Guía práctica para ir a un baño público en Venezuela

En este momento específico de la historia y en esta Venezuela, hay ciertos elementos que son y serán característicos de esta etapa deplorable del país.

El  toque de queda impuesto por los mismos ciudadanos, ya que si se sale de noche las probabilidades de caer en manos de la inseguridad son bastante altas. La ignorancia del chavista radical, quien realmente cree que no consigue alimentos por culpa de la “guerra económica”. Y lo antihigiénico que son los baños públicos del país, donde probablemente obtengas una enfermedad.

Si en bastantes lugares del mundo los baños de uso público se caracterizan por falta de higiene, imaginémonos en un país donde hay racionamiento de agua, y un personal de limpieza que gana 6$ al mes.

Específicamente para nosotras mujeres, el tema higiénico en esta Venezuela en crisis es un infierno. Los problemas van desde escasez de productos de aseo personal, hasta los altos precios cuando se consiguen, nos vemos en una situación bastante complicada ya que, o nos gastamos todo nuestro sueldo en un paquete de toallas sanitarias o nos da una infección.

Y como si fuera poco, al momento de hacer nuestras necesidades fuera de casa, ya sea en el baño de un restaurante, de una fiesta, o incluso de la universidad, nos encontramos con el espacio asqueroso, mal oliente y por supuesto sin el papel higiénico que, sin importar la circunstancia, nosotras mujeres necesitamos.

Siendo una consecuencia más de lo que estamos padeciendo como ciudadanos, nos hemos acostumbrado a la rutina asquerosa de ir a un baño público bajo cualquier circunstancia; pero como en algunos casos no estamos preparadas, e incluso no estamos claras del nivel de bacterias que podría tener un espacio como este, decidimos hacer una guía práctica para utilizar un baño público en Venezuela.

Ver relacionados:

Toallitas húmedas, SIEMPRE

Porque es obvio que en ningún baño habrá papel y es realmente desagradable tener que hacer “la sacudida” porque no tienes cómo secarte. Sabemos que el costo es una real inversión, pero más caro te saldrá el tratamiento médico cuando tengas una infección.

No pongas nada en el suelo

Seguramente en la mayoría de los casos vas al baño con un bulto gigante y lo primero que se te ocurre al entrar al cubículo es dejarlo en el suelo. No cometas ese error porque si la poceta está sucia, imagínate el piso.

Que alguien te acompañe

Para que te aguante el bulto que no debes poner en el piso.

Evita lavarte los dientes

Como a muchas personas les toca almorzar en universidades u oficinas, suelen luego lavarse los dientes en los lavamanos de estos baños. Al menos de que trabajes en la Embajada Americana o seas freelance y ejerzas desde tu casa, no te laves los dientes con el agua del resto de los lavamanos del país. Primero porque seguro no lo han lavado desde que el chavismo entró al poder y segundo porque el color del agua probablemente parezca una infusión. 

JAMÁS sentarse en la poceta

JAMAS. NUNCA. Empezando porque seguramente tu mamá te lo dice desde que tienes uso de razón, es una asquerosidad así sea en el baño de tu universidad y lo acaban de limpiar. No sabes con qué limpian ese baño, ni quién estuvo sentado ahí.

Si estás rumbeando, alarga la primera ida al baño

Como solemos salir de fiesta y consumir muchas bebidas espirituosas, nos pasa que estamos más tiempo en la cola para ir al baño que en la rumba como tal. Esto sucede porque una vez que desatamos la vejiga por primera vez, no podemos parar. Así que para ahorrarte la cola y el sufrimiento del baño asqueroso, trata de aguantar lo más posible esa primera ida.

En resumidas cuentas, evita tocar cualquier elemento dentro de un baño público y si puedes evitar el tener que ir, incluso mejor. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Conversación con una antifeminista