Razones por las que deberías dejar de enfrascarte en el ‘tipo ideal’

Abandona la búsqueda de ese ‘príncipe azul en un caballo blanco’

Llámenme lo que quieran, pero si me llegara a encontrar un hombre pálido que pareciera recién salido de El cadáver de la novia, con la actitud del señor Darcy, fiel seguidor de Tarantino y los gustos musicales de un gótico de los ochenta, yo me derretiría como un iceberg en el 2055 gracias al calentamiento global.

Estar estancada en ese pensamiento no solo me hizo tener únicamente relaciones tóxicas con personas con problemas de drogas —obvio—, sino que hizo que me perdiera de muchas cosas interesantes de la vida. Todo eso lo vi cuando comencé a salir con un niño completamente distinto a lo que buscaba.

Así que compartiré aquí la razón por la que deberías dejar de rastrear ese estereotipo de lo que tú crees que es el tipo ideal y comenzar a darle una oportunidad a gente completamente distinta a la que tienes en mente.

via GIPHY

¿Cómo se crean los prototipos?

La formación de nuestros gustos empieza en la niñez, cuando inicia nuestro proceso de socialización o aprendizaje de la cultura a través del ambiente que nos rodea y nuestra interacción con él, dice el libro Sociología de Salvador Giner. Eso incluye la creación de la figura del “príncipe azul” o la “princesa de los sueños” en nuestras cabezas.

De acuerdo a un estudio publicado por Current Biology en el 2015, los gustos estéticos para escoger a nuestras parejas dependen de las experiencias en la vida, las características del entorno de crecimiento y percepción facial de cada uno como individuo.

via GIPHY

No solo se trata de  buscar a una persona basándonos únicamente en su aspecto, sino que además debe cumplir con una lista de requisitos que se origina a partir del tipo de apego emocional de cada uno de nosotros. Este deriva de la seguridad, el amor y la atención que percibíamos como bebés por parte de nuestros papás, según una investigación hecha por Kelly A. Brennan, Catherine L. Clark y Phillip R. Shaver en 1998. Lo que quiere decir esto es que siempre vamos a buscar características adecuadas para nuestra clase de apego con el fin de sentirnos como en nuestra niñez. Sin embargo, si el tipo de apego emocional que se originó en tu crianza no es el mejor y buscas eso en tu vida adulta, esto puede implicar un problema. Va más allá de tus inseguridades y puede hacerte entrar en situaciones circulares: conoces a alguien, ves que no tiene las características que deseas y lo abandonas sin pensarlo dos veces.

via GIPHY

Deja ir a tu ‘príncipe encantador’

Un estudio realizado por la Universidad de Yale indica que los humanos aprendemos únicamente cuando existe incertidumbre en los resultados porque identificamos cómo las variables pueden afectar el hecho final e intentamos ajustarlas para que el efecto sea el deseado. Eso se asocia al tema de las relaciones porque la mayoría del tiempo sabemos cómo va a terminar esa situación sentimental con el hombre que es casi igual al último con el que salimos, a pesar de que en general tenemos la esperanza de que todo sea distinto dada la creencia de que no todas las experiencias son iguales. En la investigación mencionan que el miedo al cambio es completamente normal, pero si de verdad quieres mejorar y avanzar, necesitas romper con eso que sabes que no funciona y conocer cosas nuevas.

Si salimos de ese ciclo sin fin que inicia en nuestra infancia, encontraremos nuevas experiencias que nos dejarán muchos conocimientos nuevos: algún deporte que nunca antes te habías atrevido a hacer, una serie que te apasione o recetas nuevas.

El tema del yin y el yang también aplica. Nos aburrimos si la persona es completamente igual a nosotros puesto que la mayoría del tiempo queremos algo que nos saque de nuestras casillas y nos muestre “un mundo ideal”.

via GIPHY

TheA logo
Más artículos
paranormal
Mitos y apariciones: la lógica detrás de lo paranormal