Estamos en la era de las brujas ‘millennial’

Hablar de brujas y ocultismo automáticamente nos mete en una máquina del tiempo y nos traslada a la Edad Media, cuando esto se hizo muy común. Durante ese tiempo, las mujeres acusadas de prácticas paganas eran enjuiciadas y posteriormente quemadas en la hoguera. A partir de entonces, la inquisición, integrada por los miembros del clérigo, se encargó de perseguir a todo aquel que no siguiera el ideal de vida que proponía la Iglesia católica.

via GIPHY

Más tarde, el renacimiento significó el inicio del auge científico. Los experimentos y la investigación permitieron desarrollar nuevas teorías de la medicina, la astronomía y la física. Si antes se hacían acusaciones cuando una mujer se reunía con otras, era difamada por alguien más o tenía alguna marca de nacimiento que los pertenecientes al clérigo creían que había sido hecha por Satanás; ahora, en el renacimiento, los brujos serían las personas ilustradas.

Científicos, cabalistas, médicos no colegiados, adivinos, alquimistas y astrólogos serían los pertenecientes al nuevo aquelarre. Una de las grandes figuras de la magia renacentista, por ejemplo, fue John Dee, el astrólogo y consultor oficial de la reina Isabel I y otros monarcas europeos como Rodolfo II de Austria, protector de brujas y magos.

Entre las brujas y hechiceros del renacimiento se encontraba John Dee, aquí en la corte de la reina Isabel I
John Dee en la corte de Isabel I
Autor desconocido

Por otro lado, para los indios nativos de América del Norte todo a su alrededor estaba imbuido de espíritus. El sol, las nubes y los ríos tenían alma; los animales y las plantas guardaban dentro sí un poder, un misterio o una cura. En cuanto a Latinoamérica, en México la brujería o hechicería proviene de la herencia azteca, imperio de religión politeísta que conocía y aplicaba la astrología.

Las supersticiones y los seres mágicos nos han acompañado en todas las épocas de alguna u otra manera, y esta era no se iba a escapar de ellos. Los siglos XX y XXI han sido un periodo de crecimiento rápido en campos tecnológicos y científicos, pero eso no significa que las tradiciones antiguas de la magia y la brujería desaparecieron en la vida moderna, sino que, por el contrario, estas prácticas se han beneficiado de la era de la información. La televisión, el cine y el internet han servido de plataforma para la divulgación de estas prácticas, mostrando cómo es la magia en esta era, la era de las brujas millennial.

Las brujas forman parte de nuestra cultura pop. Por ejemplo, en 1996, The Craft nos mostró a un grupo de adolescentes con poderes sobrenaturales que pertenecían a una escuela católica. La película, además de mezclar brujería y adolescentes, presenta magia y rituales reales. El director, Andrew Fleming, contrató a la experta en Wicca Pat Devin, sacerdotisa de Covenant of the Goddess, para que los hechizos fuesen iguales a los que podrían encontrarse en un libro básico de Wicca. 

via GIPHY

Unos meses más tarde, se estrenó una serie sobre la bruja más amada de la televisión, Sabrina the Teenage Witch, y en 1998 conocimos otro aquelarre, el de Charmed. Desde entonces hemos visto —y amado— todas las versiones de brujas que nos han presentado los medios. ¿Acaso esto significa que la exposición de las brujas en los medios de comunicación masiva hizo que nuestra generación se interesara por la brujería? ¿O que los millennials sintieron afinidad por la representación de estos personajes en la televisión y el cine? 

A las preguntas anteriores la respuesta parece ser un sí. En Estados Unidos la religión neopagana conocida como Wicca y otras prácticas vinculadas con la brujería han crecido durante los últimos treinta años, según un estudio realizado por el instituto de investigación Pew. En el año 2000 contaban con 134.000 practicantes y para el 2014 ya superaban el millón.

via GIPHY

Los millennials son una generación que ha abierto debates para distintos temas, siendo algunos de estos el trabajo, su forma de comunicarse, sus ajetreadas vidas y altos índices de ansiedad, y su obsesión por la astrología. De hecho, en un artículo de The Amaranta acerca de los millennials y su fijación por la astrología, Mariella Álvarez cita un estudio que indica que en el 2007, el 81% de los jóvenes decía no dudar de la existencia de Dios, pero esta cifra disminuyó un 68% para el año 2012.

