Bibliotecas Humanas ¿las personas que son libros o los libros que son personas?

De verdad, no juzgues a un libro por su portada.
Author:
Publish date:
Human Library

Human Library

¿Cuántas veces no soñamos con toparnos con Luna Lovegood y preguntarle cómo se sentía ser distinta en un mundo donde lo mágico era lo normal?

¿Qué le hubieses preguntado a Precious el día que decidió robarse el tobo de pollo frito?

¿Te hubieses sentado a hablar en una plaza con Inés Suárez de Inés del Alma Mía a que te contara de los primeros viajes de colonización de Chile?

¿Te gustaría que Tita pudiese salir de Como Agua para Chocolate para que te cuente cuál es el secreto para soportar una vida en la que tu hermana se casó con el amor de tu vida?

¿Dejarías que Ifigenia te contase lo difícil que fue ser una mujer progresista en Caracas a principios del siglo XX?

¿Qué sentirías si los personajes llenos de conflictos y vidas problemáticas de tus novelas favoritas cobraran vida en el mundo real y pudiesen hablarte en primera persona?

En los libros, además de llevarnos historias extraordinarias, solemos terminar con amigos que por las adversidades que vivieron, las aventuras que tomaron o su actitud frente a la vida, se arraigaron en nuestra memoria y la manera en que vemos el mundo.

Los libros contienen en ellos la capacidad de vivir en el lector que pasea por sus páginas con placer y en el niño que obligado leyó Cien Años de Soledad para no raspar literatura de cuarto año en bachillerato.

La verdad es que los autores en muchas ocasiones no solo nos marcan con sus historias sino con las historias de personajes, que tanto ficticios como reales, quedaron inmortalizados en sus capítulos.

Sin embargo, es común encontrarse en una encrucijada emocional al momento de querer interactuar con ese protagonista que va por mal camino, darle un consejo a aquella joven que no ve salida de su atormentada vida, o simplemente preguntarle al Principito cómo hacía para respirar en sus viajes por el espacio.

En la lectura, ya nos resignamos a aceptar como agentes pasivos en el juego de los libros, la versión que nos proveen los autores. En ocasiones por más que peleemos y nos quejemos, nunca sabremos cómo hizo Hermione para desligarse tan fácilmente de su familia muggle.

Sin embargo, hoy en día (y desde el año 2000) es posible obtener las respuestas que tanto esperábamos de las historias. No de aquellas que ya están escritas, sino de esas que viven todas las personas alrededor del mundo todos los días.

Pausa dramática para crear suspenso

Resulta que un joven llamado Ronni Abergel en Coppenhagen unió su inquietud por los libros, el asombro de escuchar relatos personales y sus inclinaciones comeflor para fundar The Human Library. Algo así como La Ladrona de Libros meets Humans of New York.

Human Library

Human Library

La propuesta era simple, una biblioteca, con directorio y una lista de libros donde las historias en lugar de estar impresas, te las cuentan sus protagonistas.

Según Ronni en un mundo donde la intolerancia, discriminación y el odio van en alarmante ascenso, este es un plan distinto e interactivo que le proporciona a las comunidades la oportunidad de interactuar con personas de verdad con historias de verdad. 

El objetivo final es crear empatía con la situación del “Human Book” y sensibilizarte con su situación que es la que pueden estar viviendo muchas personas en el mundo.

Tú llegas, ves la lista de libros y pides que te presten a una persona por media hora. Y aunque suene secuestro o un juego picarón de tomar, evidentemente la experiencia es tan única y especial que le ha dado vida a The Human Library por 16 años.

Hoy en día la ONG está presente en 70 países y con resultados positivos en todos ellos. 

Human Library

Human Library

El valor agregado de los "Human Books" no está solo en escuchar de primera mano un hecho real en forma de relato, sino que la interacción con el libro además de ser aceptada, es fomentada y apreciada.

Por fin al terminar la historia, puedes llegarle a ese amigo nuevo que hiciste y enloquecer haciéndole preguntas porque tus dudas van a ser resueltas.

Personas que fueron víctimas de abusos sexuales, enanos, polígamos, comunistas, inmigrantes, refugiados, trabajadores sexuales y madres solteras son tan solo algunos de los tipos de personas que prestan sus historias de vida para ser contadas a través de la biblioteca.

30 minutos para reconocer que a veces las historias de la vida real son más interesantes que las ficticias.