Sí es posible encontrarte y ser independiente en una relación

Sí es posible encontrarte y ser independiente en una relación

Me ha pasado (y me han contado) que estar en una relación te absorbe y te consume como un hoyo negro o un país socialista. De repente entras en lo que llaman un dick sand: ese hoyo negro o arena movediza en la que se cae cuando nos olvidamos de nosotras mismas mientras estamos con un tipo. Dejamos de hacer lo que nos gusta, de salir con nuestros panas y en fin, de tener una vida separada de esa relación.

A todos nos ha pasado en algún punto, nos enamoramos y de repente hacemos de la otra persona el todo de nuestra vida: pasamos los fines de semana en su casa, nos hacemos amigos de sus amigos, nos volvemos en la hija o hijo que sus padres nunca tuvieron, tienen su nombre sellado en casi la totalidad de series de Netflix y en fin, está en todas partes, y marcar el límite desde el principio nos parece innecesario y hasta estúpido. Eso es porque es difícil darse cuenta que hace falta un límite.

Entonces, eventualmente, colapsamos y nos damos cuenta que nos hemos perdido por completo, y peor, de forma voluntaria.

La mayoría vuelve su relación en algo tóxico en el que se reclaman el uno al otro el haberse entregado tanto, otros pocos lo hablan y llegan a una solución. Casi siempre esa solución involucra cortar la relación de una vez como si fuese un sándwich compartido (aquí está lo tuyo y aquí lo mío, chao), otra solución es marcar ese límite que no hicieron desde un principio y más importante, respetarlo.

Tener metas, perseguirlas, volver a frecuentar esos amigos a quienes les sacaste el culo por salir con tu novio, ver las películas que al otro nunca le llamaron la atención e ir marcando esa línea entre él/ ella y tú. Porque sí es posible, y si llegar a esta solución parece ser el fin del mundo, entonces noticias: he/she is not the one.

Otra cosa que hay que aclarar es que las relaciones son un peo, siempre lo han sido y siempre nos hemos hecho los locos al respecto. Y cada peo es distinto, entonces la peor cosa que puedes hacer para resolver los conflictos con tu pareja es escuchar el consejo de alguien más. Nadie puede escucharte mejor que tú misma.

La pregunta clave es “qué quieres” y otra no tan clave pero igual de importante es “qué NO quieres”. Y ahí, damas, caballeros y señoras coleonas del metro que no son gente, es el secreto de una relación sana.

Difícil, ¿no?

TheA logo
Suscríbete
Sabemos que suena sospechoso... pero hazlo