Que una buena parte de los millennials dude de la existencia de Dios no los hace menos espirituales, pues aún les interesa el universo, saber cuál es su propósito en este mundo y lograrlo para ser recordados, pero, ¿cuál es la verdadera razón por la que los millennials sienten inclinación hacia las corrientes paganas?

Para entrar un poco más en materia, entrevisté a cinco brujas y astrólogos pertenecientes a este aquelarre millennial para que resuelvan las dudas que tenemos acerca de los intereses actuales de nuestra generación y sus creencias, o como los ortodoxos prefieren llamarlo, el neopaganismo.

via GIPHY

Antes de saber las respuestas conozcan a nuestras brujas y hechiceros modernos: la primera es Annabel Gat, astróloga certificada por la Sociedad Internacional de Investigación Astrológica. Tiene una columna mensual en Vice y ha aparecido en portales como MTV News, Cosmopolitan y Bustle. También tiene un libro publicado llamado The Astrology of Love & Sex.

Michael Cardenas, clarividente y médium, también nos ayudó. Cardenas es jefe de brujas de Olde Ways, un portal en internet con información mística y servicios mágicos. Además, ha publicado en medios como Vogue, Teen Vogue y Cosmopolitan.

La profesora y lectora de tarot Blue June también participó. Es conductora del podcast Mystic Witch y ha publicado en Vogue, Cosmopolitan, Teen Vogue, Vice, Nylon, InStyle, Bustle y The New Yorker.

Otra de nuestras colaboradoras fue Six, una astróloga sexual que promueve la positividad erótica y las autoexploraciones con astrología. También ofrece talleres, consultas y asociaciones que alientan a las personas a buscar, obtener y mantener relaciones y conexiones significativas. Ha sido publicada y mencionada en Teen Vogue, Nerdist, Metro UK y Vice.

Y, por último, Didi Daze, astrólogo y tarotista venezolano enfocado en el acompañamiento de las personas para transformar sus traumas y dolores de manera que los puedan sanar y crecer a partir de eso. Es estudiante de Lisa Stardust y ha colaborado con artículos para Bustle e InStyle Magazine.

¿Por qué creen que cada vez hay más millennials interesados en las corrientes paganas?

Cardenas: El paganismo está universalmente enfocado en vivir en equilibrio con la naturaleza y empoderarse uno mismo a través de la conexión directa con lo divino. El clima político actual y la crisis climática pueden hacer que las personas se sientan impotentes y frustradas, y el paganismo le da a la gente herramientas antiguas para que puedan lidiar con el caos moderno.

Six: Todos tenemos la necesidad de creer en algo. No pienso que el declive de la religión también implique el declive de la esperanza. Las corrientes paganas simplemente son una alternativa para que los millennials se sientan en contacto con algo mayor. Es solo un sistema de creencias que se siente más “natural”.

Daze: Creo que a los millennials el paganismo nos llama la atención porque ofrece una perspectiva completamente distinta del destino y el poder. Estos ya no estarían atribuidos a nadie, solo a las decisiones que uno mismo toma. Esta sensación de control y libre albedrío resulta realmente fresca y empoderadora.

¿Cómo alguien podría reconocer que posee un don o una sensibilidad distinta si no tiene información o referencias previas?

Six:  No creo completamente que existan personas más especiales que otras. Creo que todos tenemos “dones” que decidimos explotar, en algunas personas puede ser más fácil o más difícil. Mi reto para las personas que consideran que tienen habilidades “especiales” es que confíen en lo que sienten. Que se tomen el tiempo de buscar en su comunidad espiritual local o que vayan a librerías para conocer más sobre el tema. Siempre recomiendo que lleven un diario para reflexionar y tener un espacio donde puedan entender sus sentimientos.

Gat: Creo que todos tienen un don, pero lleva tiempo explorar nuestros talentos, y no hay prisa. Sé paciente. Disfruta el viaje. Lee libros, asiste a clases, explora.

¿En qué se diferencian la brujería moderna y la antigua?

June: En mi opinión, la única diferencia es que ahora las brujas tenemos más acceso al texto esotérico, por lo que es mucho más fácil ser autodidacta. Otro beneficio de esta era es la tecnomancia, que es usar las redes sociales para realizar hechizos. En general, no hay mucha diferencia, excepto que la conexión entre la tierra y el hombre es mucho más difícil de lograr debido al inmenso abuso que hemos cometido contra ella en la era moderna.

