Entrevista con un par de zurdos

Entrevista con un par de zurdos

Caracas, 20 de diciembre de 2017

– Hola, ¿cómo están?

M: Bien, ha sido difícil.

– Me imagino, ¿cuáles son los planes de la comunidad zurda para manetenerse unida en las festividades?

F: Bueno, primero que nada recordar que no estamos solos y que nos tenemos que sentar del lado correcto de la mesa durante año nuevo.

– ¿Del lado correcto de la mesa?

F: Sí. Si te sientas cerca de una persona derecha, puedes chocar con el brazo cuando intentas picar con el cuchillo porque lo usamos del lado contrario.

– Que duro. ¿Cuánto tiempo llevas siendo zurdo?

M: 25 años, desde que agarré mi primer lápiz.

– ¿Y tú Fabiana?

F: 21, igual, desde que nací.

– ¿Cómo se sintieron al darse cuenta que no eran igual que el resto?

M: Igual, me he empeñado por no sentirme distinto, creo que si cedes bajo presión los derechos se aprovechan de ti.

F: Yo tuve una tía que se empeñó en obligarme a ser derecha, pero no lo logró. De chiquita pensaba que ser zurda era malo por su dedicación con que escribiese con la otra mano.

– ¿Es común que las personas intenten hacerlos usar la mano derecha?

F: Pues sí, toda la vida he vivido bajo esta presión. Sobretodo en el colegio.

– ¿Por qué el colegio?

M: Bueno, porque las tijeras de recortar no están hechas para que las usemos los zurdos. El filo corta solo si la usas con la otra mano. Mi mamá está convencida con que es la mejor madre del mundo porque voló a Estados Unidos para traerme (según ella) la primera tijera de zurdos en Venezuela. Todavía conservo mi preciada tijera morada.

F: Yo he arrastrado hasta la universidad mi lucha con los pupitres. Todos están hechos para derechos y me veo obligada a escribir suspendida en el aire o a apoyarme en el pupitre de mis amigas. A veces tengo suerte y puedo pelear por un pupitre de zurdos, lo que resulta difícil, porque el mundo está conspirando para que luchemos dentro de la comunidad.

– ¿Sabían que en la edad media la mano zurda era considerada “la mano del diablo” y por ende, los zurdos eran seres corruptos?

F: Si, le llamamos el fenómeno diestra-siniestra, desde las épocas oscuras hemos arrastrado esta mala reputación que intentamos cambiar hoy en día.

M: Exacto, somos personas normales. Fabiana tiene una prima de 4 años que llora si le dicen que es zurda, como si fuese un insulto. Queremos cambiar esto, de ahí nuestra campaña “lefties are your besties”.

– ¿Cómo se sienten ustedes en el mundo?

F: Hay un cierto sentido de pertenencia con tus compañeros zurdos. Cuando alguien te comenta que también usa la mano izquierda, inmediatamente hay un click.

M: Es un poco absurdo pero verdad. Los derechos hasta se sorprenden cuando se dan cuenta que eres zurdo, como si tuvieses un ojo más en la frente o algo.

– *Risas*

M: Tu te ríes pero es una lucha verdadera. Para nosotros a veces, life is a b*tch.

– Discúlpame.

F: El lado positivo puede ser que dicen que somos más creativos porque usamos el hemisferio derecho del cerebro. Pero realmente no está comprobado. Ahora que lo pienso, no hay ningún lado positivo al hecho de ser zurdo.

M: Si, en verdad es complicado y ya.

– ¿Cómo usan los pies?

M: Ambos somos lo que se llama “zurdo cruzado”, derechos de mano pero izquierdos de pie. Chutamos con la derecha, por ejemplo.

F: Pero hay gente que no corre con la misma suerte. El monopatín se usa del lado distinto, no sabes que te tienes que poner del lado contrario para batear y no entiendes porque la pelota no tiene el mismo recorrido que el de los otros chamos.

– ¿Otras cosas que sean complicadas para los zurdos?

M: estudio odontología y no puedo usar los forceps.

F: El cuchillo del pescado, en las demostraciones de fuerza tienes que usar tu mano débil, tienes que avisarlo antes de que te enseñen kick-boxing y de alguna forma, creo que manejamos distinto.

– Gracias por compartir sus luchas de vida conmigo.

F: Un placer hablar en nombre de la comunidad zurda.

M: Espero que esto no salga en la revista, estás poniendo nuestras vidas en internet y no me lo vacilo.

Esto es una historia semi-ficticia, los personajes son reales (Mikel es mi hermano y Fabiana una de mis mejores amigas), sus luchas son reales, ser zurdo, es real.

No están solos.

Tienen una página y todo.

TheA logo
Más artículos
Un cuarto digno de Instagram