Una buena comunicación sexual es sinónimo de una mejor vida en pareja

Si no hablas sobre sexo, no esperes tener una mejor vida sexual

En 1979, William Masters y Virginia Johnson publicaron Homosexuality in Perspective, una investigación que tomó alrededor de dos décadas para la que los autores observaron tanto a parejas heterosexuales como homosexuales tener sexo. Masters y Johnson enfocaron su estudio en dos tipos de encuentros sexuales: los encuentros satisfactorios, en los que las personas de manera eficiente y hábilmente lograban llegar al clímax la mayoría de las veces; y los asombrosos, en los que ambas partes pasaban horas enfocadas en el placer sin importar el tiempo. Los investigadores concluyeron que quienes más tenían el segundo tipo de relación sexual eran los homosexuales y que esto se debía a distintos factores como el enfoque en el placer, la eliminación de las expectativas de género y, principalmente, la comunicación sexual.

Masters y Johnson observaron que las parejas de gays y lesbianas conversaban más al tener relaciones sexuales y que las mujeres heterosexuales mostraban incomodidad durante el sexo, comunicando su falta de placer a los investigadores y no a sus parejas. Además, la mayoría prefería fingir un orgasmo que hablar o guiar a su contraparte, lo cual solo sirve para acostumbrar a los hombres a hacer lo que no las complace, tal como explica Laurie Mintz en Sexual Communication: The Bedrock to Make Your Bed Rock. Por esto, muchos estudios reflejan que la única manera de mantener una relación estable que conserve la satisfacción sexual es por medio del diálogo.

 William Masters y Virginia Johnson comunicación sexual
William Masters y Virginia Johnson
Associated Press

En Sexual satisfaction in long‐term heterosexual relationships: The interpersonal exchange model of sexual satisfaction, Kelli‐An Lawrence y E. Sandra Byers definen el estar satisfecho sexualmente como la evaluación que hace cada individuo sobre las dimensiones positivas y negativas de su relación sexual con otro. La apreciación de cada persona varía dependiendo de la importancia que le dé a aspectos como la masturbación, la frecuencia del sexo, la eficiencia y la comunicación sexual, entre muchos otros, según Julia Velten y Jürgen Margraf en Satisfaction guaranteed? How individual, partner, and relationship factors impact sexual satisfaction within partnerships

Mitz expone que dialogar sobre sexo es de las soluciones más sencillas pero más ignoradas para resolver los problemas sexuales y para reducir, por ejemplo, la brecha entre el orgasmo masculino y el femenino —es un 52% más probable que en un encuentro heterosexual el hombre llegue al orgasmo que que lo haga una mujer—. No obstante, el sexo sigue siendo uno de los temas de los cuales las parejas evitan hablar con mayor frecuencia, según dice Mike Anderson en su TED Talk, When fantasy meets reality: Sexual communication in relationships. En su charla destacó que las fantasías sexuales son el tópico más evadido dentro de la comunicación sexual; sin embargo, expuso que las relaciones que lograban hablar sobre sus deseos eróticos más complejos no solo mejoraban su vida sexual, sino que, adicionalmente, lograban establecer un vínculo más profundo. 

Lo que ocurre es que una buena comunicación sexual es sinónimo de una mejor vida en pareja, puesto que, como menciona Nicholas Prakash Newstrom en Sexual Communication: An Exploration of How Couples Communicate and Consent to Sexual Behaviors, los matrimonios que reportan mayor grado de placer sexual y mejores patrones de comunicación general son más propensos a tener niveles más altos de satisfacción conyugal. 

Sin embargo, el modo en que se realiza el diálogo sexual en una relación es igual de importante para lograr un mayor placer. Aunque Laurie Mintz y distintas páginas en internet recomienden que se indique sutilmente con los dedos lo que se desea que haga el otro o dar pequeñas instrucciones durante el sexo, en Sexual Communication: An Exploration of How Couples Communicate and Consent to Sexual Behaviors, Adam C. Jones menciona que el proceso de la comunicación sexual tiene un efecto directo en la satisfacción sexual de las parejas, puesto que quienes evitan dialogar o lo hacen de una forma indirecta usualmente tienen niveles más bajos de complacencia. En otros casos, cuando el método para dialogar sobre este tópico es positivo y sin prejuicios, los grados de placer sexual aumentan.

Jones señala que una de sus hipótesis al iniciar la investigación era que la forma era más relevante que el fondo para lograr que la comunicación sexual tuviera un impacto en la satisfacción de una relación. No obstante, cuando entrevistó a un grupo de parejas sobre el tema descubrió que el contenido de las discusiones sobre sexo es el elemento que más efectos positivos tiene en los grados de felicidad de una relación. El autor expresa que cuando un matrimonio o noviazgo conoce el léxico sexual y tiene un lenguaje anatómicamente correcto, la complacencia sexual es mayor. De igual forma, cuando estos términos se integran correctamente a las conversaciones diarias de la pareja, la complacencia con la relación es aún mayor.

via GIPHY

Aunque es fácil asociar una buena comunicación sexual con el placer que puede obtener una pareja al follar, aún es difícil entender cuál es la razón concreta por la que las relaciones mejoran su complacencia general debido a las conversaciones sobre sexo. En The specific importance of communicating about sex to couples’ sexual and overall relationship satisfaction, un grupo de investigadores mencionan dos explicaciones posibles: la primera se basa en que discutir los componentes sexuales de una relación requiere una vulnerabilidad y una apertura que los diálogos que no están conectados a este tópico no poseen, y la segunda está relacionada con que la satisfacción sexual es de las áreas más importantes de la relación y por ende, es uno de los factores que afecta directamente la felicidad general de un noviazgo o un matrimonio.

En What Keeps Passion Alive? Sexual Satisfaction Is Associated With Sexual Communication, Mood Setting, Sexual Variety, Oral Sex, Orgasm, and Sex Frequency in a National U.S. Study,  un grupo de investigadores destaca que la mayoría de las personas asumen que la atracción hacia el otro disminuye con los años en una relación. No obstante, al conversar con algunas parejas descubrieron que dos tercios de los entrevistados señalaban que la pasión se mantenía al mismo grado que cuando empezó su relación. Adicionalmente, una de cada tres mujeres y uno de cada cuatro hombres afirmaban sentir una mayor conexión emocional en el acto sexual que la que sentían en las primeras etapas del noviazgo o matrimonio. La intensificación de este vínculo va de la mano con un mejor entendimiento de la pareja, el cual se traduce en una comunicación sexual perfeccionada, haciendo que el placer adquiera mayor relevancia que el orgasmo en una relación y por ende, el objetivo primordial del sexo termine siendo hacer sentir a gusto a la otra persona y no simplemente acabar.

El sexo es un elemento realmente importante dentro de la vida en pareja y el mejor modo de obtener la mayor satisfacción de él es con una buena comunicación sexual. Así que ya sabes, antes de tener tu próxima relación sexual, tal vez quieras conversar con tu novio o novia sobre lo que te genera más placer o confesarle tu fantasía más loca, quizás se vuelva realidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Haz de tus vacaciones un #VeranoDeOtroNivel con Ron Carúpano