4 consejos esenciales si te vas a mudar solo a los 22

4 consejos esenciales si te vas a mudar solo a los 22

Antes de cumplir 22 me mude sola por primera vez. A 12 horas (por carro, 3 en avión), de toda mi familia y el 99.5% de las personas que conocía. Me fui a estudiar Literatura e Idiomas Clásicos en una ciudad universitaria con otro montón de hippies para quienes estudiar latín era una elección de carrera totalmente aceptable.

Ahora que han pasado 6 años y estoy por hacer algo súper parecido, he estado reflexionando sobre todas las maneras en las que me equivoqué durante los 4 años que estuve ahí. Y encontré 4 lecciones de vida que desearía haber sabido:

Ahógate en copias de tus llaves.

O acostúmbrate a la idea de tener un cerrajero de confianza.

En 3 años perdí y/o rompí mis llaves por lo menos 56 veces. Para colmo, nunca fue martes a las 2 de la tarde cuando no tenía nada qué hacer. Todas y cada una de esas veces fue justo antes de tener que salir corriendo a un examen, o domingos a las 10p.m. cuando era absurdamente difícil conseguir un cerrajero. Además, por si no lo sabes, tener un cerrajero de confianza te hace sentir como si tuvieses 230 años y eso nunca es divertido.

Duda de todos como si fueses un fucking loco.

Una vez tuve un roomate que estoy completamente segura que cocinaba a sus primos. Todos los sábados en la mañana tenía una manada de primos visitándolo, al final del día ya no estaban y no los volvías a ver nunca, pero la nevera estaba mágicamente llena de carne molida. No estoy diciendo que los haya matado, pero sí lo estoy insinuando fuertemente porque eso es totalmente lo que creo que pasó.

No subestimes el poder de un seguro.

Yo también me creía invencible a los 22. De hecho, fue exactamente a los 22 cuando buscando mi cédula, para salir a emborracharme, me rompí la nariz con la esquina de un clóset. La gente siempre piensa que estoy exagerando, pero en realidad mi tabique se desvió 2.5 grados hacia la derecha ese día. Lo único bueno de eso es que antes de la cirugía kármica estaba desviada 3 grados hacia la izquierda. Me hubiese agachado del otro lado y sería Owen Wilson.

En el momento que escuché el sonido de mi nariz rompiéndose, empezó el dolor sordo de “ALGO MALO ACABA DE PASAR”. Volteé a ver al amigo que me estaba esperando. Su cara fue como un segundo golpe. Me observaba en pánico, luego confesó que tenía miedo de que empezara a llorar. Mientras veía mi nueva nariz en el espejo pensaba en cómo no tenía nada remotamente parecido a un seguro y toda mi familia estaba a 12 horas de distancia. Así que prendí un cigarro y cuando se acabó salimos a buscar cervezas.

Ahora mi nariz solo funciona a la mitad. En serio, busca un seguro.

Vuélvete ultra conservador… con tu presupuesto

O vive a punta de arroz durante un mes entero hasta que odies todas y cada una de tus decisiones de vida.

Es peligrosamente fácil gastar todo tu dinero en un fin de semana pero aprender a no hacerlo es una de las cosas más vitales para no terminar viviendo debajo de un puente. No sé quién empezó con la idea romántica del “estudiante pobre y muerto de hambre”, o la de “qué gracioso no tener dinero para comer porque lo gasté todo en vodka”, pero no es nada divertido. Eso sin mencionar que es súper poco saludable.

Todos esos personajes haciendo chistes sarcásticos y graciosos sobre lo quebrados que están, sólo tienen que esperar a que griten “corte” para ir a comerse, no sé, tal vez una langosta rellena de caviar y jamón serrano. No sé qué comen los actores. El punto es que cuando a ti alguien te grite “corte” probablemente sea para quitarte la luz que no pagaste por salir a beberte todo tu dinero. 

TheA logo
Más artículos
Razones por las que deberías dejar de enfrascarte en el ‘tipo ideal’