First Date F*ck Ups

Sin importar la edad, sexualidad, o género, todos hemos sufrido alguna vez en nuestras vidas la inevitable agonía de una primera cita incómoda. Quizás la atracción, el lugar o la personalidad de la persona influyeron en por qué la situación fue awkward, pero aun así, nos devolvimos a la casa esperando que todo hubiese sido un sueño.

Aquí algunas de las historias en las que “f*ck up”  ni siquiera lo define adecuadamente. 

“La primera vez que salí con una chama estaba en una fiesta y había una cancha de basketball. Cuando fui a lanzar la pelota, le pegué un pelotazo en la cara y le partí la nariz” – Andrés, 20.

“Estaba saliendo con un grupo de 3 parejas. Fuimos a jugar bowling y cuando terminamos, fuimos a comprar helado. Cada hombre le compró a su pareja un helado, y yo me quedé esperando a que el tipo con el que estaba saliendo me comprara el mio. Diez minutos después regresó con helado en mano y me preguntó que por qué no había ido a comprarme el mio. Si hubiese tenido dinero me lo compro yo, pero uno de sus amigos tuvo que comprármelo” – Gabriella, 19.

“Una vez un ‘amigo’ me estaba dando la cola a mi casa después de una fiesta y sin querer, dejé mis tacones en su carro. Después me contó que su mamá pensó que su papá le estaba montando cachos con otra mujer al ver mis zapatos” – Estefanía, 18.

“Un tipo no paraba de escribirme, y para aclararle de una vez por todas que no quería nada, decidí salir con él. En el carro, me dice que vamos a ir a un lugar sorpresa. En el ascensor, me dice que es una reunión familiar de 50 personas. Apenas entramos, gritó a todo pulmón: “¡Me empaté! Aquí está mi novia”. Tuve que ir persona por persona aclarando que no era su novia.

Su abuela me dijo que era una estúpida”. – Fabiana, 19.

“Conocí a un hombre siendo guía en un campamento, donde parecía ser activa y atlética. Dejándose llevar por su imagen de mí, me invitó a subir Sabas Nieves (montaña). Estaba tan nerviosa que no me callé en todo el camino y al final empecé a ver negro y me desmayé. Desperté sudada y desorientada gracias a unos extraños que me dieron agua de coco. Más nunca.” – María Teresa, 20.

“La primera vez que fui a comer con mi ex, tenía muchísima tos y estaba intentando tragármela. Él pensó que tenía nauseas y me dijo que si no me gustaba la comida, no tenía que comérmela.

Ah, y pisé a su mamá cuando me despedí de ella”. – Gabriela, 18.

“Después de ir a comer por primera vez con una chama, fuimos a mi casa y nos echamos en el sofá; era el ‘momento del zampe’. Algo me revolvió el estómago y erupté mientras zampábamos”. – Carlos, 21.

“Era diciembre, y pasamos por la casa del niño que me invitó a salir para buscar unas cosas. Su casa estaba desorganizada porque estaban sacando toda la decoración de Navidad y me pidió perdón por el desastre. Mientras esperaba sentada, una rata salió debajo del sofá y se metió en el piano. Ni él ni yo sabíamos qué decir al respecto”. –Gabriella, 18.

“Se me salió un peo oloroso”. – Emiliana, 19.

“La primera vez que mi novio fue a mi casa, mi perro Tito le ladró por 10 minutos seguidos “. – Emilia, 18.

“Un tipo me invitó a salir y cuando estaba llegando a mi casa, un policía lo paró y le apuntó con una pistola.

El cock blocker más inesperado, pues”. – Ana Alicia, 18.

Entre eruptos y accidentes que se nos escapan de las manos, hay muchas cosas que pueden fallar en una primera cita, pero lo mejor que puedes hacer es reírte y rezar que no sea extraño después.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
¿Por qué enero no es el mejor mes para arrancar la rutina?