Infecciones de Transmisión Sexual: ¿Qué dice una sexóloga?

El sexo es un acto visto desde muchos puntos de vista: sagrado, esencial, asombroso, como esos tres al mismo tiempo… Pero en parte es una amenaza a la salud, si no te cuidas como se debe. La educación sexual escolar hace énfasis en este aspecto del coito, pero es necesario recordarlo de vez en cuando. 

Por esta razón se crearon estos artículos, para tener la iniciativa de explorar el mundo maravilloso y complejo del sexo. Con la sexóloga Ysabel Velásquez iremos descubriendo cada vez más los aspectos de las relaciones sexuales

Esta entrevista estará dedicada a las infecciones de transmisión sexual.

¡Lee los artículos anteriores!

    Pero primero, una introducción de parte de la experta:

    Las Infecciones de Trasmisión Sexual (ITS) son un problema de salud pública a escala global. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2016) cada día más de un millón de personas contraen una infección de transmisión sexual.

    Se estima que, anualmente, unos 357 millones de personas en el mundo contraen alguna de estas cuatro infecciones de transmisión sexual: clamidiasis, gonorrea, sífilis o tricomoniasis. Cuando hablamos de ITS en la actualidad pensamos casi inmediatamente en VIH/sida por ser quizá una de las infecciones que más impacto psicológico genera por ser incurable y la que más estigma social genera por su vinculación histórica con la comunidad homosexual. 

    Sin embargo, infecciones que parecen asunto del pasado como la gonorrea y la sífilis, la clamidia, el herpes, y el silencioso VPH,  son responsables de la mayoría de los cánceres de cuello uterino, y se siguen transmitiendo.

    Un mundo con menos ITS y menos discriminación en torno a quienes las padecen es posible, solo si todos nos unimos con este objetivo en común. De la época en la cual las ITS eran llamadas Enfermedades Venéreas–por Venus, la Diosa del Amor,– y eran consideradas un castigo divino por una conducta sexual desordenada ha pasado mucho tiempo, pero es nuestro compromiso por seguir evolucionando…para disfrutar nuestra sexualidad con responsabilidad y placer.

    ¿Qué pasa si ya tengo una ITS?

    El primer paso es que no te juzgues, porque aunque te protejas todos estamos expuestos. Lo segundo que debes es entender que no es el fin de tu vida sexual y el tercero seguir las recomendaciones sexológicas que te presentamos aquí, las cuales siempre pueden ser ampliadas con una consulta a tu sexólogo de confianza.

    ¿Qué son las ITS?

    Son virus y bacterias que se transmiten predominantemente a través del contacto sexual: vaginal, anal u oral. Podemos tener una ITS sin manifestar síntomas de enfermedad y aún así contagiarla a nuestra pareja. 

    Los síntomas comunes de las ITS incluyen ardor, flujo vaginal, secreción uretral, úlceras genitales y dolor abdominal.

    ¿Sabías que las mujeres somos más propensas a contraerlas?

    Existe el doble de posibilidades de que el hombre transmita una ITS a una mujer,  debido a la conducta sexual socialmente aceptada para la mujer: pasiva en el acto sexual y tolerante a la infidelidad del hombre. Cuídate y no caigas en esta estadística.

    ¿Cuántas enfermedades de transmisión sexual existen?

    Las ITS CURABLES son transmitidas por bacterias: Gonorrea, Clamidia y Sífilis.

    Las ITS NO CURABLES son transmitidas por virus: VIH/ SIDA, Herpes Genital, Virus del Papiloma Humano y Hepatitis B.

    Las ITS NO CURABLES cuentan con tratamiento para manejar sus síntomas y mantener la calidad de vida.

    Las ITS CURABLES pueden generar daños permanentes en el sistema reproductivo y en el organismo si no se tratan inmediatamente con antibióticos específicos, por ello requieren de tratamiento expedito.

    ¿Cómo prevenir las ITS?

    Siempre hacerlo con condón y con una pareja estable

    Usar el condón (masculino o femenino) para TODAS las prácticas sexuales y hacernos chequeos ginecológicos u urológicos anuales son medidas preventivas efectivas.

