¿Realmente influyen los astros en nuestra conducta?

Estamos atentos a todas las publicaciones de Mía Astral, seguimos cuentas de memes de astrología en redes sociales y estamos más pendientes de cuándo será el próximo Mercurio retrógrado que de tomar ocho vasos de agua al día. La astrología se ha convertido en algo cotidiano y la vinculamos con todos los aspectos posibles de nuestra vida. Antes, cuando conocías a alguien, una pregunta para romper el hielo era “¿qué signo eres?”, ahora la pregunta se mantiene, pero hemos agregado otras como: “¿cuál es tu ascendente?”, “¿cuál es tu signo lunar?” o “¿en qué grado tienes la luna?”. De esta manera se desata una conversación astrológica en la que siempre hay uno que se queda en completo silencio porque si ni siquiera recuerda lo que desayunó en la mañana, ¿cómo va a saber en qué grado tiene a la luna?

via GIPHY

En efecto, la popularidad de la astrología actualmente es irrefutable, consultamos a brujas y a tarotistas por internet, y buscamos religiosamente lo que le depara el universo a nuestro signo zodiacal conforme van pasando los meses. Pero, ¿qué tienen que ver los planetas y las estrellas con nuestra conducta y lo que hacemos?, ¿cómo influyen los astros en nuestra personalidad? Para respondernos, está Didi Daze, astrólogo y tarotista con quien ya hemos colaborado en otras oportunidades en The Amaranta. Él nos explicará de acuerdo a sus conocimientos cómo funciona esto de la astrología, sobre todo para aquellos que aún no pueden intervenir en las conversaciones acerca de este tema porque se sienten fuera de lugar o simplemente no entienden nada al respecto.

¿Realmente influye la alineación de los astros y los planetas en nuestra vida? ¿De qué manera?

La astrología se basa en el principio del macrocosmo y el microcosmo, el cual plantea que lo que ocurre en una escala mayor, es decir, el cosmos, es una representación de lo que ocurre en una escala menor, o sea, el individuo. No es una fe, ni mucho menos una religión que amerita que creas ciegamente en ella. La experiencia y el uso de la astrología demuestran su practicidad, y al igual que la música y el arte, la astrología es un lenguaje que le otorga a quien desee hablarlo un área distinta para explorarse y comunicar. 

¿Qué es la carta natal?

La carta natal es una imagen fija del posicionamiento de los planetas en el momento exacto de un nacimiento. Es nuestra huella cósmica. Analizándola y entendiéndola podemos observar elementos característicos de nuestra personalidad, traumas, pasados kármicos, talentos, aspiraciones y posibles metas en la vida.

En su esencia más básica, cuenta con diez planetas —Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón—, una subdivisión en doce casas, todos los signos del zodíaco —Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis— y puntos especiales, los que conocemos como ascendente, descendente, medium coeli, imum coeli, nodo Norte y nodo Sur. Adicionalmente, se le puede agregar el estudio de los asteroides Quirón, Juno, Ceres, Vesta, Palas Atenea y las estrellas fijas Spica, Sirius, Alcyone. 

¿Qué significa que la Luna se encuentre sobre algún signo? ¿En qué nos cambia?

En nuestra carta natal, la Luna muestra cómo procesamos los sentimientos y cómo nos sentimos nutridos. Es la capa de nuestra personalidad a la que solo nuestros familiares y amigos cercanos pueden acceder. 

Aparte de nuestra Luna natal, existe la Luna de tránsito, la cual es básicamente la luna del momento. Es el “planeta” que transita de manera más rápida y muestra mayores cambios en nuestros sentimientos, ya que cambia de signo aproximadamente cada dos días y medio. Si la Luna se encuentra en Tauro, por ejemplo, serán unos días en los que le daremos prioridad al cuidado personal y nos darán ganas de prender ocho velas aromáticas y relajarnos en una tina con un bathbomb mientras tomamos una copa de Moët —o la botella entera, no juzgo—. También es importante observar la fase de la Luna, es decir, si es nueva, creciente, llena o menguante, porque moldea el propósito de la energía. Particularmente, le doy importancia al momento en el cual la Luna no hace ningún aspecto importante desde que termina su tránsito en un signo para ingresar en el otro. Este momento es denominado “Void of Course” y nos hace sentir más cansados, sin ganas de hacer nada y como flotando en el espacio.

