Momentos anticlímaticos

Está tan normalizado que muchas veces nos olvidamos de dos variantes cruciales en cuanto al placer del clímax: 1) Tiene que realmente estar pasando algo para que haya un clímax, no se trata solamente de “creer que pasa algo” y 2) La satisfacción no siempre está en un pico de euforia.

Creo que por eso, solemos asociar highs con momentos que cuando los vemos de cerca son completamente anti climáticos. Ya viene siendo hora de que dejemos ir algunos…

Perder la virginidad

No sé si ahora los padres están tan obsesionados con la virginidad como cuando estaba pequeña. Afortunadamente ninguno de mis amigos tuvo hijos a los 15 así que no conozco a ningún adolescente aparte de mi niña malcriada interna.

Cuando estaba creciendo la virginidad era algo súper importante. Danny Tanner intentaba guardarla a toda costa, y en Saved by the Bell pensaban que era lo más importante que se podía compartir en una pareja de adolescentes que no se recordarán en 30 años. Creo que Sabrina la Bruja Adolescente estaba obsesionada por perderla. El punto es que era algo importante y un tema de conversación recurrente. Todo el mundo tenía demasiadas expectativas. Y, ¿sabes qué? Es ridículo.

Si eres el promedio la primera vez que lo hagas va a ser con alguien más o menos de tu edad y con tu misma experiencia. Probablemente ninguno de los dos sepa lo que hace y tal vez no dure demasiado. Creo que deberíamos aceptar que eso está bien. La primera vez no debería estar tan idealizada

El día que te mudas solo

Creo que veo demasiada televisión porque mis expectativas con respecto a esto también se formaron enteramente gracias a los programas para adolescentes. El día de la mudanza siempre era a really big deal. Era el día que te volvías adulto y te independizabas. Todo era un grandísimo truco, el príncipe del rap te creaba un montón de expectativas durante 19 minutos. Todo iba en crescendo y haciéndote sentir que hasta empacar cajas era divertido, y por supuesto en el minuto 23 estaban los créditos.

No estaba nadie durmiendo esa noche entre maletas y miles de cajas con cosas que muy probablemente no necesites. No ves a Will quejándose por su inexperiencia, demostrada en el hecho de que empacó 50 cajas de libros pero ni una sola toalla.

Vivir solo por primera vez es súper emocionante, pero cuando estás en el medio de la experiencia. Ese primer día, o las primeras semanas, son solo un cúmulo de miedo por cagarla y aprender a cocinar algo semi decente. De hecho, el momento de más clímax es la primera vez que haces un almuerzo que te gusta o que solucionas un problema como gente grande en lugar de llamar a tu mamá.

Cuando tus amigos empiezan a casarse/tener hijos

Los memes de Facebook me dicen que debería estar pasando por un momento angustioso porque cada vez que abro una red social veo un compromiso/boda nuevo, o un bebé recién nacido. La verdad es que aparte de felicidad por esa gente, no siento nada.

No siento que sus decisiones de vida me afecten de ninguna manera. No me hace sentir sola o como que estoy a punto de tener una crisis de nervios. No entiendo porqué debería sentirse como una etapa crítica en mi vida.

El “momento” en el que te enamoras

Mi episodio favorito de Futurama es el final. El profesor Farnsworth crea un botón para retroceder 10 segundos en el tiempo, Fry lo roba y después de casi destruir al universo, rome el invento deteniendo el tiempo para todos excepto para él y Leela. Con el mundo paralizado, Fry y Leela se casan y se dedican a recordar cada parte del mundo durante décadas.

Al final de sus días están brindando con champaña, Leela dice “fue una buena vida” y Fry le pregunta preocupado si no se sintió sola, Leela le responde “nunca me sentí sola, ni por un segundo”. Los interrumpe una luz extraña de la que sale el profesor Farnsworth, le muestran el botón roto, Farnsworth lo arregla y les dice que pueden devolverse al instante antes de que hiciera el botón. Fry mira a Leela con una sonrisa demasiado incoherentemente expresiva para cualquier dibujo y pregunta si eso significa que vivirán sus vidas de nuevo. El profesor les dice que sí pero que no recordarán nada. Fry le pregunta a Leela si quiere volver a hacerlo todo, Lelaa le dice que sí, se besan y yo lloro y me pregunto cómo unos dibujos de Matt Groening tienen expresiones más fuertes y emocionales que la mitad de los actores de novela. Hay más intimidad en esa última escena entre Fry y Leela que en la mitad de las comedias románticas que salen al año. #RelationshipGoals.

Menciono todo esto porque para mi, en mi experiencia completamente nula y que de ninguna manera me establece como experta, de eso se trata. No te enamoras en un instante en el que todo es éxtasis y explosiones. No eres Ted mirando al otro lado del bar, y encontrando los ojos de Robin. Es más como un cúmulo de todo lo que vives que hace que se sienta como si el mundo estuviese parado. Es un continuum, no un momento específico en el tiempo, con un sentimiento sostenido, no un pico de emoción.

Cumplir 18

Lo único que cambia es que eres legalmente responsable de ti mismo. A menos que estés planeando hacer algo súper ilegal que te mande a la cárcel instantáneamente, no hay nada más emocionante del momento en el que cumples 18.

Se propuso que los 18 fuesen la mayoría de edad por razones súper arbitrarias. A pesar de que pasamos toda la adolescencia idealizándolo, cumplir 18 no viene con tu propio apartamento otorgado por el universo, ni con una independencia económica automática. La independencia que buscas es lenta y gradual… tipo que probablemente te tardarías menos aprendiendo a tejer un suéter para cada miembro de tu familia que adquiriendo la clase de independencia que te prometen que alcanzas a los 18.

Tu primer tatuaje

Tu primer tatuaje va a ser tan emocionante como tu segundo, o tercero, o cuarto, porque tatuarse es emocionante independientemente de cuántas veces lo hagas. Probablemente siempre te duela, siempre te emocione, y siempre quieras mostrarle tu nuevo tatuaje a cada persona que tengas cerca.

A diferencia de los otros ejemplos que he dado, tu primer tatuaje es anticlimático porque es igual de climático que cualquier otro que te hagas. Así que está en esta lista porque me gustan las paradojas. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Estás usando mal la palabra fetiche