    ¿Sabías que hay áreas que no cubre el condón masculino al momento del sexo oral?

    El sexo oral también nos expone a ITS y algunas de ellas pueden causarnos infecciones en la boca. Usar un condón femenino de poliuretano, un condón masculino de látex abierto o film plástico transparente de cocina te protegerá mejor.

    Luces encendidas y confianza

    Si tu pareja presenta úlceras, ampollas o lesiones en sus genitales, o está experimentando secreciones inusuales evita todo contacto sexual ¿Cómo saberlo? Con la confianza para mirarse sin pudor.

    Honestidad y comunicarse es también un acto de amor

    ¿Tienes síntomas extraños en tu área genital y tu pareja no? ¿Crees que te contagiaste con una infidelidad? ¡Habla con tu pareja! Y háganse pruebas para descartar ITS ambos, eso es amor de verdad.

    Todos estamos expuesto: información es prevención

    Todas las personas sexualmente activas estamos expuestas, así que la información es la mejor prevención. Muchas ITS son asintomáticas – te enterarás con detalle en las próximas páginas – cómo luce una persona que acabas de conocer no te da pistas, usa siempre el condón, y no juzgues porque también puedes infectarte o estar infectado sin saberlo.

    ¿Cuáles son las más fáciles de contagiar?

    Todas se contagian con la misma facilidad por contacto sexual. Una madre infectada y no tratada contagiará también a su bebé a través del canal del parto cuando hay infecciones por Sífilis, Gonorrea y VIH. El VIH muere al contacto con el aire, pero se contagia por vía sanguínea. El virus de la hepatitis B puede permanecer hasta por siete horas activo fuera del organismo, en la superficie genital o en los fluidos y es hasta cien veces más contagioso que el VIH.

    ¿Todas tienen cura permanente o se quedan por siempre como condición?

    Existen dos tipos, curables las cuales son causadas por bacterias e incurables, las cuáles se transmiten por virus. Aquí las más comunes:

    ITS CURABLES

    • Gonorrea: se manifiesta de tres a cinco días después del contacto sexual con una secreción verdosa a través del pene. En la mujer puede ser asintomática o producir síntomas similares a la cistitis o infecciones vaginales como dolor al orinar, o aparecer secreciones vaginales, fiebre y coito doloroso. Si no se trata puede causar esterilidad en ambos sexos.
    • Clamidiasis: es asintomática en el 40% de los casos. En mujeres causa secreciones vaginales inusuales y a repetición puede causar enfermedad inflamatoria pélvica que compromete la fertilidad. En el hombre puede causar secreción acuosa por el pene y dolor testicular.
    • Sífilis: genera úlceras genitales (chancro) y se transmite por el contacto con estas y con los fluidos sexuales de la persona infectada. Puede permanecer asintomática y los síntomas tempranos son inespecíficos. De no tratarse en las primeras seis semanas después del contagio puede hacerse crónica y generar daños en piel, tejidos, músculos, huesos y cerebro.

    ITS NO CURABLES

    • VIH/sida: el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) infecta los Linfocitos T, responsables de la defensas del organismo. Algunas personas desarrollan síntomas similares a la gripe dentro de las primeras seis semanas después del contagio, pero la mayoría de los seropositivos permanecen asintomáticos de tres a cinco años. La forma de detectarlo es a través de una prueba de sangre conocida como ELISA practicada después de tres meses del contacto sexual sin protección, tiempo en el cual el organismo muestra los anticuerpos. 
      • Hacerse la prueba antes puede no mostrar la presencia del virus. El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (sida) se produce cuando el sistema inmunológico debilitado por el VIH se afecta por cualquier tipo de infección. Una persona con VIH, tratada con antirretrovirales puede vivir con calidad de vida sin desarrollar el sida. No se transmite por la saliva. Si ambos miembros de una pareja son seropositivos deben usar condón siempre porque una reinfección acelera la posibilidad de desarrollar sida.