¿Por qué Mercurio retrógrado es el temor de las comunicaciones fluidas?

Que un planeta esté en su movimiento retrógrado no significa literalmente que está girando al revés —es físicamente imposible—, sino que la percepción de su movimiento desde la Tierra genera esa sensación. 

Mercurio es el planeta de la actividad mental y la comunicación. Gobierna sobre nuestra inteligencia, nuestras percepciones, nuestro razonamiento, nuestra memoria, nuestra habla y nuestra escritura. Particularmente, es el retrógrado más conocido y temido, ya que ocurre en tres o cuatro oportunidades anualmente y cada una dura un mes. Trae consigo confusiones, malentendidos y a ese ex fastidioso que siempre se vuelve a manifestar. 

El último Mercurio retrógrado comenzó el 31 de octubre, bajo el signo Escorpio —el detective del zodíaco—, ayudándonos a quitarles la máscara a las personas para descubrir su rostro verdadero y poder eliminar de nuestra vida todo lo que no nos sirve.

Aunque no se aconseja comenzar nada nuevo durante este período, es un buen momento para revisitar cosas del pasado. Asimismo, si tienes que hacer un viaje o firmar un contrato, es indispensable chequear que todo esté perfecto muchísimas veces. En cuanto a nuestras relaciones interpersonales, es un momento en el cual la tergiversación de información e ideas suele ocurrir con mayor facilidad. La famosa cita de la representante de la Costa Oriental, Mary Grey Quero, en el Miss Venezuela del año 2006 engloba lo que es esta energía pesada: “He aprendido la verdadera paciencia, porque de verdad por todo me obstino”. 

via GIPHY

Con esta explicación, literalmente for dummies, quedan un poco más claros algunos de los puntos más relevantes que toca la astrología. Ahora bien, desde un punto de vista científico: ¿esto es real? ¿Cómo funciona?

Un estudio de la Universidad de Vanderbilt publicado por la revista Nature Neuroscience respalda el principio fundamental de la astrología, el cual se basa en que la posición de los planetas en el momento del nacimiento de alguien influye en su personalidad. El estudio se hizo con el fin de analizar diversas hipótesis astrológicas y desmentirlas, pero los investigadores terminaron por medir algunos cambios funcionales en el cerebro que se daban debido a las posiciones planetarias y a este fenómeno lo denominaron “biología estacional”. 

Entre otros estudios que tratan de comprobar la veracidad de la astrología también se encuentra la teoría del efecto Marte, formulada por el psicólogo y estadista Michel Gauquelin. En esta investigación se explica la relación entre la posición de Marte, conocido por ser el planeta de la guerra y tener el hierro como elemento, y el nacimiento de los atletas profesionales. Este estudio fue corroborado por otros profesionales, quienes concluyen que hay evidencia científica a favor del efecto Marte. Sin embargo, es importante destacar que otros especialistas señalan que los resultados obtenidos por Gauquelin no han podido ser replicados en estudios posteriores y sugieren que hubo influencia en los criterios de selección para dicho análisis. 

Por otro lado, el psiquiatra Thomas Wehr, del Instituto Nacional de la Salud Mental, publicó un estudio en el que analizó a 18 pacientes con trastorno bipolar cuyos ciclos maníacos-depresivos variaban según la amplitud de las mareas que la luna proporcionaba. En la conclusión de la investigación señaló que estos resultados apuntan hacia aspectos de la gravedad y la biofísica que recién comienzan a investigarse y, aunque efectivamente hallaron cambios anímicos en los pacientes según el arrastre lunar, no se puede afirmar nada.

Ahora que entiendes mejor algunos términos astrológicos y conoces estudios que se han hecho sobre el tema, podrás intervenir con mayor propiedad en una conversación acerca de este tema. La parte más importante, sin embargo, es que ahora sabes que si tu ex regresa en Mercurio retrógrado, debes armarte de valor y terminar de botarlo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TheA logo
Más artículos
Por qué la universidad no te enseña a pensar