Hablemos del sonambulismo

El ser humano pasa aproximadamente la tercera parte de su vida durmiendo y esa es razón suficiente para reconocer la importancia del sueño. Es el acto más relajante que existe, un descanso glorioso y temporal en el que nuestro cuerpo recupera energías y nuestra mente sueña.

Pero para algunas personas dormir no se parece a nada de lo que acaba de describir. Los sonámbulos experimentan el sueño muy distinto a una persona promedio, incluso puede llegar a ser peligroso.

Ver relacionados

Puede que te encanten

¿Qué es el sonambulismo?

Según la Organización Mundial del Sueño, el sonambulismo es: “Caminar dormido, conocido formalmente como sonambulismo, es un trastorno del sueño que se origina durante el sueño profundo y resulta en caminar u otros comportamientos complejos”.

La Academia Estadounidense de Medicina del Sueño lo califica como un trastorno del sueño llamado parasomnia, que se refiere a las personas que desarrollan “actividades motoras automáticas” que pueden ser sencillas o complicadas para alguien que está en el estado de sueño, es decir, inconsciente y sin poder comunicarse.

Esto quiere decir que además de caminar dormido, comprende una serie de comportamientos complejos. Un sonámbulo no solo puede salirse de su cama, sino de su propia casa. Normalmente regresan a su cama solos o despiertan donde se fueron en algunos casos, pero nunca recuerdan haberse levantado.

Seguramente han escuchado el consejo: “Nunca despiertes a un sonámbulo, es malo”, pero este mito es falso. Se puede despertar a alguien que tenga esta condición sin problema, ya que puede prevenir que haga cosas más extremas.

Causas

Es más usual en los niños que adultos y acorde la OMS, “es más probable que ocurra si una persona no ha dormido lo suficiente”. Depende exclusivamente de la higiene del sueño o de qué tan defectuoso sea el patrón de descanso. Mientras se duerma las horas recomendadas, es decir ocho horas, hay menos probabilidad de tener un episodio de sonambulismo.

En los adultos puede ser causado por:

  • El consumo de alcohol
  • El uso de ciertos medicamentos
  • Convulsiones
  • Trastornos mentales
  • Privación de sueño
  • Estrés

Síntomas

  • Expresión facial neutra o ausente, con los ojos abiertos.
  • Realizar actividades, como sentarse en la cama, caminar, salir, entre otras.
  • Confusión al despertarse, aspecto de desorientado. No recuerda nada del evento.
  • En adultos, las acciones que comete pueden llegar a ser violentas y perjudicar a otras personas.

¿Cuándo sucede el sonambulismo?

Sucede entre las tres y cuatro horas iniciales de sueño.

¿Cuánto puede durar el sonambulismo?

Puede variar, pero normalmente dura diez minutos aproximadamente o un poco más.

Prevención

Se reduce el riesgo de sonambulismo cuando se tiene un horario saludable de sueño, y cumplirlo lo mejor posible. Si llega a ser muy recurrente y afecta negativamente en la cotidianidad, consulta a un psicólogo o un especialista en trastornos de sueño. 

Testimonios

Algunas personas contaron su experiencia siendo sonámbulos.

«Cuando era chiquita, constantemente me despertaba en las escaleras o en la sala». -Constanza, 23.

«Recientemente me dio un episodio, en una pijamada. Me metí en el cuarto de la mamá de mi amiga, me metí en su clóset dos veces, la arropé, fui a su baño, lo usé y me salí». -María Victoria, 21.

«Siempre me sentaba en la cama y me reía. Todavía hablo dormida, pero ya no me paro ni nada».-Carmen, 20.

«Yo hablo dormido, pero no me paro ni nada».-Pedro, 22.

«No me pasó a mí, pero nunca me voy a olvidar. Me acuerdo que estaba en casa de una amiga y su hermana empezó a echar un cuento de una vez que estaba estudiando para un examen, de los egipcios. Dijo que su amiga se despertó a recitar todo lo que habían estudiado, los nombres de los faraones. Se asustó tanto que quería llamar a su mamá para que la buscara. Me traumatizó ese cuento». -Andreína, 20.

«Una vez me paré y caminé en mi cuarto. No encontraba la puerta y empecé a gritar y lloraba porque pensaba que estaba encerrada, pero resulta que estaba del otro lado. En otra ocasión, fui al cuarto de mis hermanos, le di tres vueltas a las escaleras de sus literas, me puse en posición fetal y me fui. Supe de esto porque mi hermano me vio». -Alai, 20.

«Mi hermana de la nada se paró y se acostó en mi cama. Cuando le dije que se quitara simplemente se volvió a parar y se acostó en su cama. Ella no se acordaba de nada cuando se lo conté». -María Corina, 20.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Preguntas que nunca deberías hacerle a: las gordas