¿Las mujeres podemos visitar el Friendzone?

Cuando decimos “Friendzone” en nuestras mentes queda la imagen latente de un desierto árido, en las penumbras, frío y seco en el que deambulan las ánimas de todos aquellos niños que nos dijeron “te quiero”, comentario al que nosotras respondimos:

“Ay, yo también. Eres mi mejor amigo”.

El Friendzone se ha convertido en ese país de mala muerte que nadie quiere visitar y que se sella en el ego de un hombre cuando una mujer lo encarcela por siempre allí.

Gracias a la reciente noción de este infame espacio por su denominación otorgada en las redes sociales, los hombres se han auto asignado la licencia de:

  • Número uno: hacerse los sufridos si se sienten cercanos al aeropuerto del Friendzone.
  • Número dos: crearnos la ilusión de que solo ellos son los permitidos en el área.
  • Número tres: hacernos sentir culpables por desterrarlos a esta tierra del olvido.

A toda esta teoría que le permite a los hombres llamarnos “brujas” con permiso, nace un nuevo planteamiento:

¿Será posible que a las mujeres también le compren un ticket express al Friendzone?

Pues según lo estipulado anteriormente no, porque este país es reservado a todo aquel masculino rebotado por aquella estereotipada mujer sin corazón. A lo que nosotras decimos: “A las mujeres también nos rebotan”.

Aquí nacen dos soluciones populares en la red. La primera apoya el hecho de que los hombres también le ponen la etiqueta de “solo amiga” a las mujeres; la otra teoría, bajo una óptica más feminista, plantea que el Friendzone es tan solo el término de sufrido que se dieron aquellos hombres que no podían lidiar con el rechazo.

Vamos a abordar ambas.

Las mujeres también visitan el Friendzone

Como lo explicará el joven con Phd en ciencias amorosas en el siguiente video, las mujeres sí tienen acceso al Friendzone, y el muchacho además facilita las señales para que te des cuenta si tu tren ya llegó allí.

Esto implicaría que un amigo, te llegó a gustar y tu no le gustaste a él; por lo que, a pesar de no querer abandonar tu amistad, te deja bien claro que no quiere más nada contigo. Razón por la que tu harás tu maleta para el Friendzone y le resentirás que no haya visto lo hermosamente divertida que eres.

Te tomarás unas tequilas, envidiarás a sus novias y lo superarás, pero admitirás con vergüenza a tus amistades que entraste al Friendzone y que de ahí no queda otro camino que esperar en la parada del autobús por un hombre más guapo y divertido que el que te llevó a tan desgraciado destino.

El Friendzone no existe

Como dije antes, las feministas se adueñaron de una teoría un poco más interesante que el Friendzone.

Esta plantea que los hombres incapaces de aceptar el hecho de que una mujer no quiso estar con ellos, se idearon esta tierra imaginaria para hacer quedar mal a todas aquellas mujeres que rechazaron sus babosos cumplidos e incansables y fracasados intentos por seducirnos.

Lo interesante aquí es que The Daily Dot sostiene que si bien aceptamos el hecho de que existe un Friendzone, también existe un Girlfriendzone.

El Girlfriendzone es aquella isla en la que nos ubican los hombres a las mujeres una vez que deciden dejar de vernos como amigas y empezar a vernos como un potencial “más”.

Es decir, se ve la situación a la inversa, no es el hombre que es enviado al Friendzone, sino la mujer que se ve obligada a mandarlo una vez que él ya la asignó a la isla del Girlfriendzone.

El comentario iría algo así:

“Qué fastidio que fulanito me está viendo con otros ojos, ya me mandó al Girlfriendzone. ¿Ahora qué hago?”

Ciertamente ambas ópticas tienen sus puntos válidos y nos sentimos identificadas con ambas.

La verdad para mi se oculta en que no existe el Girlfriendzone o el Friendzone, sino que simplemente cada quien debería tener derecho a que le guste quien le guste y a merecerse alguien a quien le gustes de verdad.

Si estuviésemos con cada persona que nos gustó a la primera, yo estaría de novia todavía con Steve el dueño de Blue de las Pistas de Blue, y no sé cómo estaría funcionando eso hoy en día.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Descifrando el diccionario digital del desamor