¿Las brujas modernas son perseguidas? ¿De qué manera?

June: Absolutamente y de la misma manera que siempre lo han sido. También la tergiversación en los medios como la televisión y el cine es simplemente salvaje.

Six: Sin lugar a dudas. Las brujas todavía vivimos en una sociedad que percibe lo que hacemos como algo maligno e incluso amenazante. Pienso que existen espacios donde puedes practicar tu craft en paz, pero también considero que hay gente de la comunidad que no demuestra completo respeto a personas de orígenes distintos.

via GIPHY

En esta era, ¿existe alguna manera de diferenciar a las brujas buenas de las malas?

Daze: La importancia de diferenciar a las brujas buenas de las malas no está en la brujería, pues hay que saber hacer lo mismo con las personas. La brujería se basa en el principio del movimiento energético. Simplemente pensar mal de alguien se considera magia negra y cualquier persona tiene la capacidad de hacerlo.

June: En mi opinión, no es la bruja sino la magia, o incluso más precisamente la intención, lo que debe ser examinado. E incluso así es una pregunta difícil. Puedes hacerle un hechizo a un pariente para que te devuelva un dinero y luego recibirlo como herencia de su testamento. Tu intención no era oscura, pero esa es a veces la naturaleza del trabajo con hechizos, por lo que puede generar muchas preguntas. La intención es lo que necesita ser realmente cuestionado.

¿Cuál creen que es su misión en la tierra como brujas de la nueva era?

Six: Transmitir la mayor cantidad de positividad que pueda y ayudar a las personas a seguir su intuición. También crecer en la naturaleza que me enseñó los beneficios de conectarse con el universo y desconectarse del mundo material.

Daze: Ayudar a los demás. A través de la astrología y el tarot he tenido el honor de ayudar a personas a quitarse un peso de encima y conseguir herramientas para mejorar su vida. Incluso he tenido casos en los cuales han llorado por el release que sienten al finalizar. He evidenciado cambios drásticos, tanto emocionales como en la dirección de sus vidas. Cualquiera que le quite mérito a este trabajo no le da importancia al bienestar de las personas.

Cardenas: Soy una bruja profesional, lo cual significa que uso mi oficio para ayudar a las personas y durante años fue mi trabajo a tiempo completo. Ayudo a la gente lanzando hechizos de amor, leyendo tarot, conectando a las personas con sus seres queridos que han fallecido, haciendo limpieza espiritual, dirigiendo rituales, dando talleres sobre varios aspectos de la artesanía. Mi misión es existir como bruja y ayudar a otros en el proceso.

¿Qué retos se les presentan a las brujas millennial en la era de la tecnología, la globalización y el exceso de información?

Blue: Creo que, en lo que respecta al aprendizaje, internet tiene mucha información valiosa pero aún más información errónea. Aprender a notar la diferencia es imprescindible y lo más común es que muchos principiantes cometan errores antes de que eso ocurra.

Six: Creo que uno de los mayores problemas es el hecho de que no toda la información debe ser consumida. Cuando uno se involucra con brujería, lo hace también con fuerzas ocultas. Ya sea que creas que tu conocimiento proviene de tus ancestros, Dios, el universo, o solo son tus “instintos”, es innegable que algo mágico está ocurriendo. Es importante entender qué estás haciendo, por qué lo estás haciendo, que te protejas y que lo hagas con respeto. Es importante que las brujas millennial reconozcan que no hay nada nuevo en este movimiento New Age, el conocimiento solo se está siendo reciclado. Es nuestro deber que activamente busquemos hacer la menor cantidad de daño a las personas involucradas.

Sabrina Spellman, una de las brujas más famosas de la televisión, en Chilling Adventures of Sabrina
Kiernan Shipka como Sabrina en Chilling Adventures of Sabrina
Netflix

Nuestras brujas millennial nos dieron distintos argumentos acerca de por qué nuestra generación se inclina más al paganismo, basándose en sus propias experiencias, pero, ¿qué piensa la Iglesia católica con respecto a esto?

