#CuéntameMás: ¿los rituales de Año Nuevo te han funcionado?

Cuando se va a terminar el año entra en juego un combo de sentimientos como nostalgia, miedo, emoción y optimismo por la vida como nunca antes experimentaste durante todo el año. Seguramente no es tan extremo, pero hay que admitir que esas vibras de resolución y proyectos acechan.

Si no cumpliste la dieta durante todo el mes de diciembre y noviembre, piensas: “bueno, empiezo en enero”, o si no leíste nada en todo el año, piensas: “en este nuevo año voy a leer más en vez de ver los subtítulos de Netflix 24/7, quiero ser culta”, o cosas por el estilo.

Es la perfecta excusa para emborracharse en frente de familiares o mandar mensajes de buena fe a personas que no les hablas desde hace mucho.

Pero especialmente, el Año Nuevo es para hacer todos esos rituales supersticiosos o espirituales que complementan la emoción del día para asegurarse que si las cosas no salen como esperas en el nuevo año, no fue tu culpa, porque cumpliste con los pasos.

Por eso, en este #CuéntameMás, veremos cuáles son los rituales de este día de muchas personas y si han funcionado o no.

Ver relacionados

“Bueno, yo siempre que paseo la maleta me voy de viaje. Cuando encontré una maleta lo hice con un bolso y me fui de viaje, pero a un sitio más cerca. También dicen que si pasas esa época debajo de una mesa o silla consigues un novio. Por cosas de la vida y por echar broma, hice eso un diciembre y el año siguiente me empaté”. -María Eugenia, 20.

“Nosotros siempre hemos sacado la maleta a pasear y viajamos, pero hubo una vez que no lo hicimos y también nos fuimos de viaje”. -Carmen, 20.

“Lo de las 12 uvas no funciona”. -Julio, 22.

“Yo hago todo, lo de las maletas, las uvas, montarme en una silla para tener novio, la pantaleta amarilla, los dólares en los bolsillos y estrenar ropa, ¡todo! Ninguna me ha funcionado JAJAJAJA, excepto la de viajar, esa sí”. -Andreína , 20.

“Yo siempre me pongo las pantaletas amarillas y rojas en Año Nuevo, pero como sigo soltera asumo que no me han servido”. -Mariana, 20.

“Hubo un año en Cuba que seguimos todos los rituales que dictaba el horóscopo, cada una tenía que vestirse de ciertos colores y bañarse con cosas específicas , que si flores, hojas y un montón de cosas. No recuerdo si funcionó, pero fue divertido”. -Lily, 20.

“Quemo todas las fotos de mis exs o las personas que ya no quiero en mi vida. Funciona, han desaparecido”. -Arianna, 20.

“Una vez tuve una relación no correspondida y secreta. Un 31 de diciembre decidí quemar la última evidencia de que nos amábamos, que eran unas cartas que me había mandado (las conversaciones de chat las había borrado, las fotos, todo). Fue abrumador, pero en el nuevo año lo terminé de superar e incluso me llegué a enamorar de otro”. -Carolina, 21.

“Ninguna de esas tradiciones sirve. Todos los años me pongo pantaletas amarillas, paseo maletas siempre, lanzo dólares, me atraganto de uvas, pero sigo pelando b*las el año siguiente”. -Veronica, 20.

“El mismo año que empecé a vivir sola (2016) inicié un ritual: escribirme una carta para la yo del año que está terminando y otra para la yo que lo comienza. Algo real, promesas, compromisos reales. La de la yo del año pasado la quemo y la de la yo del año nuevo la entierro en una maseta o en la jardinera. Todo es sobre crecer”. -Érika , 20.

Mi ritual especial es ver un capítulo de SHERLOCK de BBC, sin razón alguna, aparte que en ese episodio en particular los personajes pasan por la Navidad y el Año Nuevo. Funciona porque me encanta, pero no tiene un fin en específico Espero que todo les funcione sin importar qué sea (siempre que sea legal).

¡Feliz inicio de año!

TheA logo
Más artículos
Esto es lo que significa ser hija de un pastor evangélico