Se alquila novio para los domingos

Hace unas semanas, una tarde de domingo a eso de las sunday blues(como a las 4:45 p.m.) mientras el sol caía, la resaca se hacía más fuerte y los pensamientos medio suicidas empezaban a parecer un poco más sensatos, sucedió una idea milenaria.

Como pupú de pájaro, inesperadamente, la idea cayó del cielo causando gran shock y a la vez desagrado.

La razón del Sunday Blues, como hemos expuesto antes, es esa depresión anticipada y no tan repentina que sucede los domingos. ¿Las razones? multiples. La baja de endorfinas después de un sábado de rumba y tragos, la espera impaciente de un lunes de trabajo que se encuentra a la vuelta de la esquina, el hecho de sentir que tienes licencia para procrastinar, la mala programación de películas en la televisión y sobretodo la soledad.

Los seres humanos y más específicamente los latinos, somos animales gregarios, nos encanta la compañía (por no decir que necesitamos de ella). Esto hace que la soledad de los domingos como síntoma del sunday blues cobre sentido. Es hasta lógico que los domingos echada en la cama sientas la urgencia de intercambiar un par de palabras con alguien o simplemente disfrutar de una silenciosa compañía.

Parece ser que a las 4:00 p.m. lo que más necesitamos es del cuidado de alguien o de unos erizantes cariñitos. Por lo tanto, hace un par de domingos, tal como señalé anteriormente, de sorpresa como la manzana que le cayó a Newton en la cabeza, la solución a parte de esta depresión dominguera surgió.

La manera correcta de pasar el fin del fin de semana es alquilando un novio.

Por más loco que parezca, tiene todo el sentido del mundo. A todos les hace falta pedir comida china, arroparse a ver una película con aire acondicionado, abrazarse de cerca y no decir ni una palabra los domingos, tomando en consideración que esa es realmente la función de una relación de pareja ese día.

Lo trascendental de la idea es que no necesitas estar en una relación para gozar de los beneficios de un “novio dominguero”, sino que acordando términos y límites con un amigo o amiga, ambos pueden beneficiarse de pasar el fin del fin juntos.

Sin compromisos de lazos sentimentales ni sexuales, pueden pasar el resto de la semana con sus actividades regulares y “acuchararse” el domingo, como todos queremos.

En caso de no poder encontrar a una amistad cercana que ceda a la locura de esta idea, pues lo más fácil es hacer un aviso y estar dispuestos a dar algún tipo de beneficio monetario por el servicio.

Sí, la idea de prostitución también me cruzó la mente, pero es clave volver a aclarar que el contrato de prestación y alquiler de novios domingueros no contempla ningún tipo de vinculación sexual, o peor aún, amorosa. Al menos que bueno….

Retomando lo ventajoso de unirse a este movimiento. Hay que considerar que pasar un domingo con una conversa interesante, comentando de la película que ves y teniendo a alguien que de buena fe te compre un Gatorade, es invaluable. También debemos considerar lo bonito que es comer acompañado, no sentirse obligado a quitarse el pijama y quedar abrazados en un cuarto frío tan oscuro que no sabes qué hora del día es.

Y aunque hagamos énfasis en que tanto el sexo como el amor no están arropados bajo el manto del noviazgo alquilado para los domingos, hay cierta satisfacción sentimental en disfrutar de la compañía de alguien que te abraza y te consiente cuando la amenaza del lunes acecha.

Es un contrato egoísta y un poco morboso pero, ¿realmente qué contrato no lo es? Además, una vez que se acuerden los límites, ambas partes deben considerar que lo establecido es beneficioso para ambos, porque de nuevo, a nadie le gusta pasar los domingos solos.

Es tan versátil y maravillosa la idea que se presta para cualquier escenario sentimental. Tanto aquellas personas en relaciones a distancias, como las que no tienen amistades del otro sexo, los mejores amigos e incluso aquellos enamorados de sus perros, pueden anotarse al movimiento. Esto por supuesto, porque no hay nada de comprometedor en pasar el domingo en compañía viendo Rápido y Furioso 20 con una caja de Dominos’.

Esperando que te haya convencido de que los domingos se pasan mejor con comida, con frío y en pareja, te dejo las directrices y un formato ejemplo de lo que puedes anunciar en tus redes sociales para iniciar la búsqueda de tu novio dominguero.

AVISO, SE BUSCA NOVIO, EXCLUSIVAMENTE PARA LOS DOMINGOS

Se solicita hombre entre 20 y 27 años que sirva de acompañante de spooning para las tardes de los domingos.

Es necesario que:

Huela bien, maneje el arte de la conversación trivial, disfrute de cualquier película que Directv haya repetido más de 13 veces, que disfrute la comida chatarra, que se presente con 4 bebidas energéticas, otras cargadas de electrolitos y una buena cobija peluda, tolere el aire acondicionado a “full mecha”, que sea de aspecto físico agradable y esté dispuesto a pararse en mitad de la película a buscar agua.

No se permitirá:

Llegar oliendo a rumba, presentarse sin 2 películas quemadas ni enamorarse. Tampoco se contemplará el hecho de caminar descalzo, los pies dan asco.

Importante destacar:

Es obligatorio que le guste ser la cuchara grande en el spooning y aclarar que los besos y otros tipos de contacto íntimo están prohibidos. Bueno, al menos que ambas partes den consentimiento, pero en dado caso la empresa no se hace responsable de futuras relaciones que duren más que el domingo.

Horario de trabajo:

Desde las 12:00 p.m. (o cuando se levante de la resaca) hasta las 8:30 p.m. (o cuando se vuelvan a dormir)

Sunday morning rain is falling…

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
¿Por qué en Asia las mujeres quieren ser blancas?