Hablemos de la parálisis de sueño

¿Qué es?

La parálisis de sueño es aquel estado de inmovilización motora mientras se está despierto y consciente. En otras palabras, es un momento en el que el cerebro despierta antes que los músculos del cuerpo, provocando la incapacidad de moverse o hablar justo después de despertarse.

En la Clasificación Internacional de los Trastornos del Sueño, se reconoce como una “parasomnia” definida como un trastorno de conducta mientras se duerme. Esta se asocia con episodios breves o parciales antes de despertar.

Este estado de breve parálisis tiene una duración variada, pero usualmente no pasa de los cuatro minutos. En consecuencia, puede generar sensaciones angustiosas o de pánico, ya que experimentarlo se describe como “excepcionalmente aterrador”. Hay personas que solamente llegan a vivirlo dos veces en su vida, pero hay otras que lo sufren a lo largo de su vida.

En la antigüedad, se solía relacionar con vivencias sobrenaturales, tales como apariciones fantasmales o encuentros demoníacos. Se creía que estos espíritus o seres malignos se sentaban sobre las personas, impidiendo que se moviesen. Incluso, se llegó a vincular con los alienígenas.

Ver relacionados

Causas

Las razones básicas por las que una persona puede llegar a experimentar la parálisis de sueño son:

  • Falta de sueño o un patrón de sueño alterado.
  • Estrés crónico.
  • Ansiedad.
  • Fatiga.
  • Diagnóstico de un trastorno psicológico como la bipolaridad, depresión, entre otros.
  • Comer comidas pesadas con mucha grasa y azúcar antes de dormir.
  • Dormir boca arriba.
  • Consumo de drogas o alcohol.
  • Uso de aparatos electrónicos antes de dormir.

Síntomas

Una persona que está plenamente consciente, pero no puede moverse puede pasar por los siguientes efectos:

  • Incapacidad motora y en algunos casos habla.
  • Sensación de asfixia.
  • Peso en el pecho.
  • Ansiedad y angustia.
  • Alucinaciones.

Cómo prevenirlo

En síntesis, las mejores maneras de evitar entrar en ese estado de parálisis son:

  • Tener un horario de sueño estable, es decir, dormir más de siete horas por noche.
  • Probar nuevas posiciones de dormir, en especial si se duerme boca arriba.
  • Relajarse antes de ir a dormir, ya sea a través de la meditación o evitar usar aparatos electrónicos una hora antes.

Tratamiento

No hay un tratamiento específico, pero eso no implica que no existen alternativas para manejarlo. Primero que todo, es esencial tener una higiene del sueño sólida. Se deben tomar prevenciones para evitar las causas ya mencionadas por las que esto pueda suceder.

Se recomienda acudir a un profesional, ya sea un analista de sueño o psicólogo que dé instrucciones para lidiar con ello de la mejor manera.

Durante una parálisis de sueño, la clave es mantener la calma mientras se está en un episodio y aferrarse a la idea de que es temporal y pasará prontamente. Se sugiere mantener los ojos cerrados, dada la posibilidad de alucinaciones que pueden empeorar el susto de estar paralizado. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Pensamientos peligrosos que no deberías tener en tu relación