Con tu trayectoria, no es difícil saber con qué te reconocerán además de un aumento en el Cestaticket

¿Por qué nos matamos trabajando hasta que nuestro primer nombre nos suene ajeno y el café deje de tener sabor? No, no es para ganar credibilidad ni para tener ahorros firmes. Es para ganar un premio. Obvio microbio.

Mentira. Pero ahora en serio, fuera de toda la ética laboral de “trabajar para ser mejores y hacer del mundo un mejor lugar”, eventualmente todos nos enfrentamos a una ducha que mágicamente se convierte en escenario y donde nuestro ídolo nos entrega un premio que ahora se ve bien lejos de estar en nuestras manos. Es una especie de fantasía erótica que los adictos al trabajo y a cumplir nuestros sueños tenemos con frecuencia.

Pero como en The Amaranta los hacemos realidad, te montaremos un escenario que no tiene champú sin sal para no arruinar la cirugía capilar, con luces que no podemos pagar y todo para que puedas cumplir esa fantasía.

Descubre qué premio ganarás y así podrás superar esta fantasía.