Las nuevas generaciones no destruyen el mundo, se adaptan a él

La historia ha demostrado que la manera más fácil de lidiar con las tragedias y los problemas es buscar a un culpable y a un héroe. En el caso del deterioro del campo laboral, la transformación de la comunicación cara a cara a una modalidad digital, el consumo rápido y la abundancia de información y pare usted de contar, la culpa ha recaído sobre la generación millennial, a la cual se le tilda de inconsciente, inútil y negligente, entre otros adjetivos negativos. 

Lo que muchos no han considerado es que todos estos cambios culturales que están sucediendo a nivel mundial no son a causa de esta generación, sino el curso natural que ha tomado el mundo a raíz de los avances científicos y tecnológicos, y como en cualquier otro momento de la historia, la generaciones menores son las que más rápido se adaptan a estos cambios. 

Sin embargo, el mundo no parece estar consciente de esto y a raíz de la ignorancia, la salida más fácil es culpar a la generación millennial, puesto que parece ser la que más participa en los problemas que se presentan, más no siempre es así. 

Existen varios estudios que desmienten estos supuestos populares y es importante educarnos para tener mejor pensamiento crítico a la hora de asignar culpables porque quizás no los haya o quizás todos tengamos un poco de participación en el asunto. 

A los millennials no les importa nada

Este argumento es quizás el menos cierto de todos, puesto que varios estudios han demostrado que tanto la generación millennial como la Z son las más conscientes de los problemas que azotan al mundo hoy en día. Una encuesta hecha por GenForward acerca de las actitudes de los millennials americanos en cuanto a cuestiones de raza indicó que The “Woke” Generation ―como lo llaman por ahíubica el racismo dentro de los tres problemas más importantes para su país ahora. En cuanto a consciencia en los negocios, un artículo de Forbes indicó que el 73% de los millennials prefieren comprar marcas con productos sustentables y que el 81% espera que sus compañías favoritas hagan declaraciones públicas sobre su ciudadanía corporativa. Adicionalmente, otra pieza de la misma revista mostró que los problemas más urgentes para este grupo de personas son el calentamiento global (27%), el terrorismo (24%) y una futura recesión económica (22%). Un estudio llevado a cabo por Teneo llamado The Kids Are All Woke: Relevancy Amidst Demographic Change con un grupo focal conformado por miembros de la Generación Z demostró que sus mayores preocupaciones giran en torno a la diversidad racial y la responsabilidad social. Otro estudio de Pew Research Center demostró que en Estados Unidos las personas jóvenes están más interesadas en las elecciones presidenciales, incluso teniendo un mayor porcentaje de participación en ellas que sus contrapartes mayores. 

Más allá de estudios que puedan demostrar lo involucrada que está la gente joven en las problemáticas mundiales de hoy en día, una mirada en Twitter dilucidará rápidamente cómo la globalización y el fácil acceso a la noticias mundiales, aunado a la consciencia social que se ha venido construyendo, ha creado una población pensante que opina y actúa sobre los problemas que ocurren, desde la apropiación cultural en la moda hasta los grupos terroristas que residen en el Medio Este. 

Los millennials destruyeron el campo laboral

Una analista de Work Effects demostró que la manera en que los millennials perciben el trabajo realmente no es tan distinta a la de otras generaciones. Bruce Pfau, un consejero de recursos humanos y socio de KPMG, está de acuerdo con esto y lo discute en su artículo en el Harvard Business Review: «Un creciente cuerpo de evidencia sugiere que los empleados de todas las edades son mucho más parecidos que diferentes en sus actitudes y valores en el trabajo. […] Hay pequeñas diferencias que siempre han existido entre los trabajadores más jóvenes y los mayores que tienen poco que ver con la generación del milenio per se». De hecho, Forbes demostró que la mayoría de las personas que conforman esta población todavía creen en el sueño americano, especialmente el 80% de los emprendedores menores de treinta años. 

estudio trabajo millennials

Sin embargo, los millennials se comunican de una manera distinta a generaciones previas. La misma encuesta de Forbes mostró que el 61% de ellos comparte links con sus amigos y que Facebook es la herramienta más utilizada para enviar información, seguida por Instagram. Debido a este fenómeno, las empresas han tenido que cambiar el modo en que mercadean sus productos y se comunican dentro de la empresa, lo cual puede haber causado roces en el proceso de transición. Sobre esto Amanda Kreun, Analista de Gestión del Conocimiento y Embajadora del Cliente en Work Effects, dijo: “Alinea tu cultura y tu estrategia, y mantén tu organización exitosa para que pueda prosperar para las generaciones venideras”. En otras palabras, el mundo progresa y hay que progresar con él.

