El “All Dayer”: La manera de vivir de los tempraneros

El “All Dayer”: La manera de vivir de los tempraneros

Es posible que te levantes en las mañanas de buen humor, en ocasiones, de demasiado buen humor y que esto aturda, ponga bajo estrés, e incomode profundamente a las personas a tu alrededor.

También puede suceder que más de una vez te has encontrado despierta en casa de una amiga atornillada al celular y dándole refresh a Instagram más de 13 veces porque nadie en esta casa ajena a la tuya se ha levantado, y “qué pena ir a la cocina a servirte un vaso de agua y despertar a alguien”.

Es muy probable que luego de una buena rumba tengas los ojos abiertos a las 9 a pesar de haberte acostado tan solo un par de horas antes.

Si eres como yo, más de una vez te levantaste de madrugada a refrescar la materia que va para el examen que vas a presentar esa misma mañana.

Seguramente también tienes un grupo de amigas que no soporta llevarte el ritmo de la conversación que quieres en camino a la primera clase de la universidad.

Y si te sentiste totalmente identificada con todo lo que dije anteriormente puede que ya sepas que las mañanas son lo tuyo. Popularmente somos conocidas como morning larks”.

(Dado el caso de que ninguna de estas situaciones han estado presentes en tu vida, eres un night owl o como les digo yo: “una marmota que hiberna”. Pero en esta ocasión no me voy a dirigir a ustedes.)

El perfil típico de una “tempranera” es aquel de una persona que tenga su pico de productividad, creatividad, energía y buen humor justo después de levantarse a tempranas horas de la mañana. En general no les cuesta levantarse muy temprano, no saben que existe el botón de snooze, para el mediodía ya tienen la mitad de su to do list hecho y son el eterno martirio de los que detestan las mañanas, sobretodo los lunes.

Personajes de gran relevancia histórica han sido morning persons. Franklin, Kafka, el fundador de Tumblr, el CEO de Pepsi, Darwin, Churchill, Steve Jobs, Anna Wintour, Hemingway, Aristóteles y el famoso negrito fullero de Obama prendían y prenden la cafetera antes que salga el sol.

Como apreciarás, tanto en el campo de la política, como en el de los negocios y las ramas intelectuales, un rasgo típico de las personas exitosas ha sido el empezar sus días temprano y todo esto sirve a un maravilloso motivo. Comenzar el día más temprano implica llevar unas horas de delantera al resto del mundo y tener mucho más tiempo en el día para lograr tus metas.

La eterna lucha de si es mejor ser un night owl o un morning lark, ha enfocado sus esfuerzos en justamente resaltar todo lo bueno de levantarse a tal o cual hora.

Es un rasgo típico de las personas que se levantan tarde ser un poco más creativas y tienen mejor sentido del humor (o eso dicen ). Por otro lado, las personas que se levantan muy temprano tienen una tendencia de lograr sus metas profesionales con más efectividad.

Christopher Randler entrevistó a 567 estudiantes y descubrió que aquellos que se levantaban temprano tendían a querer y poder cambiar las situaciones a su favor, orientando todas las realidades a que funcionen a su beneficio y de esta forma demostrando ser más proactivos.

Según Randler, en el sentido de aspiraciones profesionales y funcionalidad corporativa, las morning persons tienen muchísimo más éxito que aquellas que enfocan energías en la noche. La razón como dije antes es simple, más tiempo en la mañana significa más concentración, más tiempo en el día y más planificación resultando en más proactividad y así en un súper desempeño en el trabajo.

Los mañaneros somos más propensos a organizarnos mejor y si sabes que tu pico de actividad mental es a tempranas horas de la mañana, pues te podemos decir la manera más efectiva de lograr hacer un “All Dayer”, es decir, optimizar tu manera de trabajar en la mañana para que mejores aún más ese maravilloso rasgo de ser un early bird.

Cosas a considerar para ser “the early bird who gets the best worm”:

1. Levantarte una hora más temprano, se transforma en 15 días más al año:

Imagina entonces todo el tiempo extra en comparación a tus amigas marmotas (y competitivos co-workers) con el que cuentas.

2. Realmente necesitas entre 6 a 7 horas para dormir:

Es decir, con que te acuestes a las 10 p.m. y te levantes a las 5 a.m. estás lista.

3. Hay una infinidad de posibilidades en la mañana:

Si no necesitas adelantar trabajo o materia de la universidad, las mañanas son el momento perfecto para hacer cosas que te gusten y que puedas disfrutar hacer sola porque bueno, el resto del mundo duerme. Meditar temprano en la mañana se ha descubierto que logra ayudarte a pasar el resto del día más relajada y que vas a poder manejar mejor el estrés.

4. Es el tiempo perfecto para hacer ejercicio:

Las máquinas del gimnasio están vacías, las calles están frías y nadie te molesta. Además activarán tu energía y pondrán a trabajar las endorfinas para que pases el resto del día de buen humor. 

5. Eres más creativa en la mañana:

Haberte recién levantado significa que tu mente ha estado en descanso por mucho tiempo, no estás pensando en mucho y tu creatividad va en ascenso. Aprovéchala.

6. Tienes más tiempo para preparar tu comida:

Hazte un buen desayuno y aliméntate bien. Esta es la comida menos apreciada del día y realmente es la más importante, te da el golpe de energía que necesitas, estarás de mejor humor al llegar a clases y a la oficina y a parte, ¿a quién le cae mal una arepa con perico y tocineta en la mañana?

7. Llegas con calma:

Porque tuviste tiempo de comer, arreglarte y sortear lo que vas a hacer en el día, no llegas desesperada a trabajar y vas con un promedio de 45 minutos de delantera en comparación a los demás.

8. Haces tu to do list:

Esta es la mejor parte de levantarse temprano, que puedes pensar y organizar tu día sin apuro y priorizando, lo que significa que lograrás cumplir todas las cosas más efectivamente y con más calma.

Si te dió un poco de celos todos los beneficios de levantarse temprano y te cuesta salir de tu cama antes del mediodía, te tengo la excelente noticia de que los cronotipos (tu reloj biológico) es posible cambiarlo en un 50%. Aunque el otro 50% esté definido por genética, hay técnicas para acostumbrarte a ser como nosotros. No te arrepentirás, aparentemente los morning persons tenemos menos riesgos de padecer depresión y bueno como ya sabes, somos más exitosos en el campo laboral.

Por otra parte, si todavía no sabes cuál es el tiempo en el que trabajas mejor, aquí hay un método para que lo descubras.

Buenos días mis alondras mañaneras.

TheA logo
Suscríbete
Sabemos que suena sospechoso... pero hazlo