El sacerdote Antonio Texeira, perteneciente a la congregación del Sagrado Corazón de Jesús en Venezuela, profesor de Teología y formador del Seminario de Dehoniano en Caracas, explicó desde la perspectiva eclesiástica por qué ocurre este fenómeno en el que los jóvenes se inclinan al neopaganismo y, además, por qué el Halloween es una fiesta tan atractiva en nuestra era.

¿Por qué crees que cada vez hay más millennials interesados en las corrientes paganas?

Empecemos por el hecho de que ya no somos tan conservadores. Y esto aplica tanto para los jóvenes como para las abuelas de esta época. Ya no estamos atados a tradiciones. Y hablemos de tradición como si fuera una camisa de fuerza de la que no puedes zafarte, eso ya no existe. Para nosotros la tradición era ir en familia a la Eucaristía, pero ahora los jóvenes tienen la total libertad de elegir si asisten o no.

Los jóvenes no son conservadores. A la gente no le gusta conservar cosas, les gusta más bien vivir novedades. Una de las características de la época actual es, precisamente, la novedad. Mi pelo tiene que ser diferente; si veo a alguien vestido igual a mí, me siento mal porque alguien más está usando lo mismo que yo. Todos quieren ser originales. Y como todos están en la búsqueda de esa singularidad, lo hacen a través del vestir, del caminar, del hablar, del comportamiento, de la expresión y también de la fe, del modo de vivir la religión.

Precisamente por esto es que las fiestas como el Halloween les parece atractivas, porque les da novedad y diversión. Personalmente, debo decir que no creo que sea una fiesta pagana, sino una celebración comercial.

Los millennials creen que si son la religión zen del oriente, están en una onda distinta a las demás personas, y eso les da nota. Si lo entienden o no, es otra cosa, pero en efecto, les atrae. Ojo, esto no solo pasa con los jóvenes laicos, en el catolicismo también pasa. Hay distintos grupos y, aunque crean en un mismo Dios y profesen una misma fe, tienen la necesidad de resaltar, por lo que utilizan una cruz distinta o tienen un modo de cantar distinto para diferenciarse de otras congregaciones.

Yo lo que creo es que como Iglesia tenemos que asumir la fe con seriedad y entender que estamos que en una época distinta. La fe no puede quedarse en tradicionalismos. La fe en Jesús es una novedad permanente y como es así, cada uno la vive como él se lo pide. Pero hemos metido la fe en una estructura religiosa y como las estructuras son bastante estrechas, los jóvenes se sienten presos y buscan una manera de escapar y sentirse libres porque no les gusta lo que ven.

Las iglesias se nos quedan vacías porque las estructuras religiosas no dan más de sí. No son creíbles o no son manejables para la sociedad actual. Los que son ministros de la iglesia necesitan repensar su ministerio para poder atraer de nuevo a los jóvenes de ahora, quienes han cambiando y no quieren seguir este tipo de organizaciones.

via GIPHY

Después de presentar ambas perspectivas, podemos concluir que tanto el aquelarre como el representante de la Iglesia llegaron a un punto en común y es que todos tenemos la necesidad de creer en algo. Nuestro sistema de creencias, independientemente de cuál sea, nos ayuda a crecer, conocernos y conectar con otros.

Los millennials están en la constante búsqueda de satisfacción personal y del control sobre las situaciones porque en el fondo, por muy cursi que suene, todos queremos felicidad y esta es particular para cada quien. Unos la encuentran en el trabajo, algunos en su relación con los demás y otros en el amor, y la astrología es una herramienta que termina siendo de ayuda al aclarar dudas sobre esos ámbito de la vida, llenando esa necesidad que sentimos todos  de creer en algo, sin sentir el peso de una estructura ortodoxa que necesita adaptarse porque ha sido su rigidez la que ha alejado a los jóvenes de sus espacios.

Independientemente de lo que profeses, es una realidad que el neopaganismo ha llegado para quedarse y que ahora las brujas no se reúnen a escondidas sino que te dicen qué te depara el futuro por WhatsApp o por FaceTime, y que ya no son quemadas en la hoguera, sino que ahora reciben comentarios de odio en sus cuentas de Instagram. 

No importa la era en la que estemos, siempre habrá quienes decidan creer en la magia, sobre todo en noche de brujas. ¡Feliz Halloween, mortales!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TheA logo
Más artículos
Puede que los ‘fanfictions’ hayan influido en tu sexualidad