¿Quién fue realmente Santa Claus?

San Nicolás es uno de los personajes más importantes en la vida de un niño. Siempre nos hacía feliz escribirle una carta, esperar los regalos y abrirlos con emoción sabiendo que posiblemente nos trajo las cosas que le pedimos.

Pero, ¿cómo rayos comenzó esta tradición? ¿Realmente existió ese hombre de barba blanca y traje rojo, o solo fue creado por el equipo de mercadeo de Coca-Cola como dicen?

San Nicolás de Bari

San Nicolás tuvo una vida como obispo de Myra, diócesis de Asia Menor, entre los años 280 y 345 d.C. Murió en la capital del obispado y fue sepultado en la catedral, cuentan en la página web de la parroquia San Nicolás en Guadalajara.

El mismo portal cuenta que la historia del santo, con un hombre rico que tenía las intenciones de prostituir a sus hijas para poder tener dinero para cubrir sus dotes y que estas se lograran casar.

Puede que ames:

El santo se enteró de ese hecho y una noche se acercó a la casa de la familia para dejarles una bolsa con dinero. Luego de eso, el hombre decidió no realizar tal suceso y utilizó el oro para el matrimonio de una de sus niñas.

A partir de esto, el obispo siguió aportando monedas para la virtud de las jóvenes, cosa que dio paso al nacimiento de la leyenda.

Santa Claus

El escritor Washington Irving fue el primero en darle vida a la historia admirada por los holandeses, con un libro llamado Knickerbocker’s History of New York (1809). En Aciprensa dicen que esta narraba un cuento en el que “el guardián de Nueva York” o San Nicolás “era despojado de sus atributos obispales y convertido en un hombre mayor, grueso, generoso y sonriente, vestido con sombrero de alas, calzón y pipa holandesa. Tras llegar a Nueva York a bordo de un barco holandés, se dedicaba a arrojar regalos por las chimeneas, que sobrevolaba gracias a un caballo volador que arrastraba un trineo prodigioso”.

El relato se volvió tan popular que se comenzó a celebrar el día del santo, el 6 de diciembre, en Estados Unidos. Y el sobrenombre del beato pasó del holandés «Sinterklaas» o «Sinter Klaas» a “Santa Claus”.

Sin embargo, ahí no queda el inicio la historia del hombre que viste de rojo, esta aparece claramente como la recordamos en el poema de Clement Moore llamado A Visit of St. Nicholas, basado en la narración de Irving y en la leyenda tradicional holandesa.

La consolidación de la idea de Santa Claus sucedió durante la segunda parte del siglo XIX y principios del XX, con el dibujo de Thomas Nast publicada en el periódico Harper’s Weekly en 1886; y luego, con la campaña publicitaria de Coca-Cola de 1931 hecha por Lou Prentice.

En definitiva no fue creado por Coca-Cola. Diferentes autores aportaron un poco a la tradición que todos conocemos y amamos, sin perder la esencia del personaje histórico que impartía generosidad y empatía por el prójimo que sigue hasta la actualidad.

¡Feliz Navidad!

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
14 de febrero y otras fechas existencialistas