Cuando te dicen “bendición” en la calle

Cuando te dicen “bendición” en la calle

Hay una sola persona en mi vida que frecuentemente dice “Dios me la bendiga” cuando se va a despedir de mi, mi tía. La veo en ocasiones especiales, como cumpleaños, y reuniones de avistamientos ovnis. No muy frecuentemente. Ella sabe que no voy a responder con “amén” porque me incomodan esa clase de bendiciones, ya está acostumbrada.

Por otro lado están las monjas que me encuentro cada 2 segundos en cualquier calle cada vez que estoy con alguien católico. Quien sea que me acompañe las ve, sonríe y les dice “buenos días, hermanas”, ellas lo bendicen, él dice “amén”, y luego todos me ven por segundos que parecen siglos.

Me niego rotundamente a decir un “amén” incómodo por una bendición que no pedí de personas que no conozco. Es bienvenida y apreciada en gesto aunque no va a ser respondida con nada más que una ligera sonrisa llena de preocupación por parecer natural. Todo el proceso es innecesario e incómodo… pero también es totalmente evitable una vez que aprendes a reaccionar con rapidez:

Finge un ligero ataque de asma y muévete hacia un lado

Las monjas son fáciles de ver, apenas las veas acercarse y notes el brillo en los ojos de tu amigo, tócate la garganta como si sintieras algo. Cuando estén más o menos cercanas, tose levemente y retírate hasta que todo haya pasado.

Aprovecha el momento para llamar a tu papá

¿Hace cuanto no hablas con él? No hay mejor momento que cuando sabes que vas a recibir una bendición a la que no sabrás cómo reaccionar. 

Finge no haber escuchado

Mira hacia el infinito unos segundos mientras ocurre todo, y cuando terminen voltea y di “¿dijiste algo?” nadie te va a decir “oh sí, es que pedí la bendición entonces me la dieron y luego yo dije amén”. No te van a hacer un recuento, seguirán hablándote de lo que sea que hablaban previo al encuentro.

Asimílate

Porque el mundo está lleno de personas que constantemente acaban conversaciones con “que Dios te bendiga” y no podrás ser innecesariamente raro con todos. 

TheA logo
Más artículos
Un cuarto digno de Instagram