¿Qué es lo peor que podría pasar?

¿Qué es lo peor que podría pasar?

Si lo vemos de la forma intensa, nuestra cotidianidad es un acumulado de pequeños obstáculos que nos encargamos de superar varias veces al día. Pequeñeces, como evitar que se te queme el café, que no se te olviden las llaves, hacer el trabajo que tienes pendiente de la universidad, responderle a tu tía, evitar caerle a patadas a los babosos que te sisean, en fin, make it through the day.

Pero como nos gusta exagerar las cosas, omitimos el hecho de que el mundo seguirá girando después de cualquier mala jugada que hagamos (o nos hagan). Porque la verdad es que, en cuanto una de esas pequeñeces deje de funcionar para nosotras, ahí estaremos en nuestro trono y con nuestra soberbia corona de drama queen, orgullosas del desastre que hemos hecho por algo no tan importante como nos convencemos de creer.

Así que sabiendo que eres como esa gente que se c*ga en cualquier película de terror, pero aún así va a verla en el cine aunque sea con los ojos tapados, te diremos lo que tanto quieres escuchar. Lo que DE VERDAD Y DE PANA pasará cada vez que algo salga ligeramente mal.

Si raspas un examen

Lamento decirte esto, pero si raspas un parcial en la universidad o en el colegio, tienes todas las razones para llorar porque nadie nunca raspa un examen. Los que lo hacen estrenan un precioso expediente que formará ya parte de tu identidad. Ahí estará al lado de tu nombre la cantidad de parciales que has raspado. Es muy probable que al cumplir solo con tres, te expulsen de la universidad y lo peor es que tendrás que echarle bol*s para conseguir un trabajo.

Nadie nunca te contratará si tienes un número después de tu nombre, y tampoco podrás tener ninguna cita con algún chamo lindo, solo tendrás chance con los que tienen los dientes torcidos y que hagan comentarios babosos. Porque un chamo decente que se respete, no sale con chicas que hayan raspado un parcial. Ugh.

Lo siento por ti.

Si tu novio te termina

Esto es lo peor que te podrá pasar, porque si tu novio te dice “chao, bacalao”, instantáneamente te volverás un bagre asqueroso y nadie, ni chico ni chica, te volverá a prestar atención más nunca. Esa será la última relación que tendrás en tu vida. Serás una paria de la sociedad porque te has convertido en LA PRIMERA MUJER DEL MUNDO a la que le han terminado.

Tu vida acabará porque obvio ningún profesor querrá darle clases a una niña soltera y con todo el tiempo del mundo, y mucho menos querrá contratarte una empresa que se entere que te han botado.

Así que sí, tu vida prácticamente terminó.

Si te atreves a decir “No” a un compromiso

¿Sabías que la lepra era un castigo de la Antigua Roma para los que falseaban en las reuniones? Pues el efecto de la lepra no ha cambiado, ya no se te pone la piel fea, pero así te verán tus amigos por EL RESTO DE TU VIDA, ya no serás parte del grupo de amigos y todos conspirarán para sacarte de los grupos de Whatsapp, eliminarte de todas las redes sociales y prácticamente borrarán cualquier registro de tu existencia.

Y solo si dices que no a un solo compromiso, no imagino si lo haces dos veces. Decir no es un delito en el mundo posmoderno, y la única compañía que podrás tener será la de tus gatos. Sí, a los que no les gusta beber canelita ni ir al cine contigo. Pero bueno, tendrás que acostumbrarte.

Si te botan del trabajo

Uffff, si te despiden te convertirás de inmediato en una persona sin talento y sin capacidad de crecer profesionalmente. Te quedarás desempleado para siempre y cada vez que quieras dedicarte a tu trabajo, escucharás las palabras de tus jefes diciéndote lo mal que te has portado, palabras que obviamente creerás porque, ¿quién tiene intenciones de superarse? Tú no porque la carta de despido le gana a la carta de mejorar en lo que te gusta como si de un jueguito de Yu-Gi-Oh! se tratara. Ni siquiera puedo creer que buscara en google cómo se escribía ese juego por ti, por lástima imagino.

Perdón pero alguien tenía que decírtelo.

Si se te olvida hacerle una favor a tu mamá

Simple, tú mamá se olvidará que te cargó en el vientre y crecerá dentro de ella un odio incalculable y de dudosa duración. Más nunca querrá dedicarte una palabra y te mandará a limpiar la casa TODOS LOS DÍAS.

Esta es la pura verdad y es probable que la drama queen dentro de ti me de toda la razón del mundo. Porque en cuanto falles en alguna cosa, por más mínima que sea, tu vida será un completo desastre y no tendrás ninguna oportunidad de cambiarla.

Y eso es lo peor que te podría pasar.