicamente me deja con ganas de ser bailarina de ballet, estos filmes me hicieron vestir de la forma en que lo hago. Desde que tengo uso de razón, he buscado referencias en mi entorno para formar un estilo que sigue cambiando y evolucionando todos los días y con cada película que veo.