La historia de mi tatuaje

Algunos lo llaman arte corporal, otros un compromiso de vida y los padres más estrictos lo llaman “te lo haces y te mato”. Nunca se han reportado casos de muerte por desobedecer esta última, pero quién sabe.

Los tatuajes -como cualquier otra expresión artística- tienen el motivo de comunicar algo (una experiencia, una frase importante o un recordatorio). Sin embargo, existen las excepciones a la regla; tenemos personas que se tatúan porque sí, otras en nombre del arte y otras porque hicieron una mala decisión.

En esta edición de #CuéntameMás quisimos preguntarle a las personas sobre su tatuaje y su experiencia adquiriéndolos.

Ainoa, 21.

Yo no soy conocida por ser una persona muy atlética, sin embargo porque un niño bonito me lo pidió decidí subir el Humbolt mientras fumaba 5 cajas de cigarro semanales. Tardé 6 horas en subir y durante el trayecto dejé un pulmón y todos los ánimos de hacer ninguna otra cosa ese día. Sin embargo, mientras bajaba por el teleférico de la ciudad de Caracas, me llegó un mensaje al grupo de mis mejores amigas, todas ellas viven en el extranjero y era la primera vez en 2 años que nos veíamos. Una de ellas, la que siempre tiene malas ideas, propuso tatuarnos las iniciales de nuestro grupo de Whatsapp y todas eufóricas de nostalgia y compañerismo, sucumbimos a la delirante propuesta. Total que llegamos todas al centro comercial y yo drogada del cansancio y queriendo sentir mi cama, me ofrecí hacerlo de primera (teniendo completa fe en mis amigas). Nadie se decidía en la tipografía y después de 45 min de disputa el tatuador decidió con su puño y letra posar la aguja sobre mi piel. Es el tatuaje más horrible del mundo pero fue un día bastante cómico que me recuerda a mis amigas. Aunque ninguna piense que es bonito, ninguna se arrepiente. Moraleja: no te tatúes estando drogada del cansancio.

Isabella, 22.

Este es mi segundo tatuaje, tanto el primero como El Segundo me lo hice sin decirle a mis papás por miedo a que me regañaran, también fue algo sin planificar, vi la frase como dos meses antes y un día me desperté, agarré el carro y me fui a Plaza Las Américas, con bastante miedo porque era en el cuello y lo que me habían dicho era que dolía bastante. Pero bueno, respire profundo y me lo hice. ¿Por qué me lo hice? la frase me gusta mucho y me identifico con ella, el significado que tiene para mí es que la vida siempre sigue su curso; no importa sea bueno o malo el momento, uno tiene que seguir adelante y cumplir sus sueños. Que a pesar de las dificultades, siempre hay algo bueno que nos hace seguir.

Santiago, 22.

Lo hice porque es una cosa que para mi significa bastante. Me han pasado bastantes cosas y hay que seguir adelante a pesar de todo. Hay que pensar en el arco, en el objetivo; así apuntas perfectamente al blanco, o sea, el éxito.

Alexa, 22.

Es mi primer tatuaje. Son mis dos hermanos y yo. Mas allá de eso, el triangulo significa el equilibrio. Pero no es simétrico ni perfecto por que la perfección no existe.

Fue un momento de entendimiento interno hacia mi persona.

Stephanie, 20.

Se supone que es una flecha. Me quería hacer algo por protección. El significado es que cuando va para atrás, va para adelante.

En una punta, escorpio porque soy demasiado escorpio. En la otra punta un símbolo egipcio porque es la cultura favorita de mi papá. Significa el cielo y la sabiduría.

Patricia, 25.

Mi hermano se estaba tatuando y me dio FOMO, entonces le dije al artista que quería un elefante y me diseñó uno. Al final terminamos haciendo un intercambio de arte: yo le hice unas fotos y él me regaló el tatuaje. 

Oriana, 25

No soy la primera ni la ultima que se hace un tatuaje que con los años no le ve mucho sentido. Todo fue «cosa de momento» y la excusa «no puedo explicar lo que siento cuando escucho esa canción».

House of Cards mi canción favorita de la banda Radiohead, sí tuvo un efecto en mi desde la primera vez que la escuché y aun lo sigue teniendo, de esas cosas que uno no sabe ni explicar y que en este caso no esta ni familiarizado con la letra de la misma, sino es una cuestión de melodía y vibraciones que me hace repetir la canción una y otra vez. En la actualidad me pregunto si era razón suficiente para llevarlo por siempre en la piel… Pero, como no soy de las personas que se arrepiente después de hacer las cosas, lo llevo con mucho orgullo en mi muñeca izquierda y como recordatorio de pensar mejor antes de hacerme un próximo tatuaje, pues las casas no deben ser de cartas como los pensamientos no pueden ser livianos, ambos con una brisa desaparecen, nadie los recuerda y no hay forma de recuperarlos.

Lo que llevamos dentro dice mucho de nosotros, pero ¿qué pasa cuando dibujamos lo de dentro en nuestra piel?

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Lo que los venezolanos queremos que Santa nos traiga estas Navidades