¿Qué es lo peor que te ha pasado por no hacerles caso a tus viejos?

¿Qué sería de nosotros sin nuestros papás?

A lo largo de nuestras vidas, la respuesta a esta pregunta varía tanto como el valor del dólar en este país. Al principio, los adoramos y los vemos como unos dioses gigantes llenos de sabiduría y mil experiencias que enseñarnos, luego (cuando somos más hormonas que gente) los vemos como los guardianes de una prisión negados a darnos una luz de libertad; y mucho, muuuuuucho después cuando ya hemos recibido bastantes c*ñazos, les damos la credibilidad que merecen.

Pero para entonces, ya es muy tarde y ya la hemos c*gado demasiado.

Esta es la historia in between, sobre lo que ocurre después de darnos cuentas que no son unos dioses gigantes dueños del mundo y antes de reconocer el motivo de todos sus sermones y regaños. No garantizo finales felices.

“Tomarme una medicina para perros y tener la peor pálida de mi vida” -Anna Valentina.

“Mi mamá me llevaba toda la vida diciendo que nunca me cortara el cabello yo sola. Y como a mí me encanta llevarle la contraria, cuando estaba en sexto grado agarré unas tijeras y me corté la pollina. Me quedó asquerosísimamente corta y fea. Todas las fotos de sexto y séptimo grado aparezco con una pelusa horrible en la frente” -Daniela.

“Me robaron por no esperar a mi mamá y ser malcriado” -Joiver.

“Una vez mi mamá me dijo mil y un veces que no saliera tan tarde a patinar, ya lo había hecho un montón de veces así que no le paré. Pero como estaba tan oscuro, no vi una ramita en el piso. Me caí y me hice un esguince como un web*n” -Ricardo.

“Me comí todo el wasabi de un combo de sushi y le tumbé el refresco a mi mamá” -José Alfonzo.

“Mi papá me dijo que no volviera con mi ex porque me iba a hacer la vida imposible. No me la hizo imposible, pero sí resultó seguir siendo tremendo pendejo” -María Laura.

“No me arrepiento de ninguna vez que no le hice caso a mi mamá, de alguna forma siento que fue lo que me diferenció de ella” -Mariana.

“Caer en las drogas” -Luis Felipe (este comentario nos dejó preocupadas).

Una vez que recibí todas estas historias, me pregunté dónde carrizo andaban metidos los papás mientras todos aquí desobedecían a su mamá. Seguramente estaban haciendo lo mismo, o tienen una sabiduría aún más cruel en la que prefieren que nosotros nos metamos nuestros propios golpes para vez si aprendemos de una vez.

Nunca llegaremos a entender por completo las intenciones de nuestros viejos, pero lo intentamos.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
¿Por qué la astrología es tan relevante de pronto?