El síndrome que puede estar acechando tus domingos sin que lo sepas

¿Te ha pasado que a eso de las 4 de la tarde el domingo, sientes como si te hubiese pasado por encima un camión de tristeza? Bienvenido al Sunday Night Blues.

Es un fenómeno que existe. Según una encuesta de Monster, 78% de las personas lo sufre y 40% de ellas dice que lo ha tenido severo.

Por alguna razón, cuando empieza a caer el sol los domingos, sentimos una especie de ansiedad y depresión por un fin de semana que se termina y una semana de trabajo y de estudio que comienza.

Absurdo pensar que después de un buen fin de semana de rumba nos sintamos tan mal. Pero es que el Sunday Night Blues pega mucho más fuerte cuando la semana fue buena.

A nadie le gusta sentirse mal, y pareciera ser que el Sunday Night Blues es un feeling inevitable que anticipamos toda la semana. Nos resignamos a pensar que los domingos están destinados a ser momentos de melancolía como el video de “Everybody Hurts” y la gente viendo por la ventana de un carro en un día lluvioso.

Pero para tu tranquilidad y la del resto del mundo hay una noticia espectacular: tu Sunday Night Blues se puede combatir de 5 maneras muy fáciles.

1. Haz que tu viernes sea tu lunes

Es mucho más fácil empezar a trabajar o a estudiar los lunes si el viernes anterior dejaste planificado, ordenado y pensado qué es lo que tienes que hacer. Antes de terminar el viernes, anticipa lo que vas a hacer la semana siguiente, manda los emails necesarios, puntualiza las reuniones que hagan falta y ordena tu espacio de trabajo. De esta manera evitarás que en el domingo te dé un ataque de ansiedad por pensar en todo lo tienes que hacer el día siguiente.

2. Organiza una actividad divertida

No dejes que se te pase el día echada en cama. Evita quedarte encerrada en casa y sal. Anótate a una clase de yoga, visita a tu abuela, tómate unos tragos con tus amigas, prepárale almuerzo a tu novio, ve al parque. Incluso el cine es excelente idea. El punto es salir, ver gente y distraerte. Las personas que están más ocupadas son menos propensas a deprimirse, ergo, así sea sacar a pasear a tu gato con una correa, procura no pasar el día entero viendo de nuevo todas las temporadas de House of Cards.

3. Escribe como te sientes

Pon en papel tus sentimientos. Si vas viendo que la luz del día empieza a cambiar, ves todo más callado, te sientes sola y te dan un poquito de ganas de soltar una lagrimita, escríbelo. Poner los pensamientos negativos y preocupaciones en papel es una manera fenomenal de desahogo, porque literalmente funciona como un filtro. Si escribes lo mal que sientes después te sientes mucho mejor porque evitas darle mas vuelta a las cosas en la cabeza, concretas tus pensamientos y te sientes más ubicada. 

4. Evita el alcohol

Es difícil salir a una fiesta un sábado y no caer en la tentación del ocasional par de vodkas. Sin embargo, si la bebida se te va de las manos, el domingo (además de tener una espectacular resaca) te sentirás mucho más triste. El alcohol aumenta tus niveles de ansiedad. Por tanto, si sales el sábado, tómate un par de aguas antes de dormir junto a dos potentes aspirinas y el domingo dile chao a las mimosas para no colaborar con el blues.

5. Ten algo por lo que emocionarte

Piensa en algo que te alegre que va a pasar la semana entrante. No tiene que ser nada muy pomposo. Puede ser un capítulo nuevo de tu serie favorita, una cita en la peluquería, una comida que tengas planeada, la llegada de un familiar, hasta pensar que el martes te vas a comer un helado. El objetivo es que realmente te emociones por lo que vaya a pasar y que pienses mucho en ello en vez de las preocupaciones que te nublan la mente durante el domingo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
El mundo tampoco sería un mejor lugar si los roles de género estuvieran invertidos