Top 4 cosas que no deberías perdonar

Top 4 cosas que no deberías perdonar

El rencor es malo, o eso dicen por ahí. 

Tu profesora del colegio. 

Yo siempre he sido malintensa e insoportable. Por eso cuando estaba en 6to grado y nos mandaron a representar alguna historia que estuviésemos leyendo decidí que tenía la obra perfecta, Fausto de Goethe. Mi idea de aprovechar la falta de supervisión paternal que tenía, era leer libros demasiados avanzados para mi edad. 

En una de las escenas una de mis compañeras, representando a Metistófeles, tenía un diálogo con Fausto en la que usaban la palabra “nimio”. En mi adaptación del guión decidí conservarla porque me parecía que representaba perfectamente lo articulado que era Metistófeles. La profesora no estuvo de acuerdo.

Y, ok, diferencias creativas. Aún en primaria era capaz de entender eso. La cuestión es que su argumento era “esa palabra no existe, la inventaste”, con ese tono prepotente que tenían todas las profesoras de Castellano y Literatura en los 90s. Todavía recuerdo sus cejas permanentemente arqueadas con expresión de molestia perpetua. Sus labios delineados en marrón por los bordes y con un rojo terracota por dentro. Diciéndome con toda la confianza del mundo “seguro te confundiste, debe haber sido otra palabra. Cámbiala. Deberías leer cosas más apropiadas, como Harry Potter”. Y por eso siempre me negué a ver a Harry Potter y me obsesioné con algún día trabajar en la Real Academia Española.

A tu “amiga” shady.

Llamemosla Lisa… porque la detesto tanto como detesto a Lisa Simpson. Esta tipa se acostó con mi ex, me mintió al respecto, le dijo a todo el mundo que yo le había robado dinero y que además la había vuelto adicta a las drogas. Solo le enseñé a armar un porro. Al final de nuestra “amistad”, le cobré un asshole tax, nunca le devolví 4 libros que me había prestado.

3 años después hizo uno de esos viajes típicos de “mujer blanca espiritual” en los que la gente va a un lugar relativamente pobre a comer, rezar y amar. Y supongo que su despertar espiritual la hizo sentir lo suficientemente mal por su comportamiento como para escribirme un mensaje disculpándose. El cual jamás contesté, porque claramente soy rencorosa y todavía me molesta todo lo que hizo.

A tu ex que se volvió stalker.

Tengo un ex que al terminar hizo un blog dedicado a hablar de su versión de la relación. Nunca entenderé porque en su versión soy fanática de La Vida Boheme y Viniloversus, o porque eso sería relevante en una historia. Apartando su total falta de capacidad narrativa, el blog es asquerosamente ofensivo. Y como si eso no fuese lo suficientemente ofensivo, sus diálogos son tan malos que parecen fan fiction de 50 Sombras de Gray.

Toda su obsesión enfermiza, violenta, y asquerosa, la argumenta detrás de una supuesta conexión “cósmica” que no existe. Jamás en la vida voy a poder perdonarlo porque me parece agresivo, porque no me gusta Viniloversus, y porque no entiendo cómo puede escribir tan mal.

A ti misma en el pasado 

Porque Beatriz del 2012 era innecesariamente no confrontacional, hacía desastres a cada rato, y además fingía demencia ante cualquier problema. Pero sobre todo porque era una de esas personas terribles que mantenía relaciones pasivo agresivas con todo el mundo y luego los trataba como si fueran todos un montón de Julio Césares.