#TheAdebates: ¿Es ilegal el uso de pantaletas de abuela?

Preámbulo

La ropa interior ha sido pensada por más de una gran mente de la industria de la moda como una segunda piel.

Y es que si nos ponemos un poco menos poéticos podemos considerarla como tal. Es lo que usamos más cercano a nuestra piel y sin ella no nos vestimos. La usamos todos, desde ancianos, hombres, niños y mujeres. Sin importar preferencias sexuales, sexo, edad, poder adquisitivo o gustos, todos usamos ropa interior.

Con los avances de la tecnología y el pasar del tiempo, la evolución de la ropa interior ha ido de la mano con el cambio de moda para mejorar practicidad, funcionalidad, aspecto y confort.

En la época isabelina los corsés eran utilizado para moldear el cuerpo y dejar desmayadas a más de una. Eventualmente, los grandes semi pantalones que se usaban debajo de los vestidos se acortaron y se separó la pieza que cubría el busto del derrière. Poco a poco se fueron ajustando las piezas a la forma del cuerpo y con el tiempo terminamos con las pantaletas que hoy en día conocemos.

Si hay una infinidad de piezas para vestir en el mercado, existe la misma cantidad de posibilidades de ropa interior para encajar a los gustos y preferencias de cada consumidora. De encaje, de látex, de algodón, con lazos, sin lazos, incómodas, demasiado confortables, bonitas, feas, beige, de leopardo fucsia con corazones verdes, altas, a la cadera, brasileras, hilo, parecidas a la de los hombres, con liguero y hasta comestibles. Imperios con gran poder en el mercado se han hecho fortunas multimillonarias enfocando sus diseños únicamente en la ropa interior.

Para la mujer, la ropa interior trasciende su practicidad y hoy en día representa un reflejo directo de su humor, cuidado y la atención que ella misma se presta. Esa noción de “segunda piel” ha permitido que la mujer satisfaga con el amplio mercado sus necesidades de comprar la ropa interior que desea. Solamente en el Reino Unido se estima que la mujer promedio gasta al año alrededor de 800 libras en sostenes y pantaletas.

Pareciera ser que en el mercado tan segmentado y especializado que caracteriza nuestra época, las posibilidades creativas en cuanto al diseño de las pantaletas son infinitas. Sin embargo, con un sin fin de opciones entre las cuales elegir, algunas mujeres prefieren las granny panties.

Para efectos de este juicio, se deberá definir con gran precisión qué es una granny panty:

Granny Panty: dícese de aquella pieza de ropa interior distinta al sostén que semeja las pantaletas usadas en el siglo pasado o el antepasado por nuestras abuelas y bisabuelas. Su diseño suele cubrir todo el derrière, tener ajustadas ligas en los bordes, ser de algodón, de colores carne y no ser demasiado ceñidas al cuerpo. Son comúnmente vistas como el diseño menos atractivo en el mundo de las pantaletas y como señalado anteriormente, son habituales (si no obligatorias) entre las mujeres más maduras de la sociedad.

El conflicto social con las granny panties nace cuando jóvenes atractivas, capaces e inteligentes prefieren utilizar este tipo de pantaletas por encima de las otras opciones mucho más sexy y modernas.

Por no llegar a un consenso sobre si este estilo de pantaletas se debe quemar en su totalidad o ser adoptada por todas las mujeres alrededor por su practicidad y comodidad; se hace una demanda por parte de las que detestan las granny panties (las llamaremos grupo Victoria) contra las que las usan (a quienes nos referiremos como grupo Limited Too) para llegar a un acuerdo.

El crimen

Las acusadas utilizan con regularidad o sin excepción granny panties a pesar de su poco atractivo, diseño fuera de moda y aspecto poco favorecedor bajo la excusa de ser cómodas, considerando que están en una edad madura.

Argumentos a favor, las Victorias:

  • Son poco favorecedoras a la figura.
  • Deberían ser usadas por niñas que no han entrado en la adolescencia.
  • Son apretadas.
  • Se marcan.
  • Si hay opciones más bonitas, ¿por qué usar las más feas?
  • Manrepeller.
  • Usar pantaletas de encaje y diseños sexy no implica estar activa sexualmente ni ser promiscua.
  • Usar pantaletas distintas a las granny panties contribuyen a la seguridad en sí misma.
  • Hay pantaletas cómodas, simples y de algodón que no son de ese estilo.
  • Te ves mejor sin ropa con cualquier otra opción que con las granny panties.
  • Ni a Bridget Jones le quedan bien.
  • Nadie debería comprar pantaletas que vienen en paquetes.
  • Después de cierta edad no se debería comprar pantaletas en tiendas para niños.
  • Solo son aceptables entre un demográfico de 60 a 80 años de edad.
  • Aunque las compres nuevas parecen tener más de 8 años en tu closet.

Argumentos en contra, las Limited Too:

  • Son cómodas.
  • La telas sintéticas como el látex y el encaje no son buenas muy cerca de la piel.
  • Son muy prácticas cuando se tiene el período.
  • Cubren todo el trasero.
  • Duran años.
  • No pasan de moda.
  • Son más baratas que las de encaje.
  • No se meten entre las nalgas.
  • De nuevo, comodidad.
  • Sabes con certeza que no se van a mover.
  • No son TAN poco sexy como la gente dice.
  • Realmente no pretendo mostrárselas a nadie.
  • Puedes lavarlas todas en la lavadora y secadora.
  • Los colores carne no se ven a través de otras telas.
  • No tienen texturas raras que se marquen con la ropa ajustada.

El veredicto

(El jurado está conformado por 23 mujeres que votaron a favor o encontra del uso de las granny panties)

Tras larga deliberación y consideración del jurado, tomando en cuenta los argumentos que dieron ambas partes y los daños colaterales e intrínsecos en el alegado crimen que existe en usar pantaletas de viejas, el jurado considera a las que usan granny panties:

CULPABLES

Con 15 votos a favor y 8 en contra de la culpabilidad de las mujeres que usan este tipo de pantaletas, el veredicto es que las acusadas sí incurren en una ilegalidad visual, injusta y sin fundamentos con el uso de esta ropa interior.

Por más cómodas que sean, ninguna mujer pensante y derecha debería verse sometida al uso de pantaletas que parezcan “atrapa peos”. La excusa de la comodidad y el costo son refutadas con una infinidad de opciones económicas y confortables que existen en el mercado.

Las Victorias ganan el caso y deben cumplir como un deber con la sociedad, llevar a sus amigas Limited Too de compras en búsqueda de una pantaleta justa. Por su parte, las Limited Too se verán obligadas como parte de su sentencia a ir de compras de humor jubiloso y quemar todas las pantaletas desgastadas de viejas que existen en su closet.

Sin otro motivo al que hacer referencia, se levanta la sesión.

Caso cerrado. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
¿Por qué la astrología es tan relevante de pronto?