      •  HERPES GENITAL: el Virus del Herpes se contagia por contacto piel a piel con las ampollas localizadas en la vulva, en la boca o en el pene. Aún cuando no haya síntomas también se contagia a través de los fluidos sexuales de la persona infectada. Genera dolores musculares y ampollas que segrega un líquido claro. Al curar las ampollas el virus permanece latente y puede reactivarse por fatiga, estrés físico o emocional.
      • VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO (VPH): algunos tipos causan verrugas genitales, mientras que otros —los más peligrosos— permanecen asintomáticos y son los responsables de la mayoría de los cánceres del Cuello del Útero y del Cáncer de Pene. La mujer puede detectarlo a través de la citología y el ginecólogo indicará otros exámenes ante su presencia, pues lesiones tempranas, pre cancerosas, tienen buen pronóstico de curación total con tratamiento quirúrgico. Existe una vacuna que se coloca a las adolescentes antes del inicio de su vida sexual. Se contagia menos por sexo oral.
      • HEPATITIS B: se contagia a través de los fluidos sexuales y la transfusión sanguínea. Causa ictericia (color amarillento en piel y mucosas), orina oscura y heces pálidas, malestar general, sin embargo en algunos casos puede ser asintomática. Se puede tornar crónica y desencadenar insuficiencia hepática o cáncer de hígado.

      ¿La higiene personal puede aumentar las posibilidades de tenerlas?

      Sí, sobretodo de aquellas curables transmitidas por bacterias y contacto con fluidos. No compartir la ropa interior, las toallas, evitar permanecer con trajes de baño húmedos, no dejarse los protectores diarios por muchas horas, esto es medida de prevención también para infecciones genitales por hongos muy frecuentes (tipo candidiasis y tricomoniasis) que pueden o no transmitirse por contacto sexual.

      ¿Cuáles son las medidas preventivas que más recomiendas?

      El uso del condón, siempre, en toda relación sexual (vaginal, anal u oral). Procurar tener una pareja estable y una vez que decidas que esta persona va a ser tu compañero/a hacerse ambos pruebas de VIH.

      De todas las marcas de condones ¿cuál es la más confiable para protegerse de estas enfermedades?

      Más que una marca, es importante el uso correcto siguiendo estas pautas: desenrollarlo sobre el pene cuando este esté recto, sin dejar burbujas de aire, no usar condones vencidos o que hayan permanecido mucho tiempo en la billetera o en la guantera del carro ya que el calor afecta al látex y pueden romperse con facilidad, preferiblemente aquéllos que sean aprobados por la FDA y/o la Unión Europea porque son productos que han pasado por estrictos controles de calidad. El condón femenino, si bien no está muy difundido en nuestro país es una alternativa interesante.

      ¿Alguna otra cosa que quieras añadir?

      Sí. Ningún método anticonceptivo hormonal (pastillas anticonceptivas, los dispositivos intrauterinos, las inyecciones y los implantes subdérmicos) protege de ITS. El condón, usado de forma correcta es el único método que evita una infección. Muchas veces el hombre se resiste a usar el condón porque dice que no se siente igual, y la mujer que se está cuidando de un embarazo con un método hormonal cede para complacerlo. No debería.

      El condón, incorporado al juego erótico puede incrementar el placer del hombre y tiene la ventaja de retrasar la eyaculación. Usar el condón es un acto de amor propio y de amor a tu pareja, recuerda que la mayoría de las ITS son asintomáticas. Por otra parte, llevar un condón en tu cartera no te hace una mujer fácil, por el contrario, te empodera al ser responsable con tu salud sexual. 

      En la actualidad, he podido ver en consulta, muchos casos de VPH –lamentablemente algunos con la terrible consecuencia de Cáncer de Cuello Uterino,- y un repunte importante de enfermedades que se creían del pasado como la Gonorrea y Sífilis. No te arriesgues, toda persona sexualmente activa está expuesta a infectarse.

      Para saber más sobre su trabajo, ¡síguela en Instagram o explora su blog!

      Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
      TheA logo
      Más artículos
      #CuéntameMás: la pelea más estúpida que he tenido