Por qué no queremos ser unas niñas mojigatas

Hay cosas en la vida que nadie nunca quiere ser. Por ejemplo; nadie nunca quiere pasar hambre, ni vender su cuerpo por sexo, ni ser comunista. Son situaciones por las que nadie quiere pasar, sin importar de dónde vengas, cómo pienses, o qué te guste.

Ahora, más allá de la satisfacción de nuestras necesidades básicas de vida, hay elementos menos importantes que de igual forma; nosotras, jóvenes del siglo XXI y con una mentalidad progresista , debemos considerar como prioridad. Al hablar de prioridad, me refiero a aquellas conductas sociales que tampoco nunca queremos adquirir. Ser unas mantenidas, tener un novio machista o actuar como unas niñas mojigatas, son conductas que cualquier joven con cabeza de este nuevo milenio no quiere adquirir.

Ver relacionados:

Ya va, ¿qué es ser una niña mojigata?

Para ser más específicos, según el tío Google:

En otras palabras, tu amiga que se horroriza cuando le cuentas que dormiste en casa de un chamo que conociste ese mismo día; cuando ella también haría exactamente lo mismo.

En este mundo de gente defensora de lo moral y de lo correcto, lo que menos queremos ser es la niña que juzga los actos no éticos a cuenta de que, según sus principios, no está bien que te beses con dos tipos en una misma noche. El que una mujer se escandalice por la actitud que tenga otra mujer al actuar sexualmente, además de ser estúpido, es una actitud que entre nosotras no deberíamos tolerar.

Primero, porque cada quien es libre de hacer lo que quiera con su sexualidad; segundo, porque acostarte o no con alguien es tú problema y de más nadie; y tercero, porque definitivamente hay mil cosas más importantes de qué preocuparte que el hecho de que tu mejor amiga le ande coqueteando a toda una fiesta.

Preocupémonos más porque esa amiga que se acostó con un tipo aleatorio haya sido con protección. Porque nadie quiere tener un embarazo precoz ni una enfermedad de transmisión sexual. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Seguí una rutina de belleza libre de crueldad en Venezuela por una semana