¿Y si tu vagina hace ejercicio?

¿Y si tu vagina hace ejercicio?

Cuando pensamos en estar fit seguramente modelos, atletas y una que otra físicoculturista vendrán a la mente. Sin embargo, estas imágenes no representan el 100% de los músculos del cuerpo. Hay algunos músculos localizados “donde te conté” que requieren del mismo esfuerzo para mantenerse tonificados.

Ahora, no estamos diciendo que al ejercitar la vagina se tendrán resultados como una especie de sixpack interno, pero realizar ciertos movimientos y contracciones sí pueden tener varios beneficios como firmeza de las paredes y conservación de la elasticidad, así como tonificación de los tejidos.

En términos más coloquiales: buen sexo, por más tiempo. Admítelo, no one wants a saggy vagina.

Existen ejercicios que se pueden hacer sin implementos como:

  • Kegels: Contraes los músculos tan fuerte como puedas por un par de segundos, luego relajas y repites. La idea es aumentar el tiempo de contracción paulatinamente para no lastimarte.
  • Squats: mejor culo, mejor vagina.

La otra manera de hacer ejercicio es mediante el uso de implementos. El último invento es el Vagina Fitness Tracker, el cual entrena tu vagina con el uso paralelo del aparato y un app que te instruye en los ejercicio que debes hacer de manera más amena y divertida con un juego, en el cual puedes ganar puntos.

Cómo se ve que ya no nos da miedo hablar de vaginas. Viva el Siglo XXI.

Es tiempo de darnos cuenta que cuidarnos es más profundo que el cuerpo y va más allá de lo que vemos (literalmente). El ejercicio vaginal es como las cremas, nunca es demasiado temprano para empezar. Además, reiteramos: mejor sexo por más tiempo.

Piénsalo así: ¿qué ejercicio puedes hacer sentada en clase o en una reunión de trabajo, sin tener que moverte, sudar o ponerte ropa de hacer ejercicio?

Podrías estar tonificando tu canal vaginal y nadie se va a dar cuenta.

TheA logo
Más artículos
Midnight Gospel
‘The Midnight Gospel’ y mi experiencia con el duelo