Hoy es el día más triste del año

Sí, existe un “día más triste del año”. A este punto no sé cómo aun nos sorprende. A pesar de nuestra relación de amor/odio con los domingos, resulta que esta fecha no cae al final de la semana, sino al comienzo: el día “más depresivo” es el tercer lunes de enero.

En el 2005, el Dr. Cliff Arnall encapsuló al feeling de “¿cómo gané el doble de mi peso en Navidad?” junto con “no han pasado dos semanas y ya deje de ir al gimnasio” al nombrar el tercer lunes de enero el “Blue Monday”.

Al principio, Arnall le atribuyó la melancolía al efecto post-holiday, cambios climáticos, resoluciones fallidas y deudas en las tarjetas de crédito. Pero por más arbitraria que suene la selección del día, la fecha se justificó con una “ecuación” en el 2006, que después modificó en 2009.

Por supuesto, tras la evidente falta de unidades de medida, se concluyó que toda la teoría del Dr. Cliff Arnall era solo un invento con fines publicitarios dirigido por la compañía Sky Travel. Aún así, no podemos negar que la ciencia está de acuerdo con algunos de los síntomas que Arnall relacionó con el Blue Monday hace más de una década: está comprobado que el primer mes del año tiende a ser el más depresivo a nivel global.

Pero en vez de tomar en cuenta una fecha exacta o ecuación, los científicos se apoyan en el Seasonal Affective Disorder (SAD) para explicar por qué tendemos a sentirnos más vulnerables y pseudoconcientes en enero.

El SAD es un diagnóstico clínico relacionado a la reducción de horas diurnas y aparición de largas noches. Según el Dr. Matthew Rudorfer, experto en salud mental, la condición presente en el cambio de temporada “interfiere con el funcionamiento diario durante un período significativo de tiempo”, por lo cual es normal que nos sintamos un poco melancólicos en este momento del año.

Mientras tanto, no podemos afirmar con certeza que el SAD llegué a su máxima expresión el tercer lunes de enero; así que lo más probable es que nunca sepamos si Arnall tuvo razón o solo es nuestra predisposición tratando de encontrarle sentido a un montón de letras que representan nuestras deudas decembrinas y resoluciones fallidas.

En tal caso, te recomendamos que no intentes comprobar la teoría del Dr. Cliff Arnall y hoy combatas cualquier fuerza externa que juegue con tus emociones. Creénos, si nosotras pudimos contra los Sunday Night Blues, no hay nada que temerle al Blue Monday. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
¿Quién fue realmente Santa Claus?