Pensamientos peligrosos que no deberías tener en tu relación

Para saber si estamos al borde de una crisis de celopatía o no

Estar enamorado es de los mejores sentimientos que se puede tener en la vida. Te sientes querida, solo piensas en cosas bonitas, crees en la magia y eres completamente desagradable a los ojos de quienes no sienten tu amor. Bueno, claro, todo esto aplica si la otra persona también está enamorada de ti.

Al principio de una relación amorosa conocemos poco a poco a esa persona, estudiamos sus mañas, gustos y hasta sus manías más desagradables nos parecen una ternura. Esto dura hasta que tienes dos años con tu novio y el hecho de que eructe cada vez que come te empieza a asquear.

Así como vamos viendo las cosas de otra manera en un noviazgo, también empiezan a surgir inseguridades que a todas, como mujeres, sin importar el contexto, nos han atacado en la vida. El problema aparece cuando esas incertidumbres nos hacen tener pensamientos que, en cualquier mente ajena y racional, serían una locura. Por este motivo decidimos, nosotras redactoras de The Amaranta que también hemos celado a nuestras parejas, describir una serie de red flags que pasan por tu cabeza y que NO deberías tener en tu relación.

‘Le voy a revisar el teléfono’

JAMÁS. Y si estás leyendo esto y alguna vez lo has hecho o, peor, lo haces con frecuencia, revísate. Lo que tienes en tu celular —conversaciones, fotos, documentos— es privado. Nadie tiene derecho de revisarte tus cosas personales. Ninguna persona con sanidad mental podría considerar que, para tener una relación armoniosa de pareja, la clave está en saberse la contraseña del teléfono del otro para chequearlo cuando le provoque. Es un acto que dice inseguridad por todas partes y además te hace ver como una persona con inicios de psicopatía. Bajo ninguna circunstancia está bien.

‘Voy a revisarle todas sus cuentas en redes sociales para ver qué está haciendo’

Aquí se repite el mismo escenario. Si este hecho es solo un pensamiento para ti, estamos a tiempo; pero si eres de las mujeres que siempre le revisan la cuenta de Instagram al novio para ver a quién empiezan a seguir, quién los sigue de vuelta o a quién le dio like, tienes un problema.

Si tu novio le de follow a una chama y tú te das cuenta, no significa que te está siendo infiel. Lo único que refleja es que eres una insegura en cuanto a tu relación. Además, así como a ti te encanta verle los cuadritos a Ryan Gosling, todos los hombres heterosexuales del mundo siguen en redes y les dan like a mujeres que están divinas.

via GIPHY

‘No me contesta, seguro ya no me quiere’

Este indicio de inseguridad suele aparecer si eres de las personas que habla las 24 horas del día con quien le gusta por mensajería instantánea, llámese WhatsApp, iMessage, o SMS. Es probable que si tienen pocos meses saliendo, texteen a diario y te imagines una película dramática donde te montó cachos y está haciendo planes de vida con otra si no te responde a las dos horas.

Pues no. Lo más probable es que tu pareja se haya quedado dormida o esté muy concentrada jugando FIFA en el sofá de su casa. Como mujeres dignas y trabajadoras no nos hagamos mentes por estupideces como esta basándonos en el desenvolvimiento de una conversación de WhatsApp.

‘Salió solo, ¿me estará montando cachos?’

Un clásico de Disney. Para este caso hay dos opciones: en primer lugar, están las mujeres cuyos novios salen de noche sin ellas y esta no es razón de problemas ni desconfianza; de segundo, tenemos a las que piensan que si el novio va a jugar dominó en casa de sus amigos, este les va a ser infiel. Que tu pareja salga por su cuenta no representa un pase libre para que pueda volverse loca y montarte cachos. Si tienes suficiente confianza en ella, el hecho de que salga sola, ya sea porque tú estás cansada, sin ganas de ir o de viaje, no te quitará el sueño ni será un problema en tu relación.

‘Si le cocino algo rico, me consentirá después’

En este escenario donde le haces un detalle a tu pareja y estás esperando algo a cambio, las cosas solo pueden terminar mal. Para aclarar puntos, las relaciones no se tienen para dar amor y recibir de vuelta. Si tú quieres a esa persona, la consentirás, le harás cariñitos, le cocinarás algo rico y le darás mil besos solo porque estás enamorada, no porque esperas que te dé una recompensa.

via GIPHY

‘¿Y si en la fiesta a la que va está la exnovia?’

Otro clásico. El tema de las exnovias, sobre todo si son de esas que no soportan ver feliz a su expareja, es complicado en este aspecto. Sin importar el lugar o la ocasión, encontrarte a esa persona que formó parte de la vida de tu media naranja actual siempre será incómodo. Si él se la encuentra en un sitio y tú no estás presente, se te ponen los pelos de punta y piensas que podrían terminar juntos, que revivirán la llama de la pasión o que seguro se instalarán a hablar, y así es como pasas la noche sin dormir solo porque te enteraste de que tu pareja está en el mismo perímetro que su ex.

Si tienes la confianza y la madurez suficiente para entender que las relaciones se superan, comprenderás que el escenario más probable es que tu novio disfrute la fiesta y ya. Si por otro lado la confianza que le tienes se basa en lo que te dirá esa amiga a la que mandaste a espiarlo en la fiesta, tienes un problema grave de inseguridad. La clave está en darle la menor de las importancias a las exnovias de tu pareja actual y, por supuesto, tener un mínimo de esperanza en él para no terminar demente.

Por otra parte, si la ex de tu prospecto es una persona normal que decide no interferir en las relaciones ajenas, siéntete afortunada.  

‘¿Por qué no me trata como el novio de mi mejor amiga la trata a ella?’

Porque el novio de tu mejor amiga no es tu novio. Tan simple como eso. Que en tus pensamientos esté una especie de envidia por lo que hacen las parejas de tus amistades es una advertencia enorme. Así como cada persona es un mundo, cada  relación es diferente; por lo tanto, andar en una comparación constante con lo que hacen quienes te rodean solo te traerá inseguridad si te lo quedas en tu cabeza, y problemas evidentes si te quejas frente a tu novio.

Si comparar tu relación con lo que hacen los demás enamorados es un problema para ti, pues hay algo más allá que está mal. Revisa cómo va tu noviazgo y enfócate en él; si no es suficiente para ti o quieres otra cosa, termina y ya. No es el fin del mundo.

‘No estoy con mi novio, me debo portar bien’

via GIPHY

Gracias, Rihanna, por simplificarnos de forma expresiva la reacción perfecta para este pensamiento. Si tú, niña, tienes pareja y sales de noche sola, no “debes portarte bien”, debes ser un ser humano y listo. Siguiendo una línea de razonamientos lógicos, que además estableces con él a través de la confianza, vas a un sitio como una persona normal y disfrutas del evento sin la presión de que debes reportarte con tu novio.

‘Cuando nos casemos…’

¡NO! A menos que sea tu novio desde hace dos mil años y esté a punto de pedirte matrimonio, olvídalo. En cualquier otro escenario, no cuentes los pollos antes de nacer.

Si tienes alguna sospecha o duda en cuanto a tu relación, toma cartas en el asunto. No te pongas a investigar como detective ni te hagas películas dramáticas en la mente, ni te sientas indecisa frente a tu noviazgo ya que al final solo cargarás con una ansiedad inmensa y terminarás con una relación tóxica o sin una debido a que tu inseguridad quebró todo tipo de barreras.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Nuestra generación es mucho más romántica de lo que pensamos