En cuanto a la rotación y la supuesta inestabilidad laboral, Qualtrics dilucida en sus infografías la verdad sobre este hecho: en los últimos cinco años, el millennial estándar ha tenido 2.29 trabajos, 88% prefiere tener un trabajo tiempo completo a varios medio tiempo y el 82% considera que el trabajo es un área importante de su vida, porcentaje que supera al de generaciones pasadas. Algo interesante que salió de este estudio y enfrenta el estigma de que los millennials son flojos es que esta generación prefiere trabajar por objetivos y no por cantidad de horas, y si se sienten descontentos con su trabajo, optan por mudarse a otra empresa.

infografía millennials en el trabajo
Work Remixed
Qualtrics

Pasan todo el día pegados a pantallas

La realidad del asunto es que los avances tecnológicos han permitido que las personas se conecten, hagan amigos y se pongan al día con sus familiares por medio de dispositivos que lo hacen mucho más fácil. Pensar que está mal que tu hermano hable con su amigo de Brasil mientras juegan videojuegos es suscribirse a una visión muy tradicional de lo que debería ser la amistad. Lo mismo sucede con el amor, ¿por qué es incorrecto conocerse online o mantenerse conectado mediante un teléfono celular? No hay solo una manera de enamorarse y la tecnología puede perfectamente actuar como catalizador cuando se utiliza de la manera correcta para que exista una relación sana y consensuada. 

infografía amor millennial

The Friends and Family Plan
Qualtrics

Los millennials consiguen todo fácil

Mientras que es cierto que los avances tecnológicos han permitido varias facilidades, como hacer el mercado mediante una aplicación o poder comunicarse con una persona que está al otro lado del mundo, la verdad es que conseguir un trabajo, generar contenido en alguna red social, empezar un negocio o entrar en una universidad, entre otras cosas, se ha vuelto increíblemente difícil para la generación millennial y Z, puesto que existe mucha competitividad en cada una de las áreas ya que la tecnología le ofrece las mismas posibilidades a todo el mundo por igual. Esto ha resultado en que esta generación sea la más perfeccionista de todas hasta un punto que es nocivo para la salud mental.

La Asociación Americana de Psicólogos demostró que el perfeccionismo clínico ha aumentado con el paso del tiempo, puesto que la competencia representa una condición ambiental fuerte para los jóvenes. Puedo apostar a que nunca habías escuchado más la palabra “ansiedad” que en estos últimos cinco años. Los CEO de Fortune 500 establecen que los millennials dicen buscar más del trabajo que solo dinero; desean realización personal, sentirse inspirados y ser parte de la solución de los problemas. Esto por una parte es bueno, pero por otra parte demuestra la necesidad de cumplir con los estándares de perfección que podemos ver regularmente en redes sociales y biografías de CEO alrededor del mundo. 

La próxima vez que vayas a criticar a los millennials

Piénsalo. Muchos de los fenómenos que vemos hoy en día no suceden a raíz de algún gen implantado en las nuevas generaciones, sino que los avances culturales y tecnológicos que tiene el mundo son adoptados con más facilidad por la gente joven y se reflejan en su conducta… ¡y eso no está mal!

Albert Einstein alguna vez dijo: “La inteligencia es la habilidad de adaptarse a los cambios”. Quizás el mundo fuese más inteligente si existiera menos resistencia hacia lo nuevo y más ganas de invertir ese tiempo en buscar soluciones, en vez de culpables. 

TheA logo
Más artículos
Puede que los ‘fanfictions’ hayan influido en tu sexualidad