Carta formal en contra de los videos de reggeatón - The Amaranta

Carta formal en contra de los videos de reggeatón

Estoy cansada de ver versiones distintas del mismo video.
Author:
Publish date:
maluma-viña-del-mar-2017-750x500

Como fanática del reggaetón desde que escuchaba Calle 13 en el autobús del colegio (producto del gusto musical de Fran, el conductor), quiero presentar formalmente mi queja en contra de los videos de reggaetón actuales.

Yo, Federica Chacón, fanática con pocos conocimientos sólidos sobre productos audiovisuales y filmografía, reconociendo que la trayectoria de los videos de reggaetón anteriores hacia los actuales ha sido una larga y fructífera, tengo un par de quejas que hacer.

Como dije anteriormente, sí, estas producciones han mejorado notoriamente en términos de producción, dirección, casting, vestuario y locación; eso se confirma con ver cualquier video de Daddy Yankee anterior con cualquiera contemporáneo.

No obstante, ya no me conformo con eso, por varias razones: primero, ya el reggaetón no es un género escuchado por una población específica en un sector de Latinoamérica. Esta música se ha expandido como una plaga por Iberoamérica porque -seamos sinceros-, a todos les encanta la sensación que produce escuchar el bajo del reggaetón. Segundo, esta popularización del género ha hecho que estos cantantes cuenten con millones de dólares para cada producción, y por eso no es mucho pedir algo distinto. Tercero y último -también el más contundente-, estoy cansada de ver versiones distintas del mismo video.

Para extenderme un poco más en esta última razón, siento que actualmente para cada video de reggaetón que se produce hay un molde: hombre conoce a mujer “explotada”, tienen una relación/noche de lujuria; y que para estos moldes se llenen fácilmente con actrices y modelos que estén buenísimas, se escoge una locación, un vestuario provocativo y listo. Tienes un video de reggaetón.

Para explicarme mejor, quisiera dar algunos ejemplos.

Chantaje de Shakira feat. Maluma

No es solo que en este video no hay un hilo conductor entre escenas (en el sofá, en la discoteca, en el baño), sino que además pareciera que fuese un video de “ve a Shakira bailar mientras Maluma husmea como un matón”. Lo peor es la bachata extraña que bailan al final. Ah, y la peluca rosada.

Escápate Conmigo de Wisin feat. Ozuna

Este video es un buen resumen de lo que aparece en la mayoría de los videos de reggeatón: mujeres explotadísimas en ropa interior, carros carísimos y una noche de locura. Sí, las locaciones son espectaculares, pero eso no es lo que estamos discutiendo.

Ahora Dice de J. Balvin, Ozuna y Arcángel

De nuevo, los cantantes haciendo lo suyo con carros carísimos y mujeres con copa C. La única variación aquí es el blanco y negro, y el subgénero de trap.

Cuatro Babyz de Maluma

Está demás decir que la iluminación y las tomas de este video son impecables, pero mi queja no trata de eso. Este video me parece la versión más básica de lo que pudo haber sido para la cantidad de dinero que seguramente se pagó. De nuevo, muchas mujeres rodeando a algunos hombres. Ah, y una psycho.

Creo que hasta ahora ya hice mi punto: sí, se hacen producciones geniales, con tomas espectaculares en locaciones fuera de este mundo, pero la historia sigue siendo la misma. Sí es cierto que los temas son parecidos, pero exigir un poco de creatividad en esta industria creciente no parece mucho que pedir.

Ahora, no todo es malo. Sí pienso que hay algunos que han explorado un poco dentro de los límites de la letra del reggaetón, aquí están algunos:

Bobo de J Balvin

Sí, es viejísimo lo sé. En este video además de la locación y todo lo que ya hablamos, se ve una historia distinta, que además tiene un plot twist.

Sigo Extrañándote de J Balvin

J Balvin otra vez, sí. No puedo evitarlo, él la da. En esta ocasión, el video logra moverte el piso; yo incluso lloré. Con un video de reggaetón.

Así que allí está mi queja formal. Lo único que pido es que si ya cuentan con los recursos para hacer obras de arte audiovisual, lo hagan con un poco de creatividad.